Los estudiantes internacionales ya pueden ingresar al país

El Gobierno canadiense ha autorizado la entrada en el país a los estudiantes internacionales.

Photo by Mikael Kristenson on Unsplash

En medio de la pandemia, y a pesar de que está en repunte una segunda ola de infecciones de COVID-19, llegan buenas noticias para las comunidades inmigrantes en Canadá: a partir del 20 de octubre, los estudiantes internacionales pueden regresar a sus estudios en Canadá físicamente. La condición es que deben tener un permiso de estudio aprobado y asistir a una Institución de Aprendizaje Designada (DLI) que cuente con un plan de preparación de COVID-19 aprobado por su Gobierno provincial o territorial. La nueva exención se aplica a todos los estudiantes internacionales, independientemente del lugar desde el que viajen y no afecta a los estudiantes que ya están en Canadá.

No es sorpresa que finalmente se les permita entrar cuanto antes, porque estos estudiantes juegan un papel muy importante en la economía canadiense. Solamente en pago de estudios generan alrededor de 20.000 millones de dólares anualmente. Las universidades y los colleges están muy preocupados por la situación de la pandemia y el cierre de la frontera para esos estudiantes. Así que el Gobierno tomó medidas para que no sigan siendo afectados ni los estudiantes ni las universidades y colleges.

Porque tal y como hemos dicho anteriormente en diversos artículos, así como también lo ha admitido el mismo Gobierno, los estudiantes internacionales son actualmente la clase preferida para inmigrar a Canadá, y lo han sido ya por varios años. La razón fundamental es por el aporte que hacen a la economía, pero también porque cuando terminan sus estudios se les da permisos de trabajo y luego pueden hacer el trámite para la residencia permanente. En el momento en que obtienen su residencia ya están establecidos en el país, han establecido sus redes sociales, tienen trabajo, tienen vivienda, muchos de ellos tienen trabajos excelentes relacionados con sus estudios o experiencia que traían de sus países de origen.

En este sentido, no soprenden los resultados de un informe de 2019 sobre la adaptación de los inmigrantes que han llegado bajo el sistema del Express Entry, estudio que abarca desde que se implementó como sistema de procesamiento hasta finales del 2018. El informe dice que las personas que obtuvieron la residencia por medio del Express Entry se encuentran en mejor posición que las personas que habían llegado anteriormente bajo los procesos individuales.

Digo que no es sorpresa porque en estos momentos, y desde hace ya varios años, para poder ser invitado a aplicar al proceso del Express Entry, la persona debe calificar y solamente quienes tienen el puntaje más elevado en este sistema de procesamiento reciben la invitación.

Tal y como dijo en un artículo en el Toronto Star el abogado Richard Kurland, de Vancouver, el sistema Express Entry es como una pecera a la cual llegan todas las personas que quieren aplicar para la residencia permanente bajo las clases económicas: trabajadores calificados, la mano de obra especializada y las personas con experiencia de trabajo en Canadá. Lo que el abogado Kurland dice es que el Gobierno usa este sistema de puntaje y escoge a los peces mas calificados que se encuentran en esa pecera.

El sistema Express Entry es como una pecera a la cual llegan todas las personas que quieren aplicar para la residencia permanente bajo las clases económicas

En realidad así es como funciona ya que a los solicitantes se les da un puntaje adicional por sus estudios en Canadá y por trabajar en Canadá, por lo que los candidatos más calificados en el sistema son quienes han estudiado y quienes han trabajado en Canadá. De hecho, la gente que se encuentra fuera del país, una gran mayoría de más del 90 %, no llegan al puntaje necesario para poder ser invitados a iniciar un trámite de residencia permanente.

La comparación que se hace en este estudio me parece que es lógica, porque antes de la existencia del sistema de procesamiento del Express Entry, la mayoría de las personas que se encontraba fuera de Canadá y que llegaban por primera vez al país sin trabajo, que lo hacían muchas veces sin familia y sin contactos, tenían que abrirse camino y luchar durante un par de años para lograr tener un trabajo acorde con su preparación.

Así, de la manera en que está funcionando actualmente el sistema, si una persona quiere calificar para la residencia permanente, a menos de que tenga la posibilidad de ser patrocinado bajo la clase familiar o que sea un empresario que viene bajo un programa empresarial, la gran mayoría debe venir a trabajar o a estudiar al país. Y la mayoría viene a estudiar porque el programa de estudio les facilita la posibilidad de trabajar mientras están estudiando, y luego, de trabajar a tiempo completo cuando terminan sus estudios. En este sentido, obviamente el tiempo que pasan en Canadá estudiando y trabajando les da la posibilidad de integrarse, de hacer sus contactos y de obtener la experiencia canadiense para poder obtener un trabajo.

En realidad, en la gran mayoría de los casos, es la única oportunidad de que puedan llegar a Canadá. Tenemos también las nominaciones provinciales, que son otros programas que abren las puertas para llegar a Canadá, pero casi todos requieren que la persona tenga una oferta de trabajo en Canadá o que haya trabajado en el país durante un periodo específico dependiendo de la provincia. Es muy difícil, a menos que alguien tenga un excelente perfil y que un “head hunter” lo seleccione, o que alguna empresa vaya a buscar a los trabajadores fuera del país.

Pero es muy difícil para un individuo sin ningún tipo de contacto poder obtener un permiso de trabajo en Canadá desde su país de origen. Para poder obtener ese permiso de trabajo, que es la base fundamental para poder llegar al puntaje necesario para ser invitado a solicitar la residencia, muchos tienen forzosamente que venir como estudiantes internacionales.

Hay que tener en cuenta que los estudiantes internacionales pagan tres veces más en matricula y mensualidades que los estudiantes domésticos, pero que el sacrificio y la inversión que hacen estudiando en Canadá resulta en la obtención de la residencia permanente.

Mientras están estudiando pueden trabajar 20 horas semanales durante el año escolar. Y cuando hay vacaciones de verano, pueden trabajar a tiempo completo. Al terminar sus estudios existe el programa de trabajo de post graduados. En este programa, si la persona estudió durante un año, le dan permiso de trabajo para un año, y si la persona estudió dos años o más, entonces tiene un permiso de trabajo por tres años.

También, si tiene pareja, esta obtiene un permiso de trabajo abierto durante todo el permiso de estudios. Y una vez que el solicitante principal termina sus estudios, dependiendo del tipo de trabajo que desarrolla porque debe estar trabajando en una ocupación calificada, su pareja también recibe un permiso de trabajo por la misma duración que el solicitante principal.

Vilma Filici
filici.com
Vilma Filici, presidenta de Filici Immigration Services, es profesora de leyes de inmigración y refugio en Seneca College Toronto, y asesora en materia de inmigración para diversas organizaciones comunitarias. Escribe sobre asuntos migratorios en varios medios hispanos de Toronto y es fuente de información para, entre otros, los diarios Toronto Star y Toronto Sun, y las emisoras Radio Canadá y CBC.