La cifra de solicitudes de refugio también se ha incrementado desde principios de año.

La Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá detuvo a más inmigrantes mexicanos en los primeros dos meses de 2017 que en todo 2016, según muestran nuevas estadísticas. Según la agencia pública, 444 mexicanos habían sido detenidos en Canadá hasta el 9 de marzo. En 2016, 410 mexicanos fueron puestos a disposición de funcionarios de fronteras canadienses. El repunte se produce inmediatamente después de que el gobierno federal de Canadá levantara el requisito de visado para los ciudadanos mexicanos, medida que entró en vigor a principios de diciembre del pasado año. Solamente en enero, 70 mexicanos solicitaron asilo como refugiados al llegar a Canadá.

El crítico conservador de Asuntos Exteriores Peter Kent señaló a CBC News entonces que el cambio no era sorprendente. “Anticipamos que habría, si no un pico inmediato, una oleada, y parece que eso es lo que está pasando”. Muchos mexicanos que miran hacia el norte han cambiado su enfoque y sus planes profesionales y de vida ante las promesas del presidente Donald Trump de reprimir con severidad a los inmigrantes indocumentados dentro de su territorio, aproximadamente la mitad de los cuales son mexicanos. Ante este nuevo escenario, Canadá se está convirtiendo en objetivo prioritario para esos ciudadanos. En las últimas semanas se ha incrementado también el flujo de solicitantes de asilo de origen africano y de Oriente Medio que proceden de los Estados Unidos y que ha decidido desafiar al invierno canadiense para huir del país en el que residían.

Francisco Rico, codirector del FCJ Refugee Centre de Toronto ya anticipó a Lattin Magazine hace tres meses que el levantamiento de la visa para los ciudadanos mexicanos tendría como consecuencia directa el incremento de las detenciones: “Va a aumentar el número de mexicanos que soliciten refugio en Canadá y la mayoría de ellos no van a tener gran poder adquisitivo, no van a ser turistas o estudiantes de inglés como los miles que llegan a Canadá cada año. Va a cambiar la característica de la emigración mexicana. No sé si pronto se van a cubrir las 3.500 plazas anuales como especula mucha gente pero es cierto que se va a producir un notable incremento porque las causas de violencia y riesgo siguen en México y eso va a provocar que haya un aumento de la ilegalidad en Canadá. Muchos no van a esperar a cubrir el proceso de asilo y van a optar por trabajar ilegalmente, por lo que en consecuencia crecerán las detenciones de mexicanos ilegales en Canadá”, señaló entonces.

La oficina del Ministro de Inmigración y Refugiados Ahmed Hussen dice que su departamento está analizando la situación. “Como con todos las eliminaciones de visados que Canadá emprende, continuamente y cuidadosamente seguimos y analizamos las tendencias migratorias para asegurar la integridad del sistema de inmigración de Canadá”, dijo la portavoz Camielle Edwards en un comunicado. “El levantamiento del visado para México sólo ha estado en vigor desde diciembre de 2016. Sería prematuro especular sobre la política futura en este momento”, ha señalado.

La Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá puede detener a extranjeros si considera que representan un peligro público o para la seguridad del país, si su identidad no es clara o si se considera improbable que aparezcan para ser deportados o para acceder a un procedimiento de tramitación de su solicitud. Anteriormente, el mayor número de mexicanos detenidos por el CBSA fue en 2012 con 667 personas.