Durante este periodo, 133 mexicanos llegaron por tierra para solicitar asilo en Canadá y 184 lo hicieron con pasaporte estadounidense.

Aunque el término border crosser difícilmente puede evocar en nuestro subconsciente la imagen de ciudadanos de Estados Unidos, lo cierto es que según los datos facilitados por Immigration, Refugees and Citizenship Canada (IRCC, por sus siglas en inglés), en los tres primeros trimestres de 2016, Canadá registró más solicitantes de asilo de ciudadanos estadounidenses que mexicanos.

Entre enero y octubre de 2016, 90 ciudadanos estadounidenses llegaron a Canadá por tierra para solicitar asilo, mientras que sólo 80 ciudadanos mexicanos lo solicitaron durante el mismo período. No están confirmados los datos sobre cuántas de esas solicitudes fueron finalmente concedidas. Si bien es posible que sea demasiado pronto para considerar este fenómeno una consecuencia del triunfo de Trump, lo cierto es que el número de solicitantes de asilo estadounidenses en noviembre de 2016, llegó a las 28 personas, significativamente mayor que en el mismo mes del año anterior, con sólo cinco solicitantes. Entre 2013 a 2015 más ciudadanos estadounidenses que mexicanos solicitaron asilo en Canadá, según datos de IRCC. Durante este periodo, 133 mexicanos llegaron por tierra para solicitar asilo en Canadá y 184 lo hicieron con pasaporte estadounidense.

No hay cifras oficiales desde que el presidente estadounidense Donald Trump asumió el poder el 20 de enero, pero el número global de solicitantes de refugio que entran desde Estados Unidos ha aumentado: 40 ciudadanos llegaron a Manitoba y Quebec el fin de semana pasado, según Canada Border Services Agency. Se desconoce si alguno de ellos era americanos o mexicanos. Los informes publicados señalan que algunos de ellos tenían nacionalidad siria, somalí y sudanesa.

Con el reciente intento del Presidente Trump de prohibir la entrada a los Estados Unidos de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana y su plan para construir un muro en la frontera con México, podría registrarse un incremento de personas que ya tienen status legal en los EE.UU pero que quieren cruzar a Canadá para evitar posibles persecuciones, según Zool Suleman, un abogado de refugiados con sede en Vancouver.

Trump provocó el caos y las protestas con una serie de órdenes que suspendieron temporalmente toda entrada de refugiados hasta nuevo aviso y prohibieron la entrada a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana (Irak, Siria, Irán, Libia, Somalia, Sudán y Yemen), incluso si eran poseedores de la carta verde o había vivido mucho tiempo en los EE.UU. Algunos titulares de cartas verdes fueron detenidos e interrogados durante horas. La prohibición de entrada fue suspendida temporalmente por la justicia, pero la administración Trump ha anunciado que la orden ejecutiva será reescrita y al mismo tiempo ha anunciado nuevas medidas para expulsar a ciudadanos en situación ilegal.

El abogado Zool Suleman, en declaraciones al National Observer, señaló que el mayor número de solicitantes de asilo estadounidenses durante el periodo 2013-15 es “una anomalía” causada probablemente por el hecho de que Canadá impuso requisitos de visado a los viajeros de México para reducir las solicitudes de asilo. La restricción que entró en vigor en 2009 fue levantada en diciembre de 2016.

Dicho esto, el tenso clima político en los Estados Unidos podría empujar a más personas a moverse a Canadá. “Es difícil saber cómo transcurrirán los próximos doce meses”, dijo Suleman. “Habrá un aumento de la gente que reclama el estatus de asilo porque sienten que no pueden quedarse en Estados Unidos o se sienten perseguidos en ese país. Especialmente si vienen de un país musulmán, aunque ya sean ciudadanos estadounidenses, pero todavía se sienten discriminados o poco seguros”, indicó.