La encuesta muestra un inquietante crecimiento de la hostilidad, en especial en Quebec, había la población musulmana en Canadá.

Tres de cada cuatro canadienses consideran que los inmigrantes que llegan a Canadá deberían ser sometidos a un test para comprobar que no portan “valores anti canadienses”, según revela una encuesta realizada para el servicio francés de Radio Canadá por la consultora CROP. Las conclusiones de dicho informe ofrecen datos realmente relevantes: a pesar de las críticas recibidas en el ámbito político por la candidata conservadora Kellie Leitch, que defiende la necesidad de preservar los “valores canadienses” ante las oleadas de inmigración que recibe el país, entre los consultados el 74% respalda esta medida, una cifra que alcanza el 75% si se centran los datos sólo en Quebec.

La encuesta también sugiere que el 60% de los canadienses —y el 67% de los encuestados en Quebec— creen que los inmigrantes deberían dejar a un lado sus propias culturas y adoptar la de Canadá una vez que se establezcan dentro del país. La encuesta on-line realizada a 2.513 encuestados —1.024 de ellos en Quebec— se llevó a cabo a finales del mes de enero, en unas fechas que coincidieron con el ataque a la mezquita de Quebec que se saldó con seis muertos.

La encuesta aporta resultados inquietantes: casi uno de cada cuatro canadienses (23%) estaría a favor de una prohibición de la inmigración musulmana a este país, un nivel de apoyo que se eleva al 32% en Quebec. Mientras que la encuesta revela que el 46% de los canadienses cree que los inmigrantes hacen de Canadá un “mejor lugar para vivir”, el 33%, sin embargo, no considera que su presencia influya en unas mejores condiciones de vida para los canadienses. Sin duda, los resultados sugieren un incremento de la hostilidad en la convivencia con los inmigrantes musulmanes.

A pesar de que la mayoría de los canadienses aprobó la decisión de Canadá de dar la bienvenida a los inmigrantes sirios (60% Canadá / 58% Quebec), los musulmanes fueron los que peor calificación recibieron (42%), entre los encuestados quebecois ante la pregunta de cuáles eran las minorías que mejor se había integrado en la sociedad canadiense: que más votaron con los quebequenses sobre la mejor integración de los grupos en la sociedad canadiense. Los inmigrantes judíos recibieron un 72%, el 82% los haitianos y el 87% los asiáticos.

Curiosamente, la misma pregunta planteada a los quebecois antes del ataque a la mezquita encontró que sólo el 38% sentía que los musulmanes estaban bien integrados en la sociedad de Quebec, un número que aumentó al 44% inmediatamente después del ataque terrorista. Mientras tanto, la mayoría de los encuestados (51% Canadá / 57% Quebec) considera que la presencia de musulmanes en Canadá incrementa su preocupación por la seguridad del país.

Finalmente la encuesta sugiere que aunque la mayoría de los quebequenses (65%) no cree que el uso de símbolos religiosos en público debería ser prohibido, el 66% cree que tal prohibición debería aplicarse a los educadores, el 76% defiende que los símbolos religiosos no deben ser usados por personas en el ejercicio de su autoridad pública y el 67% considera que tal prohibición debe aplicarse a todos los funcionarios públicos.