Este martes fue inaugurada la nueva Torre Trump en Vancouver.

Una nueva encuesta muestra que casi la mitad de los canadienses dicen que es probable que boicoteen los productos y lugares que llevan la marca “Trump”. El resultado coincide con la inauguración este martes de la flamante nueva Torre Trump en Vancouver, un hecho que no pasa desapercibido para la mayoría de encuestados.

Esta tendencia demoscópica no es nueva en Canadá: el pasado año se anunció que los propietarios de la Torre Trump de Toronto habían puesto a la venta el edificio debido a los negativos resultados de explotación. Desde la entrada de Trump en política, las expectativas de beneficio cayeron en picado y la torre se acabó convirtiendo en una especie de “edificio maldito” que provoca rechazo general, una consecuencia directa del impacto que ha provocado el “fenómeno Trump” más allá de sus cohorte de seguidores más acérrimos. Los propietarios reconocen que la vinculación nominal del edificio con el controvertido político ha provocado un rechazo general y la perdida de interés por parte de potenciales compradores.

La encuesta de Insights West realizada ahora muestra que el 45% de los encuestados asegura que es “muy probable” o “algo probable” que decida boicotear un hotel, restaurante o tienda ubicada en una propiedad de “Trump”. Se trata de casi dos tercios, si los datos se extrapolan a British Columbia.  El 41% dice que es probable que boicotee una tienda que venda productos de marca “Trump”.

Alrededor de un tercio de los canadienses estaría dispuesto a cancelar su viaje a Estados Unidos debido a la presidencia de Donald Trump y el 28% evitaría comprar bienes originarios de los Estados Unidos si existe una alternativa no estadounidense. Por último, uno de cada cinco dice que evitaría las franquicias de restaurantes estadounidenses en Canadá.

“Los canadienses están empezando a expresar su descontento con la situación política en Estados Unidos y lo manifiestan con sus billeteras”, ha señalado Mario Canseco, vicepresidente de asuntos públicos de Insights West. Casi tres de cada cuatro canadienses (73%) están preocupados por el hecho de que Donald Trump es ahora el presidente de los Estados Unidos.

La encuesta muestra igualmente que los canadienses están conectados con la situación que se está desarrollando en los Estados Unidos; el 83% asegura que sigue de cerca la información relacionada con la política estadounidense. Estos resultados se basan en un estudio realizado vía online entre el 23 de febrero y el 25 de febrero, entre una muestra representativa de 1.001 adultos canadienses. El margen de error, que mide la variabilidad de la muestra, es de +/- 3,1 puntos porcentuales.