Tras la muerte de tres trabajadores, México suspende el envío de temporales a Canadá

La economía canadiense y los bolsillos de los consumidores sufrirán por la decisión.

Verduras. Foto: Alexandr Podvalny on Unsplash

El Gobierno de México anunció esta semana que no va a autorizar que cinco mil trabajadores agrícolas vengan a laborar esta temporada a Canadá. Y la razón para haber tomado esa decisión es debido a la muerte de tres trabajadores agrícolas mexicanos en las granjas canadienses, apenas dos meses de haber llegado al país: el 30 de mayo murió Bonifacio Eugenio Romero, de 31 años, el 5 de junio Rogelio Muñoz Santos, de apenas 24 años. El último de ellos, del que se ha informado esta sesemana, es Juan López Chaparro, de 55 años de edad.

El Gobierno de México quiere investigar qué es lo que ha sucedido y quiere también asegurarse de que las granjas canadienses tomen todas las medidas de prevención necesarias para que situaciones como estas no vuelvan a ocurrir con sus trabajadores.

Es importante precisar que los trabajadores agrícolas están viniendo a Canadá desde hace más de 50 años y la razón por la que vienen es porque los granjeros canadienses tienen problemas para retener en sus puestos de trabajo a trabajadores canadienses o residentes permanentes. De acuerdo con los datos, solamente un 29 % de los trabajadores canadienses se quedan en las granjas, dejando muchas vacantes que afectan la producción del país.

Así, este programa existe y ha existido durante las últimas cinco décadas porque hay una escasez muy alta de trabajadores agrícolas en las granjas canadienses. Y es de hacer notar que se estima que por cada trabajador agrícola que llega a Canadá se están creando dos puestos de trabajo para canadienses y residentes permanentes.

Una de las razones por las cuales es difícil retener a los canadienses como empleados es porque estos son en su mayoría trabajos temporales. Los puesto de trabajo son solamente por ocho meses, por lo que esto no le llama la atención a los residentes y ciudadanos canadienses. De hecho, las granjas que trabajan con espárragos, por ejemplo, solamente necesitan trabajadores por dos meses, pero se tienen que asegurar de que después estas personas vayan a trabajar a otras granjas, dado que tienen el temor de que puedan perderlos porque nadie va a querer venir a trabajar únicamente por dos meses. Así, estos trabajadores extranjeros vienen a trabajar durante ocho meses a Canadá y luego se regresan a sus casas en sus países de origen.

Los trabajadores temporales realizan distintas ocupaciones agrícolas, como por ejemplo en granjas de frutas y verduras, de tal forma que prácticamente todos estos productos que se plantan y se cosechan en Canadá son obra en su gran mayoría de trabajadores agrícolas temporales. También vienen a trabajar en arboles y viñedos, que implica el cultivo y cosecha de las uvas que luego se convierten en los ya bien conocidos vinos canadienses. De igual forma también vienen a trabajar en los viveros donde se hace la preparación de todas las plantas que luego se siembran en el verano.

Prácticamente todas las las frutas y verduras que se plantan y cosechan en Canasdá son obra en su gran mayoría de trabajadores agrícolas temporales

A raíz de esta polémica por la muerte de los tres trabajadores agrícolas mexicanos he visto algunos comentarios de personas que dicen que no se debería traer trabajadores temporales, sino que se debería solo contratar a trabajadores canadienses y así no se tendrían problemas con que se enfermen en tierras extranjeras. Obviamente quienes dicen esto no están bien informados de lo que está sucediendo, porque la razón por la que se creó este programa, y por la que vienen años tras año estos agricultores, es precisamente porque hay una necesidad enorme por parte de los agricultores canadienses, quienes vale decir están muy satisfechos porque los entrenan y son personas que están muy bien preparadas, vienen año tras año, muchos de ellos lo han hecho durante 10 o 15 años, y saben hacer su trabajo muy bien.

El Gobierno canadiense ha estipulado reglas muy claras con respecto a los trabajadores agrícolas y el COVID-19, y los empleadores tienen la responsabilidad de ponerlos en cuarentena desde el momento en que llegan al país, y de proveerles un lugar donde puedan hacer la cuarentena tranquilos. Y en el caso que después de la cuarentena presenten síntomas de enfermedad, también tienen que proveerles los servicios médicos necesarios. Y si nuevamente necesitan ponerlos en cuarentena en un lugar seguro donde pueden descansar y recuperarse, lo tienen que hacer.

El Gobierno de la provincia de Ontario ha detectado que aproximadamente 80 de los 400 nuevos casos positivos de COVID-19 que han ocurrido corresponden a estos trabajadores migrantes que trabajan en la agricultura, y aparentemente los trabajadores están sumamente asustados, según explican organizaciones que trabajan con ellos. El temor más grande que tienen, plantean las organizaciones de derechos laborales, es precisamente enfermarse y morir en solitario, en otro país, alejados de sus familias y seres queridos.

La decisión tomada por el Gobierno de México obviamente solo busca la protección de sus ciudadanos que vienen a trabajar a Canadá, pero lamentablemente va a tener un efecto muy negativo no solamente para los mismos trabajadores, quienes dependen con sus familias de venir a trabajar a Canadá temporada tras temporada, sino que también va a tener un impacto negativo en la economía canadiense en esa área.
Los trabajadores temporales son de gran beneficio para la industria agropecuaria, para la economía canadiense, para los consumidores y también para los agricultores.

De acuerdo con la Asociación de Agricultores Canadienses, el ciclo agrícola es muy sensible y cualquier atraso en la llegada de los empleados es crítico y puede resultar en la pérdida de la producción, algo que no se puede recuperar una vez que se pierde. Esto inevitablemente tiene también consecuencias para los consumidores, porque obviamente, si hay una pérdida por parte de los granjeros, de alguna manera ellos van a tratar de recuperarla y por tanto vamos a tener probablemente que pagar mucho más por nuestras verduras, frutas y vinos.

Si México no cambia esta decisión de no mandar más trabajadores a Canadá, obviamente nuestro país va a tener que tratar de traerlos de otros países, como por ejemplo de Filipinas o de los países del Caribe. El problema es que la tramitación de los permisos de trabajo para que estas personas vengan a trabajar a Canadá tarda bastante tiempo, y hasta que se consiga realizar todo ese papeleo probablemente se pase el tiempo de la cosecha y se pierdan los productos.

En este sentido, lo ideal sería que los gobiernos de México y de Canadá llegaran a un acuerdo en relación con las medidas de protección que se le debe dar a los trabajadores agrícolas mexicanos, a fin de que estos puedan llegar al país a la brevedad posible.

Vilma Filici
filici.com
Vilma Filici, presidenta de Filici Immigration Services, es profesora de leyes de inmigración y refugio en Seneca College Toronto, y asesora en materia de inmigración para diversas organizaciones comunitarias. Escribe sobre asuntos migratorios en varios medios hispanos de Toronto y es fuente de información para, entre otros, los diarios Toronto Star y Toronto Sun, y las emisoras Radio Canadá y CBC.