La ejecutiva de Huawei iba a viajar a México cuando fue detenida en Vancouver

La directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, se disponía a viajar a México cuando fue arrestada en Vancouver a petición de EE UU, el 1 de diciembre. Este viernes pidió la libertad condicional ante el Tribunal Supremo de Columbia Británica, a lo que se opuso la fiscalía canadiense por creer que existe riesgo de fuga.

Meng Wanzhou
Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei, durante un foro en Moscú, en una imagen de archivo. Foto: Kremlin / CC

La directora financiera del gigante tecnológico chino Huawei, Meng Wanzhou, acababa de llegar a Vancouver desde Hong Kong y se disponía a subir a un avión para viajar a México, cuando fue detenida el pasado 1 de diciembre en la ciudad canadiense a petición de las autoridades de Estados Unidos, que la acusan de fraude por evadir presuntamente las sanciones impuestas por Washington a Irán.

Los detalles de su dentención se conocieron este viernes durante la vista celebrada en el Tribunal Supremo de Columbia Británica, una vista en la que la fiscalía canadiense se opuso a la concesión a Meng de la libertad bajo fianza, al considerar que la ejecutiva, hija del fundador del fabricante chino de equipos de telecomunicaciones, podría huir del país.

Concretamente, Estados Unidos acusa a Meng de haber mentido a instituciones financieras estadounidenses sobre la relación de Huawei con SkyCom, una empresa que realizó negocios en Irán entre los años 2009 y 2013. Según la fiscalía de Nueva York, SkyCom era una subsidiaria oculta de Huawei, en contra de lo declarado por Meng a bancos de Estados Unidos de que las dos empresas eran entidades independientes.

La fiscalía canadiense defendió mantener a Meng bajo arresto hasta que se decida si es extraditada a EE UU, ya que la ciudadana china ya no reside en Canadá (aunque tiene propiedades en Vancouver y pasa varias semanas al año en el país), y cuenta con los medios financieros para huir. La fiscalía calculó en 3.200 millones de dólares la fortuna personal del padre de Meng, y aseguró que la ejecutiva podría utilizar ese dinero para escapar de la justicia.

Tensión diplomática

La detención y la petición de extradición de Meng ha provocado tensiones diplomáticas entre los tres países implicados, Canadá, China y Estados Unidos. Pekín ha condenado el arresto y exige y la “inmediata” puesta en libertad de Meng, añadiendo que la detención supone una violación de los derechos humanos de la directiva.

Por su parte, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha intentado mantenerse al margen, asegurando que, aunque conocía que Meng iba a ser detenida, el sistema judicial de Canadá funciona de forma independiente y no han existido interferencias políticas.

El caso se produce asimismo en el contexto de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, causada por los arenceles que impuso originalmente el presidente estadounidense, Donald Trump, sobre productos del país asiático, a los que respondieron las autoridades chinas con medidas similares.

Segun las autoridades estadounidenses, Huawei supone una “amenaza para la seguridad nacional” por sus supuestos lazos con el Gobierno chino y sus servicios de seguridad. De hecho, Washington se niega desde 2011 a comprar servidores producidos por Huawei, y el Pentágono prohibió en mayo la venta de teléfonos del fabricante chino en sus bases.

Expertos legales señalaron este viernes a medios canadienses que la posible extradición a Estados Unidos de la directora financiera de Huawei podría demorarse meses e incluso años.

¿Quién es Meng Wanzhou?

La directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, de 46 años de edad, es también vicepresidenta del grupo de telecomunicaciones chino. Hija del fundador de la empresa, se la considera una firme candidata a heredar la dirección de la compañía. Huawei, de capital privado, es una de las firmas líderes mundiales tanto en telefonía móvil como en infraestructuras de telecomunicaciones.

Meng pertenece a una de las familias más poderosas de China. Su padre, el ingeniero y exmilitar Ren Zhengfei, de 74 años, fundó Huawei en 1987 en Shenzhen, una ciudad fronteriza con Hong Kong. Meng no comparte apellido con su padre porque decidió adoptar el de su madre los 16 años, cuando sus progenitores se divorciaron.

Tras estudiar contabilidad y trabajar durante algo más de un año en un banco estatal, Meng se incorporó a Huawei en 1993, al principio como secretaria y poco a poco en puestos de mayor responsabilidad, relacionados siempre con las finanzas y la contabilidad. Fue nombrada vicepresidenta del grupo el pasado mes de marzo.