Una de las primeras decisiones del nuevo Gobierno de Doug Ford ha sido cancelar la renovación del temario de educación sexual en las escuelas y regresar al contenido de los años 90, cuando la pornografía en internet sólo estaba empezando a surgir.

Veinte años después, los expertos alertan sobre los peligros de la pornografía en internet, especialmente entre adolescentes. Este vídeo es un nuevo recordatorio.

Viene de España pero su mensaje es universal: los vídeos pornos no sólo son malos para una saludable vida sexual sino que son en, su mayor parte, contraproducentes.

Como señala el vídeo, la pornografía que consumen adolescentes, jóvenes y mayores perpetúa ideas machistas y conceptos que denigran a la mujer. Desgraciadamente, para la inmensa mayoría de adolescentes, tanto hombres como mujeres, en Europa, Norteamérica y Latinoamérica, los vídeos pornográficos son la principal fuente de “educación sexual”.

“En una sociedad sin educación sexual, el porno es tu libro de instrucciones”, resume la actriz que protagoniza el vídeo. El problema es que la pornografía perpetúa estereotipos y presenta como realidad, lo que es fantasía.

El vídeo se refiere a casos como el de la “Manada”, el grupo de jóvenes que abusaron sexualmente de una joven de 18 años durante la Fiestas de San Fermín en Pamplona en 2016 y la posterior  polémica decisión judicial de condenarlos sólo de abusos sexuales y no violación.

Pero el vídeo podría haber sido realizado igualmente en Canadá, donde en 2014 el juez Robin Camp preguntó durante un juicio a la víctima de una violación si no podía haber evitado la penetración “cerrando las rodillas”. Camp añadió que “las mujeres jóvenes quieren mantener relaciones sexuales, especialmente si están borrachas” y que “sexo y dolor a veces van unidos, y no es malo”.

Camp decidió absolver al autor y le recomendó que los hombres, “para protegerse, tienen que ser más cuidadosos”.

Una investigación realizada por las autoridades judiciales canadienses concluyó que Camp basó sus comentarios en mitos y estereótipos trasnochados sobre las mujeres y la sexualidad.

Camp tuvo que renunciar a su puesto en 2017, un año después de que se conociesen sus palabras durante el juicio, .

Paradójicamente, el polémico vídeo está creado como parte del Salón Erótico de Barcelona (SEB), el festival más antiguo de pornografía de Europa.