La candidatura conjunta de Canadá, México y Estados Unidos ha batido por 134 votos a 65 a la de Marruecos. Foto: FIFA

La Copa del Mundo de futbol de 2026 se celebrará en México, Estados Unidos y Canadá. La candidatura conjunta de los tres países ha batido a la otra aspirante, Marruecos, en la votación celebrada esta mañana por los miembros de la FIFA por 134 votos a 65. El país africano se presentaba por quinta vez y aceptó de manera diplomática su nuevo fracaso ante la opción norteamericana, que se consideraba ganadora en todas las apuestas por el potencial y músculo financiero de sus promotores. México ha sido sede en dos ocasiones de la Copa del Mundo, en 1970 y 1986. Los Estados Unidos la organizó en 1994.

Los tres países ya están clasificados directamente para participar en el Mundial de 2026, lo que significa que Canadá volverá a formar parte de a élite mundial después de cuarenta años desde su última clasificación. La decisión de la FIFA también cierra una frustración histórica puesto que Canadá ya intentó organizar la Copa del Mundo de ese año, precisamente, que acabó organizando México.

La Copa del Mundo de 2026 será la primera que se celebre con 48 equipos, actualmente son 32. Este relevante salto numérico se basa en la estrategia de expansión global del futbol que diseñó la Federación Internacional hace algunos años. La nueva dimensión que adquirirá el Mundial justifica la apuesta por una candidatura tripartita, que permitirá compartir gastos, sedes, esfuerzos de organización y recursos en seguridad

Edmonton, Toronto y Montreal son las ciudades canadienses que, en principio, albergarán partidos del mundial. El plan inicial contempla que en Canadá y México se disputen 10 partidos respectivamente, mientras que los 60 restantes se celebrarán en Estados Unidos. Sin embargo, los promotores del Mundial norteamericano ya han dejado claro que esta es una decisión que está sometida a modificaciones. Será la FIFA la que seleccionará hasta 16 ciudades anfitrionas de las 23 candidatas que incluye la candidatura norteamericana.

Los alcaldes de dos de las ciudades anfitrionas de Canadá celebraron el anuncio a primera hora de la mañana en Twitter. Tanto Valerie Plante de Montreal como John Tory de Toronto retuitearon un video del equipo de candidatura. Tory agregó: “¡Hemos ganado! ¡La Copa del Mundo 2026 llegará a Canadá, EE. UU. Y México! “

Vancouver retiró su candidatura a albergar partidos de la Copa del Mundo debido a las dudas sobre la viabilidad económica y las necesidades de inversión. Lo mismo ocurrió con Chicago y Minneapolis, que finalmente decidieron apartarse del proyecto ante las dudas que generaba el impacto económico en las arcas públicas.

Será la primera vez que la Copa Mundial será compartida por tres naciones anfitrionas, pero desde que se anunció la oferta unificada en abril de 2017, las relaciones políticas entre los EE. UU.  sus coanfitriones no han pasado por su mejor momento. La negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ha enrarecido el ambiente entre los tres aliados y ha generado tensiones económicas y políticas de alto voltaje

El presidente estadounidense, Donald Trump, calificó  hace pocos días al primer ministro canadiense Justin Trudeau de “sumiso y afable” en un tweet sobre una disputa arancelaria tras la reunión del G7 celebrada el pasado fin de semana en Canadá. Los aranceles impuestos a México junto con los planes para un muro fronterizo también mantienen agitada la escena política con los vecinos del sur .

Sin embargo, el presidente Trump, fiel a su imprevisible carácter, ha publicado en Twitter  poco después de que se anunciara el resultado: “Los Estados Unidos, junto con México y Canadá, acaban de obtener la Copa del Mundo. Felicidades, ¡una gran cantidad de trabajo!”

Las previsiones de ingresos de la candidatura de América del Norte contemplan 14.300.000 millones de dólares, con un beneficio récord de 11.000 mil millones para la FIFA, el organismo rector del deporte. “Organizar la Copa Mundial de la FIFA 2026 es una oportunidad para demostrar que todos estamos verdaderamente unidos a través del deporte”, dijo Carlos Cordeiro, presidente de US Soccer y copresidente de la candidatura conjunta.

La última vez que EE. UU. Organizó una Copa del Mundo fue en 1994, y México en 1986. Canadá nunca ha sido sede de los partidos de la Copa Mundial, aunque ha organizado una Copa Mundial Femenina.