Dos mil personas murieron en la Explosión de Halifax y otras 10,000 resultaron heridas. La explosión es el peor desastre provocado por el hombre en la historia de Canadá.

El próximo 6 de diciembre se cumplirán 100 años de la catástrofe marítima de Halifax que acabó con la vida de más de 2.000 personas y dejó a miles de ciudadanos heridos, mutilados y sin hogar. Con tal motivo se ha presentado un nuevo sello que captura ese momento y que cambió para siempre la historia de la ciudad. Canada Post hizo el encargo de diseñar el sello en 2015 a Burke & Burke, firma de marketing de Halifax.

En 1917, en plena primera guerra mundial, Halifax era una ciudad portuaria ocupada. El conflicto, que ya duraba tres años, había causado estragos en las filas militares de Canadá, que acumulaban miles de bajas, graves lesiones y dificultades, aunque paradójicamente había impulsado un periodo de prosperidad en Halifax. Después de décadas de dificultades económicas, la ciudad se convirtió en el centro neurálgico del esfuerzo bélico canadiense. Con uno de los mejores y más profundos puertos libres de hielo de América del Norte, Halifax fue el punto estratégico que atravesaron decenas de miles de soldados canadienses, del Imperio Británico y de Estados Unidos en su camino a los campos de batalla de Europa, o de regreso a casa.

La población, de casi 50,000 habitantes, creció exponencialmente por la afluencia de tropas y de oficiales navales canadienses y británicos que supervisaban la actividad en el puerto. Millones de toneladas de suministros también pasaron por el puerto, rumbo a la guerra: trigo, madera, carbón, alimentos, municiones y armamento llegaron en tren y partieron en barcos hacia las zonas en conflicto. El puerto no solo era el hogar de la recién nacida Armada Real de Canadá, sino que también era la base para buques de la Armada Real y barcos mercantes de todo el mundo, que necesitaban reparación o abastecimiento.

Momento de la presentación del sello que conmemora el primer centenario de la tragedia.

Toda esta actividad impulsó la economía, hizo que los empleos abundaran y le dio a la pequeña ciudad una febril actividad que sus residentes no habían experimentado en décadas. Los migrantes civiles llegaron en busca de trabajo disponible: en los astilleros, los “railyards”, la refinería de azúcar y otras fábricas. Las mujeres también tuvieron la oportunidad de acceder a trabajos remunerados que habían sido dejados vacantes por los hombres que habían acudido al frente. Soldados y marineros llenaron las calles. A pesar de los horrores que devastaban Europa, la guerra creó riqueza y oportunidades para muchos en Halifax, pero también aumentó la demanda de licor de contrabando y prostitución, lo que trastornó la moral y sensibilidades de la época victoriana.

Gran parte de la actividad industrial de Halifax se concentró en el barrio de clase obrera de Richmond, situado en el extremo norte de Halifax. Era una comunidad muy unida, de casas de madera, escuelas e iglesias. Las calles sin pavimentar atravesaban las laderas de Richmond y conducían al puerto, donde las fábricas, los muelles navales, un dique seco en expansión y los astilleros de trenes bullían de actividad. Más al norte de Richmond estaba la comunidad negra de Africville. Al otro lado del puerto, en la orilla más escasamente poblada de Dartmouth, se encontraba la aldea Mi’kmaq de Turtle Grove.

Foto: Canadian Red Cross

A principios de diciembre de 1917, uno de los buques mercantes atracados en el puerto era el gran barco noruego Imo, que se dirigía desde Halifax a Nueva York para recoger suministros de socorro para la atribulada población de la Bélgica devastada por la guerra. Las palabras “ALIVIO BELGA” estaban impresas en letras grandes en un lado del Imo. Otro fue el barco de municiones francés Mont-Blanc, cargado con toneladas de benzol, un ácido pícrico altamente explosivo, TNT y algodón de armas, que arribó a Halifax para unirse a un convoy al otro lado del océano. Antes de la guerra, el puerto de Halifax estaba bajo control civil, y los barcos que transportaban municiones o explosivos no podían entrar en el interior del puerto. Sin embargo, el almirantazgo británico había asumido el mando del puerto en tiempo de guerra, y barcos como el Mont-Blanc tenían ahora permiso para acceder al puerto.

La mañana del 6 de diciembre de 1917 el Imo emergió desde Bedford Basin a través de Narrows, la sección de navegación más estrecha del puerto, en el lado este del canal de Dartmouth, y no por el lado oeste de Halifax, donde los buques salientes normalmente viajaban. La ruta de Imo requería que las naves entrantes pasaran a su lado derecho o de estribor, en lugar de por su lado izquierdo o de babor, que era lo habitual. Imo tenía a bordo un experimentado navegante local, William Hayes, que conocía las reglas de navegación del puerto. Sin embargo, los encuentros anteriores esa mañana con dos embarcaciones que se dirigían hacia Bedford Basin –en ambas el Imo había pasado de estribor a babor- dieron como resultado una posición inusual en el trayecto del Imo, demasiado hacia el este, en el lado equivocado del estrecho.

Alrededor de 1.600 personas murieron al instante, incluidos cientos de niños. Aproximadamente 400 más murieron a causa de sus heridas en los días siguientes.  

El Mont-Blanc había llegado a Halifax el día anterior y permaneció anclado durante la noche en la desembocadura del puerto. En la mañana del 6 de diciembre, las autoridades del puerto autorizaron al barco a que avanzara hacia Bedford Basin. A pesar de la peligrosa carga de municiones del Mont-Blanc, no existía en el puerto un protocolo especial para el paso de buques de municiones. A otros barcos como el Imo no se les ordenó mantener sus posiciones esa mañana hasta que el Mont-Blanc hubiera hecho un paso seguro a través del puerto. La cadena de errores comenzó a preparar la tragedia.

Francis Mackey, piloto del Mont-Blanc, guiaba el barco que se dirigía hacia el lado de Dartmouth, en el estrecho, cuando se encontró con el Imo, que se dirigía directamente hacia él en lo que creía que era el carril del Mont-Blanc. Mackey más tarde sostuvo que el Imo se estaba moviendo a una velocidad insegura para un barco tan grande y difícil de manejar en el puerto, y también que los barcos que entraban (en este caso Mont-Blanc) tenían el derecho de paso sobre los buques que salían. Independientemente de la precisión de esas afirmaciones, lo cierto es que el Imo navegaba demasiado hacia el este, en lo que debería haber sido el camino de Mont-Blanc.

Después de una serie de silbidos y comunicaciones erróneas entre los oficiales y los pilotos de las dos naves, y las maniobras fallidas para evitar una colisión, el Imo golpeó la proa de estribor del Mont-Blanc. Después de unos momentos de pánico, los dos barcos se separaron, dejando una brecha en el casco del Mont-Blanc y generando chispas que encendieron granos volátiles de ácido pícrico seco, almacenados debajo de sus cubiertas. Fue el inicio de la tragedia.

Foto: The Canadian Encyclopedia

Durante casi 20 minutos el Mont-Blanc ardió con todo su almacen de combustible y su peligrosa carga, creando una enorme nube de humo negro que se elevó visible al cielo. El espectáculo atrajo la atención de las personas en la costa, incluidos los niños que se dirigían a la escuela, y convocó a muchos residentes a sus ventanas. Aquella curiosidad fue su perdición. En el puerto, equipos de bomberos y marineros de otros barcos se dirigieron hacia el Mont-Blanc con la esperanza de apagar el fuego.

Pocos entendieron el peligro, a excepción de un puñado de oficiales portuarios y navales, así como Francis Mackey y la tripulación francófona del Mont-Blanc, que huyeron de la nave después de que se iniciara el incendio a bordo, remando desesperadamente en botes salvavidas hacia el puerto. Mientras lo hacían, el tullido y ardiente Mont-Blanc se desplazó hacia el Muelle 6 en la costa de Halifax, un área residencial y con negocios, barcos amarrados, el Royal Naval College of Canada y una gran refinería de azúcar.

El Mont-Blanc explotó a las 9:04:35 a.m., provocando una onda expansiva en todas las direcciones, seguida de un tsunami que se extendió violentamente sobre las costas de Halifax y Dartmouth. Más de 2.5 kilómetros cuadrados de Richmond fueron totalmente arrasados por una conjunción de fatalidades: la explosión, el tsunami y los incendios de las estructuras de las viviendas tras su inevitable colapso. Casas, oficinas, iglesias, fábricas, barcos (incluido el Mont-Blanc), la estación de tren y los astilleros de carga, y cientos de personas en el área inmediata fueron borrados del mapa en apenas unos segundos. La violencia de la explosión provocó la rotura de ventanas en Truro, a 100 km de distancia, y se escuchó en la Isla del Príncipe Eduardo. La tripulación del barco pesquero Wave, trabajando frente a la costa de Massachusetts, incluso afirmó haber escuchado el estruendo retumbando en el océano.

Foto: The Chronicle Herald

El estallido lanzó secciones vaporizadas del Mont-Blanc hacia arriba conformando una gran bola de fuego. La gran espiga del ancla del barco fue enviada volando a través de la ciudad y sobre el Brazo del Noroeste, a casi 4 km de distancia (donde permanece hasta el día de hoy). El Imo fue arrojado como un juguete a la costa de Dartmouth. Mientras tanto, fragmentos de metal ardiendo del Mont-Blanc se desparramaron sobre Halifax, junto con una lluvia negra de partículas de carbón que causaron graves heridas en miles de ciudadanos.

Las personas también fueron lanzadas violentamente. Dónde y cómo aterrizaron determinó en gran medida si todavía vivían o si habían muerto. Los extremos del norte de Halifax y Dartmouth llevaron la peor parte de la devastación. El norte de Dartmouth estaba escasamente desarrollado, sin embargo, el asentamiento Mi’kmaq en Turtle Grove -donde las familias Mi’kmaq habían vivido durante varias generaciones- fue completamente destruido; esas casas en Turtle Grove no fueron arrasadas por la onda expansiva sino por el posterior tsunami causado por la explosión.

En esas primeras horas Richmond era un escenario apocalíptico: las casas se convirtieron en montones de madera astillada, o se abrieron, provocando incendios incontrolados y devastadores. En el paseo marítimo, los patios de ferrocarril fueron destruidos, al igual que una serie de grandes muelles que hasta entonces sobresalían en el puerto. Incluso edificios de piedra o de hormigón más grandes, como Richmond Printing Company, se redujeron a escombros. Los desconcertados supervivientes, incluidos los heridos o en estado de shock, vagaron o se arrastraron entre los restos, tratando de dar sentido a lo que había sucedido.

Foto: The Chronicle Herald

Alrededor de 1.600 personas murieron al instante, incluidos cientos de niños. Aproximadamente 400 más murieron a causa de las graves heridas en los días siguientes. La explosión y los restos que volaron causando un efecto metralla decapitaron a algunos, arrancaron las extremidades de otros y dejaron muchas quemaduras, fracturas y heridas abiertas. Los registros de la morgue de 1918 muestran 1.631 muertos o desaparecidos conocidos, aproximadamente un tercio de ellos menores de 15 años. En 2004, el número de muertos había sido revisado al alza hasta los 1.946. 9.000 más recibieron graves heridas, incluidos cientos que quedaron ciegos o parcialmente cegados por las piezas de cristal que volaron como cuchillos tras la explosión.

Las cifras de la tragedia se resumen pronto: más de 1.500 edificios fueron destruidos y 12.000 dañados. 25.000 personas se quedaron sin hogar o carecieron de refugio adecuado después de la explosión, un problema que empeoró con la tormenta de nieve que azotó Halifax al día siguiente. El daño total a la propiedad ascendió a aproximadamente 35 millones de dólares de la época.

  • Latest Posts
Juan Gavasa Administrator


@ xquadramedia.com, juangavasajournalist.wordpress.com
🖂 Contactar

Journalist, entrepreneur, writer and Spanish publisher with more than twenty-five years of experience in the field of communications: radio, print and digital. He is a founding member of Lattin Magazine and co-founder of XQuadra Media; a Toronto-based communications startup dedicated to developing creative and strategic content. He has been Editor-in-Chief of PanamericanWorld: a bilinual online information platform created in Toronto with the aim of establishing links between Canada and the Americas. In 1996, he co-founded the communication company Pirineum Multimedia in Spain, dedicated to the development of communication strategies, management of communication projects for private and public companies, web development, cultural events and publishing and advertising production. He specializes in editorial management and is the author, co-author and coordinator of more than twenty books and travel guides.

follow me

Periodista, empresario, escritor y editor español con más de veinticinco años de experiencia en el campo de la comunicación: radio, prensa impresa y digital. Es miembro fundador de Lattin Magazine y co-fundador de XQuadra Media, una startup de comunicaciones, con sede en Toronto, dedicada a desarrollar contenido creativo y estratégico. Ha sido Redactor Jefe de PanamericanWorld, una plataforma trilingüe de información on-line creada en Toronto con el objetivo de establecer vínculos entre Canadá y las Américas. En 1996 co-fundó en España la empresa de comunicación Pirineum Multimedia, dedicada al desarrollo de estrategias de comunicación, gestión de proyectos de comunicación para empresas privadas y públicas, desarrollo web, eventos culturales y producción editorial y publicitaria. Está especializado en dirección editorial y es autor, co-autor y coordinador de más de veinte libros y guías de viaje.