Kathleen Wynne.

La economía de la provincia de Ontario está creciendo más rápido que la de Canadá, Estados Unidos o la de cualquier otra nación del G-7, según ha señalado en las últimas horas la premier de la provincia, Kathleen Wynne.

Citando nuevos datos del producto interior bruto, Wynne indicó este lunes que el crecimiento real en el primer trimestre de este año fue de 0,8%, lo que, según las estimaciones de la oficina de la Ministra, supondría un crecimiento al final del año del 3%, si se mantienen los registros actuales.

Esta cifra se sitúa por encima de la tasa de crecimiento del PIB del 2,2% que el gobierno liberal había proyectado para 2016 en el presupuesto presentado el pasado mes de febrero.

“Nuestro plan está funcionando”, afirmó satisfecha la primera ministra a la prensa tras un recorrido por las oficinas en Toronto de la compañía de software Infusion’s Toronto. “Estoy muy satisfecha de que la economía de Ontario porque ha registrado un fuerte crecimiento en el primer trimestre”, dijo.

El ministro provincial de Finanzas, Carlos Sousa, indicó por su parte que las ganancias fueron impulsadas por el crecimiento en las exportaciones de 1,7%, y el incremento de las manufacturas en un 1,2%. La debilidad del dólar canadiense frente al dólar EE UU es uno de los factores principales que ayudan a explicar estos datos, que a su vez están permitiendo impulsar la industria automotriz de Ontario.

Sousa agregó que el gasto de los hogares también esta creciendo, lo cual es una buena noticia para las arcas provinciales. A pesar de que la provincia ha anunciado una partida adicional de 200 millones en cuatro años para mejorar los servicios de autismo y cientos de millones más en un mayor gasto en servicios médicos, el déficit será eliminado la próxima primavera en la fecha prevista, aseguró el tesorero.

“Estamos cumpliendo el objetivo. Estamos cumpliendo con nuestras obligaciones y estamos mirando adelante para equilibrar el presupuesto del próximo año”, dijo.