Foto: XQuadra Media

Durante mucho tiempo Toronto fue una ciudad con mala reputación, lastrada por unos tópicos inevitables que la vinculaban con el maldito frío canadiense, cierto aislamiento geográfico, escasa oferta cultura y un catálogo patrimonial más bien mínimo. Pero la tendencia está cambiando, de hecho lo viene haciendo desde hace algunos años,  y todo indica que este año se superarán los 14 millones de estancias nocturnas, un record absoluto en la historia de la ciudad.

El efecto de los Juegos Panamericanos pudo interpretarse como un hecho coyuntural pero las estadísticas muestran que Toronto sigue creciendo como destino turístico. Precisamente esta semana el Billy Bishop Toronto City Airport anunció que más de 250.000 pasajeros habían utilizado hasta el mes de junio sus servicios para llegar o salir de la ciudad, una cifra que representa el record histórico en la historia del aeropuerto.

Foto: XQuadra Media

Igualmente el Toronto Region Board of Trade ha revelado a través de un informe que la previsión de demanda de vuelos en el sur de Ontario crecerá en los próximos treinta años en aproximadamente un 50%. Actualmente la capacidad de la provincia es de 70 millones pero las estimaciones aseguran que llegará a los 90 millones de pasajeros.

Otros datos muestran que a lo largo de los primeros cuatro meses de 2016, el número de visitantes de los Estados Unidos se ha incrementado un 14% en comparación con el año pasado, mientras que las visitas desde el resto del mundo han experimentado un crecimiento del 8,8%. También ha habido un aumento en el turismo interno. Según el Director de Marketing de Turismo Toronto, Andrew Weir, “la gente está eligiendo cada vez más Toronto no sólo como un lugar de paso, sino como su destino final“.

En los análisis realizados hasta el momento se reconoce el impacto del All-Star de la NBA celebrado en febrero, que atrajo a miles de visitantes del país vecino. Igualmente la caída del dólar canadiense también ha contribuido a la recuperación del turismo.