El empresario australiano de 44 años, Craig Steven Wright, es el creador de Btcoin, la moneda virtual más extendida en el mundo y en especial en América Latina, donde es utilizada diariamente por miles de consumidores para sortear los crónicos problemas de fluctuación de las divisas nacionales.

El descubrimiento de la personalidad del fundador de Bitcoin tiene trazos de guión de película: Craig había utilizado el nombre del japonés Satoshi Nakamoto durante varios años para esconder su verdadera identidad. El pasado mes de diciembre el empresario fue detenido y su domicilio y oficina registrados en Sidney (Australia), por asuntos relacionados con pago de impuestos. Ese día comenzó el proceso que culminó con su confesión simultánea a la BBC, The Economist y GQ.

“Si, soy yo. Algunas personas me van a creer, otras no. Sinceramente no me importa”. Así de contundente respondió Wright a la pregunta del periodista de la BBC sobre su responsabilidad en la creación de bitcoin. Además añadió, “Soy la mayor parte de Satoshi Nakamoto. Otras personas me ayudaron”. Para demostrar la veracidad de su revelación el empresario australiano aportó varias pruebas, como las claves privadas cifradas de las primeras transacciones. Estas operaciones se realizaron en 2009 y nadie más que el creador de la divisa virtual podía poseer dichas claves.

Sin embargo, algunos medios como The Economist se han mostrado más prudentes con las declaraciones de Wright y en su portada de esta semana señalan de manera categórica: “Craig Steven Wright asegura ser Satoshi Nakamoto. ¿Lo es?”. Para el prestigioso semanario británico existen tanas certezas como dudas sobre la veracidad de la confesión del empresario australiano.

1462173310_162326_87804300_fotograma_9

El bitcoin es una moneda virtual cifrada y con sistema de circulación P2P, entre iguales. Las razones que explican el tupido velo que escondía la identidad de su fundador son de peso: podría acabar imputado por un delito federal en Estados Unidos ya que se podrían presentar cargos contra él por atentar contra la estabilidad del dólar. La moneda digital pasó de valer apenas unos céntimos en 2009 a 900 euros años después. Se cree que el fundador de bitcoin ha podido amasar en este tiempo una fortuna de 400 millones de euros.

El perfil del creador del bitcoin ha sido durante años un gran misterio. Todo empezó en 2008 cuando un internauta que se hacía llamar Satoshi Nakamoto publicó un artículo de investigación donde explicaba los fundamentos del bitcoin. Se trataba de una nueva moneda digital basada en un software de código abierto y la tecnología P2P; es decir, anunciaba la llegada de un sistema monetario descentralizado, anónimo e independiente de las fluctuaciones que alienten las políticas de Gobiernos y bancos centrales.

A diferencia de la moneda tradicional, los bitcoins no se distribuyen por un banco central ni están respaldados por activos físicos como el oro u otras divisas, pero se “extraen” por los usuarios que utilizan los ordenadores para calcular su valor con fórmulas algorítmicas muy complejas.

Bitcoin trunfa en América Latina

Actualmente, hay en circulación 15 millones de bitcoin que, al cambio de 390 euros, suponen 5.800 millones de euros. No obstante, la valoración de esta moneda es muy volátil por la fluctuación constante que sufre. Al cambio actual, la fortuna de Wright en bitcoins puede ascender a 450 millones de dólares (400 millones de euros), según varios medios.

Mientras que en Estados Unidos el 90% de la población está bancarizada, en América latina el 70% de sus habitantes no tienen cuentas bancarias y sólo el 20% tiene tarjeta de crédito, razón por la cual bitcoin ha encontrado un campo abonado en los países de habla hispana y Brasil.