See you later, tres amigos

Las declaraciones de AMLO y Trudeau sobre las elecciones presidenciales marcan las profundas diferencias que existen entre Canadá y México en su relación con EE.UU.

Los entonces presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, durante la última cumbre de “los tres amigos” de 2016 en Ottawa. Foto: Julio César Rivas

Durante el Gobierno del primer ministro canadiense Jean Chrétien se popularizó el concepto de “los tres amigos” para describir las reuniones de los líderes de Canadá, México y Estados Unidos. El término procedía de una comedia (mediocre) de 1986 protagonizada por Steve Martin, Chevy Chase y Martin Short, “Three Amigos”. Pero a pesar de su origen, a Chrétien le gustó y fue ampliamente adoptada por los medios de comunicación. Los tres países acababan de firmar y ratificar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), o NAFTA en inglés, y se anticipaba una nueva en las relaciones de los tres países norteamericanos.

El término se siguió utilizando con altibajos hasta la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump. En cuatro años, el presidente republicano dinamitó, como muchas otras relaciones, la alianza norteamericana. Y aunque los tres países acordaron un nuevo tratado comercial para sustituir o modernizar el original TLCAN, nadie ha vuelto a utilizar el concepto de “tres amigos” ni para definir a Trudeau, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y Trump ni siquiera a las relaciones de los tres países.

Según la doctrina Trump, los Estados Unidos no necesitan amigos sino países, y gobernantes, que les teman y no se opongan a sus deseos. Y desde 2016 aplicó esa filosofía a rajatabla.

Para algunos, la elección del demócrata Joe Biden como el nuevo presidente de Estados Unidos ha abierto la posibilidad de que las relaciones de Washington con sus aliados tradicionales, y en concreto con sus socios norteamericanos, vuelvan a la normalidad que existía en enero de 2016, cuando Barack Obama abandonó la Casa Blanca.

Para otros, los cuatro caóticos años de Trump han alterado tanto la política estadounidense, que nada volverá a ser lo que fue.

Y en el caso de Norteamérica, de momento, la idea de que “los tres amigos” regresen al escenario es un sueño que se aleja.

La idea de que “los tres amigos” regresen al escenario es un sueño que se aleja

Consciente o inconscientemente, Canadá se ha esforzado en los últimos días en demostrar que es el socio natural de Estados Unidos y que México todavía vive en ese mundo de Trump donde no se necesitan amigos.

Mientras que AMLO ha dejado claro que no reconocerá el triunfo de Biden en las urnas hasta que los tribunales decidan las múltiples demandas que Trump está presentando para intentar alterar los resultados, Trudeau se apresuró a felicitar al candidato demócrata por su triunfo.

Y su ministro de Asuntos Exteriores, Francois-Philippe Champagne, lanzó un afilado dardo contra el socio mexicano cuando declaró que “lo correcto es felicitar al presidente electo Biden y a la vicepresidenta electa Harris” pocas horas después de que AMLO dijese que no iba a hacerlo.

En las declaraciones de las últimas horas, el Gobierno Trudeau ha hablado con esperanza del relanzamiento de las relaciones con Estados Unidos, congeladas al mínimo una vez que Ottawa comprendió que trabajar con Trump era una misión imposible. Pero ni una sola palabra de reconstruir las relaciones norteamericanas, las de los antiguos tres amigos.

Y aunque los canadienses se precian de su pragmatismo, el Gobierno de Trudeau todavía no ha olvidado como México llegó a un acuerdo con Trump para firmar el nuevo tratado de libre comercio norteamericano sin esperar a Canadá, rompiendo la alianza tácita que los dos países habían mantenido desde la entrada en vigor del TLCAN.

Lo cierto es que las políticas apuntadas por Biden están más alineadas con las de Trudeau que con las de AMLO. Y en temas fundamentales para los demócratas, como cambio climático, lucha contra la covid-19, política energética e igualdad de género, las actuaciones de AMLO chirrían con las de Trudeau y las del tándem Biden-Harris. De momento, Norteamérica son dos amigos y medio.

Julio César Rivas
@ xquadramedia.com🖂 Contactar
Over the last 30 years, Julio Cesar Rivas has worked as a foreign correspondent, photographer, and videographer in South America, Central America, North America and Europe, covering the civil wars in El Salvador and Guatemala, the Zapatista uprising in Mexico, the coup d’Etat against Jean-Bertrand Aristide in Haiti or Fidel Castro’s death in Cuba. Julio Cesar has also covered several presidential elections in United States. Currently, Julio Cesar works as Agencia EFE’s correspondent in Canada and lives in Toronto with his wife and two children. His articles in Lattin Magazine reflect his own point of view.