El patrocinio de padres y abuelos vuelve al sistema de lotería

A partir del martes 13 de octubre, Canadá ha cambiado el procedimiento para el patrocinio de los padres y abuelos que vuelve a ser por sorteo.

Photo by Vladimir Soares on Unsplash

El Departamento de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá hizo un anuncio muy importante esta semana: que el procedimiento para el patrocinio de los padres y abuelos volverá a ser por sorteo y que las personas interesadas en el proceso podrán llenar un formulario de intención diciendo que quieren patrocinar a partir del martes 13 de octubre.

En dicho formulario se van a preguntar los datos básicos tanto de los patrocinadores como de los patrocinados. Y van a tener tres semanas para presentarlo, es decir hasta el 3 de noviembre. Después de esa fecha va a haber un sorteo. Las personas elegidas van a recibir correspondencia del Departamento de Inmigración en la que les van a decir que fueron seleccionadas y que pueden empezar el trámite de patrocinio.

A partir de ese momento esas personas van a tener 60 días en los cuales deberán presentar una solicitud completa de patrocinio, es decir con todos los formularios y los documentos probatorios para hacer el trámite.
Supuestamente íbamos a tener las novedades sobre cómo se iba a desarrollar este proceso de patrocinio en abril de este año. Pero debido a la pandemia el anuncio se retrasó hasta esta semana y para lo que queda de este año se van a sortear 10.000 plazas. Pero en el 2021 sortearán 30.000, por lo que las personas que no sean favorecidas este año tendrán la oportunidad nuevamente en el 2021, cuando las posibilidades de ser elegido se van a triplicar.

En esta primera fase del proceso, básicamente hay que llenar el formulario y dejar constancia de la solicitud. ¡Es básicamente como comprar un boleto de lotería! Hay que llenar la solicitud y enviarla. Y después, lo mas importante para las personas que sean seleccionadas, va a ser probar que cumplen con los requisitos para el patrocinio.

Es decir que ya una vez seleccionado hay que probar el patrocinio. Por ejemplo, hay que demostrar la relación sanguínea que se tiene, por lo que, si se está patrocinando a los padres, se debe tener los certificados de nacimiento traducidos; si se patrocina a los abuelos, hay que tener los certificados de nacimiento del padre que es el pariente directo del abuelo, así como también el certificado de nacimiento del hijo, para demostrar la línea de relación.

La persona que está patrocinando debe ser ciudadano canadiense o residente permanente mayor de 18 años y debe cumplir los requisitos financieros del patrocinio, donde el monto de dinero a tener acceso depende del número de personas que tenga la familia del patrocinado y el patrocinador.

En esta primera fase del proceso, básicamente hay que llenar el formulario y dejar constancia de la solicitud. ¡Es básicamente como comprar un boleto de lotería!

Por ejemplo, si es una pareja con tres hijos, van a contar cinco personas, y si agregamos a los padres son siete personas, por lo que se debe mirar en la tabla del Low income cut-offs (LICOs), que es donde se definen los montos de dinero que se deben tener, y se tiene que probar que en los últimos tres años (es decir en este caso en el 2019, 2018 y 2017) la familia ganó la cantidad de dinero requerida por esa tabla.

La primera parte de proceso va a ser analizada en la central de procesamiento que se encuentra en Sydney, Nueva Escocia. Una vez que el patrocinador sea aprobado, se va a enviar el expediente al centro de procesamiento que se encarga de procesar los casos para ese país. En ese momento los padres tendrán que hacerse los exámenes médicos y los chequeos policiales, y cuando se tenga toda la documentación y todos los requisitos en el expediente, se le va a otorgar la confirmación de residencia permanente.

En realidad, no hay cambios sustanciales en este anuncio. Hemos regresado al pasado porque la ley sigue siendo la misma. Lo que ha cambiado es nada más el procedimiento, porque en el 2019 se decidió que iban a procesar los casos que ingresaran al sistema primero, y se procesaron 27.000 casos. Pero hubo un problema muy grande porque abrieron el programa un día específico a las 12 del mediodía, y a las 12 y 11 minutos, es decir justo 11 minutos después de haber sido abierto, ya estaba lleno el cupo. Debido a esto hubo nuevamente muchas quejas y el Gobierno dijo que iba a buscar una manera que fuera justa. Y ahora, con este nuevo sistema muy probablemente la gente va a ver que es un sistema justo.

Lamentablemente, en este programa de patrocinio de padres y abuelos, desde el momento en que se cambió hace como seis años, siempre ha habido quejas. Se comenzó con que el procedimiento era que las solicitudes se enviaban en papel y las primeras que llegaban eran las que se procesaban. Para entonces se procesaban únicamente 5.000 solicitudes. Hubo muchas quejas porque, por ejemplo, dado que la central de procesamiento estaba en Mississauga, las personas que hacían la solicitud desde Ontario tenían más ventaja que el resto del país.

Durante dos años se hizo de esa manera. Luego el Gobierno decidió que esto no era justo y comenzó a usar el sistema de sorteo. Pero la gente también se quejó y se hizo nuevamente que el que se inscribía primero iba a ser procesado antes hasta llegar al número límite, que fue de 27.000 en el 2019. Pero también hubo muchas quejas y el Gobierno estaba analizando cuál sería la mejor manera para que la gente no sintiera que era injusto. Y esta semana anunció que volvemos al pasado y que el procedimiento es nuevamente a través de un sorteo.

La verdad es que a menos de que se abra el proceso y que no haya una cuota de inmigrantes bajo esa categoría, no hay otra manera de poderlo hacer bien. O cuando se llenan los cupos se terminan de tomar solicitudes o se hace por medio de un sorteo.

Hay que recordar que en el área financiera los requisitos cambian anualmente a medida que van incrementando el Low income cut-offs (LICOs). Algo muy importante a tener en cuenta es que cuando se está patrocinando a cualquier miembro de la familia únicamente se debe demostrar que se gana una cantidad “x” de dinero por año. Pero con el patrocinio de padres y abuelos se debe ganar no solamente el 30 % más de lo que cualquier otro patrocinador debería ganar, sino que lo deben ganar durante tres años consecutivos y deben demostrarlo.

Además, la mayoría de las personas cuando hacen su patrocinio, como por ejemplo de una esposa, el patrocinador es responsable de ella durante tres años, si se patrocina otra categoría, se es responsable durante 10 años. Pero con los padres y abuelos el patrocinador es responsable por esa persona durante 20 años. Eso sigue igual, no lo han cambiado, reitero. Lo único que han cambiado es la forma en que se procesan estos patrocinios.

Realmente las personas que ganan salarios bajos, por debajo del nivel de la línea de pobreza, no van a poder patrocinar a sus padres y abuelos. No obstante, en los casos donde haya una necesidad por razones humanitarias y de compasión de traer a los padres a pesar de que el patrocinador no cumpla con el requisito financiero, podrá hacer el trámite y pedir que, por dichas razones, y explicándolas muy bien, se le otorgue la residencia a los padres o abuelos. Y si el consulado lo rechaza, se puede volver a argumentar razones humanitarias ante la división de apelaciones.

Dicho todo lo anterior, hay que recordar que desde el 13 de octubre hasta el 3 de noviembre las personas van a poder llenar los formularios diciendo que tienen interés de hacer el patrocinio de sus padres o abuelos y deben esperar a ver el resultado de la lotería. El primer paso es sencillo, sin embargo, siempre es recomendable que se asesoren para ver si califican o no, especialmente para ver si cumplen con los requisitos financieros o si los padres tienen alguna enfermedad o problema. Esa asesoría es muy importante.

Vilma Filici
filici.com
Vilma Filici, presidenta de Filici Immigration Services, es profesora de leyes de inmigración y refugio en Seneca College Toronto, y asesora en materia de inmigración para diversas organizaciones comunitarias. Escribe sobre asuntos migratorios en varios medios hispanos de Toronto y es fuente de información para, entre otros, los diarios Toronto Star y Toronto Sun, y las emisoras Radio Canadá y CBC.