COVID-19: Los bares y restaurantes de Ontario tendrán que cerrar a medianoche

Las autoridades provinciales consideran que la imposición de medidas más estrictas ayudará a limitar el potencial de exposición en lugares donde el riesgo de transmisión es mayor.

COVID-19
Los bares y restaurantes de Toronto tendrán que cerrar a medianoche. Foto: Marco Testi en Unsplash

El gobierno de Doug Ford ha anunciado que implementará medidas más estrictas para que los bares y restaurantes intenten detener el reciente aumento de casos de COVID-19 en toda la provincia.

A partir de la medianoche del sábado, todos los restaurantes, bares y otros establecimientos de comida y bebida, incluidos los clubes nocturnos, deben dejar de vender alcohol a las 11 p.m. Deberán estar cerrados antes de la medianoche y no podrán abrir hasta las 5:00 a.m. excepto para comida para llevar o entrega.

El gobierno también ordenó el cierre de todos los clubes de striptease. Las medidas, que son un avance de otras que serán anunciadas en los próximos días, surgen ante el preocupante incremento de positivos registrado en las últimas semanas.

Ontario ha reportado este viernes 409 nuevos casos de COVID-19 y una nueva muerte relacionada con el virus. El primer ministro, Justin Trudeau dibujó esta semana un escenario preocupante para el otoño y asumió sin rodeos que el país ya estaba inmerso en la segunda ola de infecciones.


Leer también: La provincia anuncia una gran campaña de vacunaciones contra la gripe para este otoño


Casi la mitad de los casos nuevos están en Toronto con 204. Hay 66 en la región de Peel y 40 en Ottawa. En total han fallecido desde el inicio de la pandemia 2.837 personas en la provincia. Otras 287 personas se han recuperado del virus.

La ministra de Salud, Christine Elliott, ha asegurado que las regulaciones más estrictas ayudarán a limitar el potencial de exposición en lugares donde el riesgo de transmisión es mayor.

“Durante las últimas cinco semanas, Ontario ha experimentado un aumento en la tasa de nuevos casos de COVID-19”, reconocieron los funcionarios provinciales de salud en un comunicado.

“Las reuniones sociales privadas siguen siendo una fuente importante de transmisión en muchas comunidades locales, junto con los grupos de brotes en restaurantes, bares y otros establecimientos de comida y bebida, incluidos clubes de striptease, con la mayoría de los casos identificados en el grupo de edad de 20 a 39 años”.

El gobierno también exige que todas las empresas y organizaciones cumplan con los consejos del director médico de Salud, David Williams, incluida la detección de personas que deseen ingresar en sus instalaciones para identificar síntomas de COVID-19.

La medida se produce después de que la provincia cambiara la semana pasad las reglas que determinan las reuniones sociales, reduciendo el número de personas permitidas en eventos al aire libre a 25 y en eventos bajo techo a 10.