El gobierno canadiense hará miles de llamadas de rastreo de contactos

El objetivo es aumentar la capacidad para identificar a personas que hayan podido estar en contacto en las últimas semanas con casos confirmados de COVID-19.

Justin Trudeau
El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha reconocido en rueda de prensa que el país necesita incrementar el número de pruebas diarias para identificar a posibles infectados por el coronavirus. Foto: Facebook

El primer ministro Justin Trudeau ha confirmado hoy que los empleados federales están listos para hacer miles de llamadas diarias de rastreo de contactos, siete días a la semana, para aumentar la capacidad de identificar a personas que hayan mantenido reciente relación con casos confirmados de COVID-19.

Durante su conferencia de prensa de este viernes, en la que expuso las últimas medidas federales frente a la pandemia, Trudeau señaló que el gobierno federal ha capacitado a empleados públicos para que puedan realizar 3.600 llamadas diarias de rastreo de contactos. Statistics Canada ha capacitado además a otros 1,700 entrevistadores para que puedan realizar hasta 20,000 llamadas un día.

El gobierno federal está ofreciendo esta ayuda a todas las provincias y territorios para clasificar cualquier retraso o aumento en la demanda de rastreo de contactos. Trudeau dijo que ya están ayudando a la provincia de Ontario y que están listos para hacer lo mismo en otras zonas del país.

Artículo relacionado: Así compraremos en las tiendas de ropa de Ontario mientras dure la pandemia

“Necesitamos acelerar nuestra capacidad para hacer el seguimiento de contactos. Después de que hayamos confirmado y aislado nuevos casos, tenemos que ponernos en contacto con todas las personas que puedan haber estado expuestas al virus y asegurarnos de que tomen medidas para poner en cuarentena y controlar sus síntomas o hacerse la prueba “, ha apuntado Trudeau.

El primer ministro defiende que aumentar el seguimiento de contactos es solo uno de los puntos de referencia clave que se deben cumplir para volver a abrir de manera segura la economía de todo el país. La capacidad para hacer pruebas debe ampliarse con el objetivo de aislar rápidamente los nuevos casos, por lo que el gobierno federal está trabajando para obtener reactivos e hisopos. Los datos recopilados deben compartirse rápidamente a través de las fronteras provinciales y territoriales.

LA IMPORTANCIA DE LA TECNOLOGÍA DE RASTREO

Para que las personas puedan “moverse libremente” por el territorio nacional, hay que fortalecer la capacidad para identificar y poner en cuarentena nuevos casos. Trudeau ha asegurado, en este sentido, que el gobierno federal está buscando varias soluciones tecnológicas para hacerlo posible.

Sin embargo, estas soluciones tecnológicas pueden entrar en conflicto con el derecho a la privacidad de los ciudadanos. El debate sobre el uso de aplicaciones de telefonía celular para monitorear a los canadienses, como ya han hecho otros países como Corea del Sur, está instalado en un territorio ético, legal y sanitario. Trudeau ha asegurado que espera tener más orientación en las próximas semanas sobre este tipo de aplicaciones y las soluciones que adoptará su gobierno.

TASAS DE PRUEBA INSUFICIENTES

El jueves Trudeau y la viceprimer ministra Chrystia Freeland mantuvieron su décima reunión con líderes provinciales y territoriales desde que se declaró la pandemia. Se discutió la oferta del gobierno federal de liderar una estrategia nacional de pruebas y rastreo.

Con el comienzo de la reapertura de más áreas del país, todavía faltan las tasas actuales de pruebas realizadas, particularmente en Ontario y Quebec, donde se encuentran la mayoría de los casos actuales de COVID-19.

Las estadísticas oficiales muestran que 28. 000 personas se someten a pruebas diariamente en todo el país, aunque el objetivo es que paralelamente a la reapertura de la economía está cifra se pueda incrementar gradualmente hasta alcanzar las 60.000 diarias.

Trudeau ha reconocido que “esa capacidad aún no se ha alcanzado en ninguna parte del país”, en buena medida porque en algunas provincias los brotes parecen estar bajo control, por lo que la necesidad no existe.

En total, Canadá ha evaluado a casi 1.4 millones de personas, y hasta el viernes por la mañana ha habido más de 81,000 casos confirmados, de los cuales la mitad ya se han recuperado.

La directora de salud pública, Dra. Theresa Tam, dijo el jueves que, a pesar de la cantidad de pruebas realizadas, con una población de más de 37 millones, la verdadera tasa de infección sigue siendo desconocida, y es probable que sea mucho más alta de lo que indican los datos actuales.