Inmigración detiene las deportaciones por tres semanas ante la epidemia de coronavirus

La crisis provocada por el coronavirus altera de forma temporal todos los procesos migratorios en Canadá

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anuncia medidas para luchar contra el coronavirus COVID-19.

La pandemia del coronavirus está afectando prácticamente todas las facetas de nuestra vida y, por supuesto, también cada proceso de inmigración en Canadá. El lunes vimos a través de todos los medios de comunicación el mensaje del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, anunciando que la frontera canadiense está cerrada para todos los extranjeros. Y el martes tuvimos una conferencia de prensa del “premier” de Ontario, Doug Ford, en la que anunció que la provincia ha declado el estado de emergencia.

¿Qué significa todo esto para las personas que quieren venir a Canadá o que residen en Canadá y que no tienen su estatus migratorio definido? Simple y sencillamente significa atrasos en sus procesos.

El primer ministro anunció que solo los ciudadanos canadienses y los residentes permanentes podrán entrar a Canadá, y esto, siempre y cuando no tengan síntomas de la enfermedad. Sin embargo, a pesar del anuncio, según los expertos, cualquier ciudadano que logre llegar a la frontera, aún si está enfermo, tiene el derecho constitucional de entrar al país. Los que no puedan llegar a la frontera son los que obviamente se quedarían estancados en el país en que se encuentren dado que las aerolíneas no los dejarán abordar los aviones.

Pues bien, si solo los residentes y los ciudadanos canadienses pueden entrar al país, esto significa que los trabajadores temporales, los visitantes, los estudiantes, los que han solicitado residencia permanente y aquellos que quieren venir a pedir refugio no podrán llegar al país y deberán esperar a recibir un nuevo aviso. Así, las personas que se encuentran haciendo un proceso y deben enviar documentación adicional como por ejemplo certificados policiales, exámenes médicos, etc., dentro del periodo estipulado por la ley y que no lo van a poder hacer debido al coronavirus, tienen automáticamente 90 días más para lograr cumplir con el requisito. Y si no pueden cumplir, el Gobierno ha informado que ninguna solicitud en proceso será rechazada o cerrada por falta de dichos documentos.

En relación con los exámenes biométricos, que generalmente piden ser hechos en un lapso de 30 días después de haber recibido la notificación, el tiempo también se ha aumentado a 90 días.

Por otra parte, las personas que hayan solicitado la residencia permanente y que tengan ya su confirmación de residencia permanente en el país pero que no puedan viajar por las medidas tomadas por el Gobierno, tendrán que avisar de que no han podido viajar, y la razón de ello, a la oficina de visas a través del formulario que está habilitado en la página web de Inmigración. Si la visa y la confirmación de la residencia se vence, tendrán que notificar al consulado a través del mismo formulario de la página web para que se les dé instrucciones de cómo proceder. Lo más probable es que tengan que hacer exámenes médicos nuevamente y que se les extienda la validez de la confirmación de residencia permanente.

Por otra parte, a las personas que han hecho su solicitud para la residencia permanente desde dentro de Canadá y que están esperando su entrevista para el “landing”, muy pronto les llegará una notificación por correo en la cual se les explicará el mecanismo para hacer el trámite vía telefónica. Estas medidas estarán en efecto de forma inmediata y hasta el 13 de abril, y en esa fecha tendremos noticias nuevas sobre cómo se seguirá procediendo al respecto.

Por su parte, las personas que se encuentren en Canadá con estatus de turista, trabajadores y/o estudiantes internacionales y que no puedan viajar a sus países de origen, pueden pedir una extensión del estatus que actualmente poseen explicando el motivo por el cual no pueden salir del país (por ejemplo, si la frontera de su país está cerrada, si hay un alto número de personas infectadas, etc.)

Si a estas personas ya se les ha vencido el estatus en Canadá y no han pasado 90 días desde el vencimiento, pueden pedir una restauración del estatus. Y si han pasado ya los 90 días, pueden pedir un permiso de residencia temporal para poder permanecer en el país. Estas personas deben recordar que hay una sección de la ley que permite a una persona con estatus temporal y que no puede salir del país hacer una solicitud para obtener un permiso de trabajo.

Por otro lado, las personas que tengan una cita con Inmigración para pedir refugio o por cualquier otro trámite, no deben presentarse a dicha cita ya que las oficinas no estarán recibiendo al público sino hasta el 13 de abril o hasta una nueva fecha que será anunciada oportunamente.

El Consejo de Inmigración y Refugio ha puesto una pausa de tres semanas en todas las deportaciones

El Consejo de Inmigración y Refugio también ha tomado medidas relacionadas con el coronavirus: ha puesto una pausa de tres semanas en todas las deportaciones, es decir que durante tres semanas no deportará a nadie; y, además, todas las audiencias en persona, como por ejemplo una audiencia de inadmisibilidad, una apelación o mediación ante la Corte de Apelaciones de Inmigración, o una audiencia de refugio ante el Consejo de Refugiados, han sido también pospuestas hasta el 5 de abril. Y a pesar de que estas medidas pondrán más presión al Consejo de Inmigración y Refugio, las mismas buscan proteger tanto la salud y el bienestar de los clientes, así como también de los empleados públicos.

A pesar de las postergaciones de audiencias arriba mencionadas, las audiencias de revisión de detención (de las personas que fueron detenidas por la Agencia de Servicios Fronterizos o por los agentes de Inmigración) serán llevadas a cabo de acuerdo con los reglamentos. La primera audiencia se deberá desarrollar dentro de las primeras 48 horas de que la persona ha sido arrestada, y si no es puesta en libertad se deberá realizar otra audiencia a los 7 días de la última, y luego a los 30 días. Las medidas que sí han sido tomadas por la División de Inmigración son las de no transportar a los detenidos para que tengan audiencias presenciales. Es decir que estas procederán vía video conferencia o vía telefónica.

Todo esto se debe a que el Gobierno de Canadá ha tomado medidas excepcionales para tratar de contener la epidemia del Coronavirus y así proteger a la población canadiense. Las mismas afectan en general a toda la población de diversas formas, pero no hay duda de que son necesarias ante la situación de riesgo en que se encuentran prácticamente todos los países del mundo.

No obstante, es una responsabilidad individual, que recae en cada uno de nosotros, el seguir al pie de la letra las instrucciones que se nos han dado y permanecer aislados y distanciados de todos los demás. Solo así podemos aumentar nuestra propia protección, la de nuestras familias y la de la sociedad en general, a fin de que podamos regresar a la vida normal lo más pronto posible.