México Cannabis Inc: dudas sobre la legalización

En opinión del autor, México no debe sobrerregular como otros países, sino establecer un balance entre regulación y desarrollo económico de este sector.

cannabis mexico
Canadá es uno de los países de referencia para México en su proceso para la legalización del consumo recreativo del cannabis.

En los siguientes meses México se puede convertir en el segundo país latinoamericano (con casi 130 millones de habitantes) en legalizar el cannabis y con ello entrar al mercado medicinal, recreativo e industrial, sin saber exactamente las consecuencias de este experimento. Uno de los principales objetivos de esta política pública es reducir la violencia de los cárteles y evitar el mercado negro en donde el Gobierno Federal y los gobiernos estatales comparten responsabilidad (algunas estimaciones hablan de que México produce ilegalmente entre 7 y 8 mil toneladas al año). Sin embargo, nadie en México da evidencia comparativa concluyente de otros países y si en verdad una legalización de cannabis podrá reducir los índices de violencia que acosan al país desde hace años. Recientemente hemos visto una crisis sin precedente en Sinaloa y el multi-homicidio de mujeres y niños mexico-americanos en los límites de Sonora y Chihuahua.

En mi opinión, la legalización no lo reducirá los índices de violencia ya que el trasiego de otras drogas y sustancias prohibidas seguirá entrando por la frontera sur de EU, además de que los cárteles mexicanos reciben ingresos de otras fuentes como: trata de personas, robo de combustibles y extorsión a empresarios. Algunos dicen que la marihuana ya no es “negocio” para ellos, pero a final de cuentas son solo suposiciones sin sustento, habría que preguntarles a “ellos” cuál es su “modelo de negocio” para saber si en verdad la marihuana ya no está en su “planes de negocio”.

La primera pregunta que nos deberíamos hacer es: ¿cómo legalizar, si no contamos con una industria legal de productores de cannabis y de cáñamo (hemp)? De no llevarse a cabo una planeación adecuada, una regulación casi “milimétrica” y al no tener productores legales que siembren, cultiven y transformen la cannabis y sus derivados, la legalización ocasionará que los consumidores sigan comprando en el mercado ilegal, en donde seguramente se detonarán tres submercados negros adicionales: el de comestibles, el de preparaciones caseras médicas y el de concentrados de cannabis (conocidos como Wax, Sugar, Rosin, etc).

En mi opinión, la legalización no lo reducirá los índices de violencia ya que el trasiego de otras drogas y sustancias prohibidas seguirá entrando por la frontera sur de EU, además de que los cárteles mexicanos reciben ingresos de otras fuentes.

El caso de los comestibles no es cosa menor ya que la potencia-efecto pueden ser muy altos por los contenidos de THC y para los “usos y costumbres” de los mexicanos, los comestibles aparecerán en muchas presentaciones y lugares de venta sin una estrategia clara para controlarlo, no tengo la menor duda, de que aparecerán el “canna-tequila” o  el “canna-mezcal” con infusiones de la hierba de manera descontrolada y que por la propia mezcla de alcohol y cannabis puedan ocasionar problemas a los consumidores. El caso de las “preparaciones médicas” lleva muchos años en México, sin registro sanitario para su venta y sin guías de práctica clínica para el posible tratamiento de enfermedades, además de que muy pocos médicos y enfermeros tienen experiencia en terapia con cannabinoides.

En los últimos meses se han registrado algunas empresas que venden CBD a través de redes sociales y de marketing multinivel sin registro sanitario de la Secretaria de Salud, sin registro de la FDA y sin capacitar a los vendedores en los usos medicinales del CBD, prácticamente lo ofrecen para “curar” muchos males. Tanto los comestibles como los concentrados son un riesgo latente para los niños y jóvenes que serán sin duda el grupo más vulnerable.


Artículos relacionados:

Todo lo que debes saber sobre la legalización de la marihuana en Canadá
La nueva Ley de Cannabis en Canadá: Guía para no perderse


Para muchos consumidores será su primera experiencia con la hierba y seguramente trataran de comprarla en el mercado ilegal sin saber la cepa de cannabis, el proceso de producción, la calidad y los porcentajes  de THC o CBD, así como la posible contaminación con materiales pesados o pesticidas. Tendíamos que hacer un análisis si somos una nación moderna, responsable y madura para poder respetar toda la legislación en torno a la legalización y al consumo. Desafortunadamente México no tiene una buena “reputación” en el cumplimiento de la ley.

El cannabis es una planta milenaria que tiene sus primeros rastros medicinales en China en el año 2500 Ac, que hasta ahora ha demostrado evidencia anecdótica más que investigación clínica precisa y concluyente. El mercado medicinal de cannabis tiene características totalmente diferentes del mercado recreativo y los consumidores de ambos no han sido debidamente educados e informados sobre los potenciales beneficios y riesgos. Lo que tampoco se sabe es cual es la demanda de cannabis en el mercado mexicano y si verdaderamente es algo que queremos o necesitamos los mexicanos y de cómo y quién va a cubrir esa demanda.

El mercado medicinal de cannabis tiene características totalmente diferentes del mercado recreativo y los consumidores de ambos no han sido debidamente educados e informados sobre los potenciales beneficios y riesgos.

Desde el punto de vista medicinal no me queda la menor duda de que es una opción que puede mejorar las condiciones de muchos pacientes, pero desde el punto de vista recreativo no estoy tan seguro de que la mayoría de los mexicanos tengan el deseo de consumir cannabis

Hasta el día de hoy el propio Senado elaboró un dictamen que contempla: permiso para sembrar cuatro plantas en casa, posesión de hasta 28 gramos, permisos para asociaciones de cannabis sin fines de lucro, la creación de un Instituto Mexicano para la Regulación del Cannabis y cuatro tipos de licencia para siembra, transformación, retail y exportación/importación. El límite para presentar una Ley sobre Cannabis será el 30 de Abril de 2020 y después tocará esta discusión a la Cámara de Diputados. En el mes de septiembre fui invitado, junto con un grupo de expertos canadienses al Senado de la República para compartir experiencias de esta industria en Canadá, después de diversas reuniones con decisores y “policymakers”, nuestras recomendaciones son las siguientes:

    • México no debe sobrerregular como otros países, sino establecer un balance entre regulación y desarrollo económico de este sector.
    • Se debe de establecer un mecanismo de promoción de inversión extranjera de empresas internacionales, bajo un modelo concesión o asociación que incluya pequeños productores.
    • Establecer un modelo de cadena de suministro eficaz para el acceso a productos de uso medicinal y recreativo.
    • Llevar a cabo un proyecto de transición incluyente, del mercado ilegal al legal en comunidades no violentas para su desarrollo social y en beneficio de pequeñas asociaciones.
    • Implementar un programa de acceso a la tecnología en invernaderos, equipos de extracción, aseguramiento de calidad y análisis de pruebas.
    • Certificar semillas y cepas exclusivas para México y sus características de sol, humedad, altura y precipitación.
    • Eliminar al cáñamo (hemp) de la lista de platas psicotrópicas y desarrollar una política agrícola especial para esta planta en Estados con potencial.
    • Definir a la brevedad, la regulación de productos cosméticos que llevan CBD y Hemp Oil, así como límites en THC.
    • Establecer un programa de certificación de trabajadores de esta industria.
    • Definir que enfermedades pueden ser tratadas con terapia de cannabinoides, con protocolos de investigación y desarrollo de guías de práctica clínica.
    • Regular la publicidad y el acceso a comestibles y bebidas.
    • Crear un consejo ciudadano independiente del gobierno que evalué y asesore las decisiones del gobierno en esta industria.
    • Legalizar en fases, no todo al mismo tiempo.
    • Finalmente, implementar transparencia y rendición de cuentas en el otorgamiento de permisos y licencias, así como en el origen de los recursos de los empresarios que participen en el sector.

    Jorge Rubio es Cannabis Entrepreneur & Advisor