El secretario general de la OEA carga contra Maduro en Toronto: “Es un dictador”

Luis Almagro participó en el Foro Global de Toronto, donde acusó al gobierno venezolano de “dar cobijo a grupos terroristas como Hizbulá, los iraníes, cárteles de la droga, el ELN o disidentes de la FARC”.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, en el Foro Global de Toronto. Foto: Lattin Magazine

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, criticó duramente este viernes en Toronto al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de quien dijo que “no es más que un dictador”. El régimen venezolano, añadió, es “una amenaza para la paz y la estabilidad de la región”.

Durante su intervención el Foro Global de Toronto, organizado por el Foro Económico Internacional de las Américas, Almagro acusó asimismo al gobierno de Venezuela de ” cobijar a grupos terroristas como Hizbulá, los iraníes, cárteles de la droga, el ELN [Ejército de Liberación Nacional de Colombia] o disidentes de la FARC [Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia]”. Esta situación, afirmó, hace “muy difícil” encontrar una salida negociada a la crisis que sufre actualmente el país caribeño.

En este sentido, el secretario general de la OEA indicó que Cuba, principal apoyo del régimen venezolano en la región, “es un obstáculo”. “Hay 22.000 cubanos en Venezuela, y eso hace la situación más complicada aún, ya que los cubanos no van a renunciar al petróleo que les envía Venezuela”, dijo.

“Cuba es un obstáculo, y los cubanos no van a renunciar al petróleo de Venezuela”

Con respecto a las negociaciones entre el régimen venezolano y la oposición, iniciadas en Oslo y continuadas, sin resultados aparentes, el pasado mes de julio en Barbados con la mediación de Noruega, Almagro señaló que el gobierno de Maduro “las usa para aliviar la presión internacional”. “Sería muy positivo si se produjera algún resultado, pero el régimen nunca ha tenido esa intención”, declaró.

Almagro negó, por otra parte, que haya habido intentos de sacar a Maduro del poder. “Esas acusaciones no tienen ninguna credibilidad”, dijo. “Lo que sí se ha intentado es restaurar la democracia en Venezuela, reestablecer los derechos humanos y acabar con la crisis humanitaria y migratoria”.

Intervención militar

Como ha señalado en otras ocasiones, Almagro no descartó por completo el recurso a la fuerza para provocar un cambio de régimen en Venezuela, si bien insistió en que una intervención militar no es posible a menos que se haga dentro del marco legal internacional. “Hay herramientas que no podemos ignorar, y tenemos la responsabilidad de proteger y de asegurar la ayuda humanitaria, pero dentro de la ley internacional”, dijo.

Preguntado sobre un posible doble rasero por parte la OEA a la hora de tratar la crisis de Venezuela, en comparación con la actitud de la organización hacia otros países de la región que pasan también por momentos políticos complicados, como Honduras o Nicaragua, Almagro indicó que se trata de casos muy distintos”. “Estamos preocupados por Nicaragua, pero la situación institucional es diferente a la de Venezuela, donde existe un gobierno ilegítimo”.

“La OEA no está para impulsar crisis en países. No quiero que Ortega se lance por el mismo acantilado que Maduro”, concluyó.