Todo a punto para el Festival de cine canadiense de Madrid

La segunda edición del Festival de cine canadiense de Madrid llega a la capital de España con más días de proyecciones, más películas y la participación de algunos de los directores y productores de las películas programadas.

La Cineteca de Madrid albergará las proyecciones del Festival. Foto: Festival de cine canadiense de Madrid

El festival de Cine Canadiense de Madrid se celebrará del 24 al 27 de enero en la Cineteca de Madrid. Tras una primera experiencia  celebrada el pasado año que tuvo un notable éxito de público, las organizadoras (María Aparicio, Carmen Mateos y Laura Marino, profesionales pertenecientes al campo de la cultura y la comunicación en la capital de España y vinculadas a Canadá), han redoblado la ambición para dar un notable salto en la cantidad de actividades programadas y, sobre todo, en su calidad.

La implicación de Air Canada, del prestigioso Festival de Cine de Montaña de Banff, y de los gobiernos de Canadá y Quebec, han permitido a las promotoras desarrollar nuevas ideas, ampliar los días de programación y permitirse el lujo de invitar a Madrid a algunos de los directores y productores de las películas seleccionadas.

En esta entrevista María Aparicio, una de las fundadores de Festival y profunda conocedora del cine canadiense, habla de los principales retos a los que se han enfrentado para preparar esta segunda edición y de las características más notables que definen a las producciones que forman parte de la programación. Lattin Magazine vuelve a ser uno de los medios oficiales del Festival.

Cartel con la programación de la segunda edición del Festival.

¿Cuáles son las principales novedades que presenta el Festival este año?

Este año el festival ha crecido considerablemente, dada la buena acogida del año pasado. Son más días de cine, más películas y sobre todo, tendremos el placer de recibir a varios equipos de las películas, como Luc Picard (director de “Les Rois Mongols”) o Katerine Lefrançois (productora de “Les Faux Tatouages”).

Además, este año hemos querido recibir nuevos formatos como la animación, para acercar el festival a un público más joven, o cortometrajes.

¿Qué criterios habéis seguido para seleccionar las películas programadas en esta edición?

Hemos querido seguir un poco la línea del año pasado: películas recientes, que abarquen diferentes provincias de Canadá, de diferentes idiomas (inglés, francés, lenguas indígenas) y diferentes formatos (ficción, documental, animación, cortos). Para nosotras era importante mostrar la diversidad que existe en el cine canadiense y la multiplicidad de producciones que se están creando en este país.

Da la sensación de que el Festival ha dado un gran salto respecto a la primera edición…

Eso es. Aunque continúa siendo un festival discreto y muy personal (las organizadoras lo hacemos en nuestro tiempo libre), este año hemos crecido en cuanto a contenido y visibilidad. Por ejemplo, nuestro trailer está presente en las pantallas gigantes de Callao, el centro neurálgico de la ciudad.

Cine Canadiense
La calle Callao, una de las principales arterias del centro de Madrid, ofrece información sobre el Festival de Cine Canadiense que se celebra este fin de semana. Foto: Festival de Cine Canadiense de Madrid

¿Cómo fue la reacción y acogida del público de Madrid en la primera edición?

Ha sido justamente la buena acogida del público y el gran interés que mostró lo que nos ha animado y nos ha permitido también crecer como festival. Sobre todo nos ha servido para demostrar que el público español tiene muchísima curiosidad por conocer un poco más este país desconocido y acercarse a la cultura y las gentes canadienses. 

 ¿Ha sido fácil la relación con las instituciones canadienses para que se impliquen en esta segunda edición?

Sin el apoyo institucional de la Embajada de Canadá y la Oficina de Québec en Barcelona este proyecto no hubiera sido posible. Además este año hemos tenido como patrocinador a Air Canada, lo cual nos ha permitido crecer en contenido y sobre todo, poder invitar a los equipos de las películas, cosa esencial para acercar el cine canadiense al público.

También ha sido un lujo poder hacer una colaboración con el Banff Mountain Film Festival, el famoso Festival de Cine de Montaña de esta localidad, que nos ha permitido traer varios cortos de su catálogo. 

¿Qué destacarías de las películas que se van a proyectar este año?

Nuevamente queda demostrado que el cine canadiense es amplio, diverso y de muy buena calidad.

Hemos querido traer desde películas que han circulado por festivales de todo el mundo como “Les Faux Tatouages” o “Les Rois Mongols”, a joyitas más discretas pero que han recibido varios premios internacionales como “Indian Horse”.

Nuevamente este año casi la mitad de las películas proyectadas están dirigidas por mujeres (“Venus”, “Chien de Garde, “All the time in the world”). No ha sido algo voluntario si no que refleja cómo en Canadá existe un apoyo para que las mujeres dirijan.

También vemos que en este país se produce mucho contenido LGTB y nos parecía importante reflejar esto con películas como “Venus” (sobre una mujer trans) y “Giant Little Ones” (sobre el despertar sexual de unos jóvenes).

¿Crees que puede ser el cine una vía de conocimiento mutuo entre Canadá y España?

Claro, el cine es una forma bastante sencilla y atractiva de conocer otras realidades. A través de lo que cuentan las película podemos entender la historia, la sociedad y la cultura de un país. Por ejemplo, este año tenemos la película “Les Rois Mongols”, sobre un momento sociopolítico muy interesante de Québec. También tenemos “Indian Horse”, que nos deja ver la realidad de las primeras naciones en Canadá. O el documental “All the Time in the World”, que nos adentra en el fascinante pero desconocido Yukon.

A través de estas historias que presentamos cada año, el público español se acerca un poco más al mundo de Canadá.

¿Qué os ha quedado pendiente de conseguir para esta edición?

Este año hemos conseguido invitar a dos equipos de las películas, pero sería interesante poder traer a más y que hubiese una mayor interacción entre cineastas canadienses y público español.

También nos gustaría seguir haciendo partnerships con otros festivales e instituciones canadienses (como por ejemplo el TIFF, ImagiNative, etc) para apoyarnos mutuamente y facilitar el traer contenido a España. Pero en general estamos muy contentas con lo que hemos conseguido hasta ahora y con el recibimiento que ha tenido el festival!