Entrada a la cueva bautizada provisionalmente como Sarlacc’s Pit, en el Parque Provincial de Wells Gray (Columbia Británica). Foto: Catherine Hickson / B.C. Ministry of Environment and Climate Change

Tiene al menos 135 metros de profundidad, se encuentra en un remoto valle de Columbia Británica y es la cueva más grande encontrada hasta ahora en Canadá. La entrada a la caverna, que ha sido bautizada provisionalmente como Sarlacc’s Pit (el hoyo de Sarlacc), fue descubierta el pasado mes de abril por un helicóptero del Ministerio de Medio Ambiente y Cambio Climático de la provincia, que estaba realizando un censo de caribús.

La cueva está situada, concretamente, en el noreste del Parque Provincial de Wells Gray. La geóloga Catherine Hickson, al frente de un equipo que realizó una expedición a la cueva en septiembre pasado, aseguró que el descubrimiento “abre un nuevo capítulo” en la historia de la espeleología canadiense. “Es absolutamente sorprendente”, dijo, en declaraciones recogidas por la agencia The Canadian Press.

Uno de los miembros del equipo, Lee Hollis, fue el único que descendió por la entrada de la cueva, llegando a bajar unos 80 metros. Antes de entrar, los investigadores estuvieron estudiando durante meses imágenes tomadas por satélite, así como las formaciones rocosas de la zona.

La entrada a la cueva tiene unos 100 metros de largo y 60 metros de ancho. La profundidad se calcula en al menos 135 metros, pero es difícil de determinar con exactitud, debido a la neblina y el vapor causados por una cascada.

Hickson explicó que la cueva tiene el tamaño aproximado de un campo de fútbol: “Piensa en un campo de fútbol, y ponlo en un extremo de la cueva hacia abajo”, indicó: “Es como un gigantesco agujero ovalado que desciende y desciende”.

El nombre provisional de Sarlacc’s Pit obedece a su supuesta similitud con la guarida de sarlacc, una criatura de la película El retorno del Jedi, de la saga de Star Wars. La cueva recibirá un nombre oficial tras consultarlo con las Primeras Naciones de la región.

Pese a que la cueva se encuentra en un área remota y cubierta de hielo y nieve la mayor parte del año, las autoridades mantienen en secreto de momento su localización exacta para preservar las características únicas del área.

Se cree que la cueva se formó bajo estructuras glaciares a lo largo de decenas de miles de años. La reducción de los glaciares como consecuencia del cambio climático y, en concreto, el deshielo de un glaciar cercano, podría ser la causa de que la entrada haya quedado ahora al aire libre, según explicó Hickson.

Los científicos esperan poder llevara a cabo una segunda expedición para el año 2020.