El ministro de Inmigración de Canadá, Ahmed Hussen

El ministro de Inmigración de Canadá, Ahmed Hussen. Foto: Bruce Reeve / Wikimedia Commons

Canadá recibirá 40.000 inmigrantes más en 2021 de los que tiene previsto aceptar aceptar este año, que serán 310.000, según ha avanzado el ministro de Inmigración, Ahmed Hussen. De este modo, el objetivo para los recién llegados a Canadá aumentará hasta 350.000, una cifra que representa casi el 1% de la población actual del país.

Las cifras se anunciaron este miércoles dentro del plan de niveles de inmigración multianual actualizado por el Gobierno. La gran mayoría de estos recién llegados se encuentran clasificados bajo programas económicos diseñados para abordar la escasez de habilidades y las brechas en el mercado laboral. Hussen ha asegurado que la inmigración económica es muy necesaria en áreas de todo el país que carecen de trabajadores y con población de avanzada edad. “En ciertas regiones la necesidad de trabajadores es enorme”, señaló.

El ministro defiende la necesidad de incrementar el número anual de inmigrantes porque a través de este plan “estamos logrando ser muy competitivos en el mercado global”, dijo. “Nos permite continuar presentando a Canadá como un país acogedor y posicionarnos para continuar siendo un líder en la atracción de habilidades”, añadió.

Varias asociaciones que defienden políticas de incremento de la inmigración, así como diferentes grupos económicos, habían pedido en reiteradas ocasiones aumentos más relevates en los números de inmigración de Canadá. El propio consejo asesor económico del Gobierno sugirió aceptar a 450.000 personas al año en un informe en 2016.

El ministro apuesta por un incremento gradual de las cifras de inmigrantes para que tanto los presupuestos del estado como los servicios de acogida tengan capacidad para resolver todas las necesidades básicas de los recién llegados.

Hussen reconoció, sin embargo, que su gobierno está adoptando un “enfoque moderado”, teniendo en cuenta la necesidad de garantizar que los recién llegados tengan acceso a servicios de asentamiento adecuados. “Necesitas poder alojarlos, necesitas poder ayudarles, necesitas poder brindar servicios de integración”, dijo.

El ministro apostó por un incremento gradual de las cifras de inmigrantes para que tanto los presupuestos del Estado como los servicios de acogida tengan capacidad para resolver todas las necesidades básicas de los recién llegados. “Se trata de un aumento gradual para que nuestro sistema de inmigración pueda procesar estas cosas, las comunidades puedan absorberlas y las asociaciones de inmigración locales puedan hacer su trabajo”, aseguró.

La cifra total de personas desplazadas en todo el mundo alcanzó el año pasado un récord de 68,5 millones. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha pedido a los países de todo el mundo que hagan más para ayudar a quienes son expulsados ​​de sus hogares por las guerras, la violencia y la persecución. En este sentido, Canadá planea aumentar gradualmente la cantidad de refugiados que aceptará bajo sus programas humanitarios, de reunificación familiar y de patrocinio de los 43.000 actuales a 51.700 para el año 2021.

Sin embargo, la mayor parte de las nuevas admisiones en virtud del plan de niveles de inmigración de Canadá (72%) se asignará a programas económicos en 2021. Hussen reconoció que se debe hacer más para ayudar a los refugiados en todo el mundo, y aseguró que su gobierno está “luchando todos los días” para aumentar el número de refugiados que admite Canadá.