La era Duque: el nacimiento de una nueva Colombia

Iván Duque es desde este domingo el nuevo presidente electo de Colombia tras ganar las elecciones presidenciales. El político, impulsado por el exmandatario Álvaro Uribe, se impuso en segunda vuelta ante el izquierdista Gustavo Petro con el 53,85% de los votos y una diferencia de más de 12 puntos. La periodista Luz Madroñero analiza en este artículo los desafíos ante los que deberá enfrentarse el joven presidente.

El candidato, impulsado por el exmandatario Álvaro Uribe, se impuso en segunda vuelta ante el izquierdista Gustavo Petro con el 54% de los votos y una diferencia de 12 puntos.

El resultado final de las elecciones en Colombia, en las que logró el triunfo el conservador Iván Duque, no sorprende. El país suramericano ha sido tradicionalmente de gobiernos de derecha o centro derecha. Lo que sí realmente sorprendió fue la alta votación que alcanzó el partido de la izquierda. Más de 8 millones de votos.

Es la primera vez que un partido de tendencia socialista logra un resultado tan grande, lo que convierte al partido de Gustavo Petro y de las fuerzas que lo apoyaron en una real oposición. Con lo cual no solo el presidente Duque tendrá la responsabilidad de gobernar para todo el país, tal y como se comprometió en su discurso post elecciones, sino que la oposición tendrá la obligación de ejercer un verdadero control político porque así lo decidieron 8 millones de colombianos.

Estas elecciones pasarán a la historia por muchos factores: fue la de menor abstención, pese a que muchos de los seguidores del profesor Sergio Fajardo, se abstuvieron de ir a las urnas por no sentirse representados por los candidatos que pasaron a la segunda vuelta.

Esto mismo llevó a otro hecho histórico, el del voto en blanco. Tal vez desde que se creó este mecanismo de protesta en la Constitución de 1991 no había sido tan protagónico.

Fueron varios los personajes de la vida nacional que hicieron un llamado al voto en blanco, pese a que para la segunda vuelta no tenía su valor real. Aun así, 800.000 personas prefirieron mantener su decisión de no apoyar a alguna de las dos posibilidades.

Otro hecho que vale la pena resaltar es que las elecciones se dieron en un contexto totalmente polarizado, lo que hizo que tal vez el voto de conciencia no estuviera presente en los electores, como sí lo estuvo el voto de opinión y tal vez por eso ganó Iván Duque, porque muchas personas votaron en contra de convertir a Colombia en otra Venezuela, que fue el temor de muchos votantes.

La falta de experiencia de Ivan Duque al enfrentarse a líderes políticos acostumbrados a otras formas muy diferentes de hacer política, le generará sin duda más de un mal rato.

Igualmente es digno de resaltar la desaparición de los partidos tradicionales. Llama la atención que tanto el partido conservador como el liberal hayan apoyado a Duque… ¿Dónde quedaron los alineamientos políticos y la esencia filosófica de estos dos partidos que son tan disímiles? O quizás la pregunta correcta es qué tiene Duque que logró reunir a liberales y conservadores.

Pese a que Duque tiene la mayoría del Congreso a su favor, esta vez hay una composición más pluralista, con mayor representatividad de fuerzas como la del ex alcalde de Bogotá Antanas Mockus, que fue elegido senador con la mayor votación.

Sin embargo, es importante anotar que el Presidente Electo no tendrá que esforzarse mucho pues, como ya se dijo, tiene la mayoría del legislativo a su favor.

Otro hecho que lleva a pensar que estamos frente a una nueva Colombia es que éste es el presidente más joven que ha tenido el país y el de menor recorrido político. Esto es un punto a favor porque su visión sobre las cosas puede ser diferente, pero así mismo estas dos características pueden jugar en su contra. La falta de pericia al enfrentarse a líderes políticos acostumbrados a otras formas muy diferentes de hacer política, le generará sin duda más de un mal rato.

Todos los aspectos de gobierno serán importantes, pero tal vez el que mayor atención generará, y no solo al interior de Colombia sino también de la comunidad internacional, será lo relacionado con el acuerdo de paz. Muchas de las personas que apoyaron su campaña quieren romper dicho acuerdo, lo cual realmente sería un error histórico que sin duda no sería apoyado por todos los países que han hecho un esfuerzo para apoyar a Colombia para salir de la guerra interna que tuvo por más de 50 años.

Duque en su discurso prometió no romperlo pero sí introducir algunos cambios unilateralmente. Esperemos que esos cambios realmente sean para mejorarlo. Una vez terminado el proceso electoral, lo mejor es que le vaya bien a Duque y todos tendremos que apoyarlo a él o a la oposición en su tarea de hacer control político, porque si le va bien al gobierno en definitiva al país le irá bien.

Independent journalist. For more than 15 years, Luz was responsible for the economic sector for some of Colombia’s biggest media outlets. She has held the position of Community Outreach and events coordinator at the Consulate General of Colombia in Toronto, press officer for the National Planning Department of Colombia, the Institute of Urban Development of Bogota and the Institute of Public Administration of Canada.