Canadá impone sanciones a Maduro y a otros 39 altos cargos venezolanos

Ottawa les acusa de desempeñar “un papel clave en socavar la seguridad, la estabilidad y la integridad de las instituciones democráticas de Venezuela”. Caracas responde calificando las medidas de “inamistosas y hostiles”, y asegurando que suponen “una violación” de la Carta de la Organización de Estados Americanos.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Foto: Presidencia de Venezuela

El Gobierno de Canadá anunció este viernes la imposición de sanciones económicas contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y otros altos cargos del régimen venezolano, a quienes Ottawa considera responsables del “deterioro de la democracia” en el país sudamericano. Según señaló el Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá, las sanciones tienen como objetivo “enviar un claro mensaje” acerca de que “su comportamiento antidemocrático tiene consecuencias”.

Las sanciones, según indica el Gobierno canadiense, han entrado en vigor de forma inmediata, y afectan a un total de 40 altos cargos y funcionarios venezolanos, encabezados por el propio Maduro. Consisten en la congelación de sus activos y la prohibición de que individuos en Canadá y canadienses fuera del país mantengan relaciones económicas con los sancionados, informa la agencia Efe.

En la lista de sancionados destacan, junto al presidente Maduro, los nombres del vicepresidente de la república, Tareck el Aissami; la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena; el ministro de Educación, Elías Jaua, o el fiscal general, Tarek Saab.

“Canadá no permanecerá en silencio mientras el Gobierno de Venezuela roba al pueblo sus derechos democráticos fundamentales”, señaló la ministra de Exteriores canadiense, Chrystia Freeland. “El anuncio de hoy subraya nuestro compromiso con la defensa de la democracia y los derechos humanos en todo el mundo. Canadá muestra su solidaridad con el pueblo de Venezuela mientras luchan por restaurar la democracia en su país”, agregó.

Según el Ministerio de Exteriores de Canadá, estos 40 individuos “han jugado un papel clave en socavar la seguridad, la estabilidad y la integridad de las instituciones democráticas de Venezuela”. “Estas acciones son la respuesta a la profundización por parte del Gobierno de Venezuela de [su] descenso a la dictadura. Al imponer sanciones al régimen de Maduro, Canadá demuestra su fuerte compromiso con el regreso de la democracia a Venezuela”, añade el Ministerio.


Encuesta: ¿Qué opinas de las sanciones de Canadá a Maduro y otros altos cargos de Venezuela?


“Inamistosas y hostiles”

La Cancillería de Venezuela, por su parte, reaccionó ante la imposición de estas sanciones calificando las medidas de “inamistosas y hostiles”, y asegurando que suponen “una violación” de la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA), organización a la que pertenecen ambos países.

“La República Bolivariana de Venezuela rechaza categóricamente la decisión del Gobierno de Canadá de pretender imponer ilegales sanciones sobre altos funcionarios del Estado venezolano, en flagrante violación de los propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, de la Carta de la OEA, del derecho internacional, y de las normas que deben regir las relaciones de amistad y cooperación entre los Estados”, indica el Ministerio de Exteriores de Venezuela en un comunicado.

“Venezuela denuncia ante la comunidad internacional estas medidas inamistosas y hostiles, las cuales vulneran, entre otros, el principio de no intervención en los asuntos internos de los Estados, y las cuales pretenden socavar la paz y la estabilidad social alcanzada en nuestra nación tras la conformación de la Asamblea Nacional Constituyente, así como los continuados esfuerzos adelantados por el Ejecutivo Nacional a favor del diálogo y el entendimiento político entre los distintos sectores que hacen vida en el país. Son medidas sancionatorias destinadas a minar los esfuerzos para entablar, con el apoyo y acompañamiento de miembros de la comunidad internacional, el diálogo entre el gobierno y la oposición venezolana”, añade.

“El fin de la agresión —sostiene— es desconocer las instituciones del Estado venezolano y continuar apoyando la violencia de los grupos extremistas que el propio gobierno de Canadá ha protegido y promovido en foros internacionales”.

Las sanciones, sin embargo, fueron aplaudidas por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien las consideró un “instrumento de defensa de la democracia”. “Sanciones contra dictadores son instrumento de defensa de DDHH (derechos humanos) y democracia en #Venezuela”, escribió Almagro en su cuenta de Twitter, con un enlace al comunicado del Gobierno canadiense.

Muchos expertos, no obstante, coinciden en señalar que las medidas adoptadas de forma individual contra miembros del régimen de Maduro apenas tienen impacto real, y que la única manera de provocar un cambio político es aplicando sanciones económicas generales. Otros, sin embargo, destacan el sufrimiento que esta última opción puede suponer para la población.

Corte Penal Internacional

Canadá es uno de los países firmantes de la Declaración de Lima, que trata de reconducir la actual crisis política en Venezuela. Según informa Reuters, un alto cargo del Gobierno canadiense ha asegurado que la ministra de Exteriores, Chrystia Freeland, tiene intención de mantener una reunión con los representantes de este grupo en los próximos 60 días.

La ministra de Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland. Foto: A. Guibord (cc)

El pasado jueves, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, aseguró que creía que existe aún la posibilidad de encontrar “una solución política” a la crisis de Venezuela. “Es una situación insostenible. La violencia tiene que acabar, estamos intentando ayudar”, dijo.

Una semana antes, el día 15, el Gobierno canadiense había valorado positivamente la creación de un panel de expertos independientes en la OEA para determinar si se debe llevar o no al Gobierno venezolano ante la Corte Penal Internacional por “crímenes contra la humanidad”.

“Esta iniciativa representa una contribución crítica por parte de la OEA para defender la justicia y los derechos humanos del pueblo de Venezuela”, indicó entonces en un comunicado la ministra de Exteriores de Canadá, quien dijo sentirse “profundamente preocupada por las serias violaciones de los derechos humanos en Venezuela”.

Freeland explicó asimismo que está “trabajando activamente con socios internacionales para restaurar la democracia y proteger los derechos humanos” en el país.

Tras los pasos de EE UU

La decisión del Ejecutivo canadiense tiene como precedente otro paquete de medidas contra el Gobierno venezolano  aprobado por Estados Unidos en el mes de agosto, que incluye la prohibición de establecer nuevas negociaciones con Venezuela.

De momento, no obstante, Ottawa está lejos del tono mucho más beligerante utilizado por el presidente estadounidense, Donald Trump, quien en su primer discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas advirtió el miércoles de que Washington se reserva el derecho de tomar nuevas medias contra la “dictadura socialista” que lidera Nicolás Maduro, con el fin de “restaurar la democracia”.

Trump aseguró que el Gobierno venezolano “ha infligido un dolor y un sufrimiento terribles” a su propia ciudadanía. “Este régimen corrupto destruye una nación próspera imponiendo una ideología fallida, que ha producido pobreza y miseria en todos los sitios donde se ha probado”, añadió.

“El pueblo de Venezuela se muere de hambre y el país se viene abajo, al tiempo que las instituciones democráticas han sido destruidas”, sentenció Trump.

Los sancionados

El listado completo de los altos cargos venezolanos sancionados por Ottawa este viernes, según informa el Gobierno canadiense en su página web:

– Nicolás Maduro Moros
– Tibisay Lucena Ramírez
– Elías José Jaua Milano
– Tareck Zaidan El Aissami Maddah
– Tarek Willians Saab Halabi
– Néstor Luis Reverol Torres
– Roy Antonio María Chaderton Matos
– María Iris Varela Rangel
– Pedro Miguel Carreño Escobar
– Diosdado Cabello Rondón
– Susana Virgina Barreiros Rodríguez
– Freddy Alirio Bernal Rosales
– Delcy Eloína Rodríguez Gómez
– Tania D’Amelio Cardiet
– Aristóbulo Isturíz Almeida
– Jorge Jésus Rodríguez Gómez
– Francisco José AMeliach Orta
– Carlos Alfredo Pérez Ampueda
– Sergio José Rivero Marcano
– Jesús Rafael Suárez Chourio
– Carmen Teresa Meléndez Rivas
– Bladimir Humberto Lugo Armas
– Gustavo Enrique González López
– Elvis Eduardo Hidrobo AMoroso
– Remigio Ceballos Ichaso
– Antonio José Benavides Torres
– Hermann Eduardo Escarrá Malavé
– Sandra Oblitas Ruzza
– Socorro Elizabeth Hernández Hernández
– Maikel José Moreno Pérez
– Gladys Maria Gutiérrez Alvarado
– Juan José Mendoza Jover
– Luis Fernando Damiani Bustillos
– Lourdes Benicia Suárez Anderson
– Carmen Auxiliadora ZUleta De Merchán
– Arcadio de Jesús Delgado Rosales
– Calixto Antonio Ortega Ríos
– Andrés Eloy Méndez González
– Manuel Enrique Galindo Ballesteros
– Vladimir Padrino López