Razor Suleman es el fundador y CEO de Elevate Toronto, la gran conferencia sobre nuevas tecnologías, emprendimiento y diversidad que se ha celebrado en Toronto por primera vez este mes de septiembre. Foto: Elevate Toronto

El futuro de Toronto como centro mundial para empresas de tecnología es prometedor y diverso, y estará impulsado por la colaboración entre emprendedores y compañías. Ésta es la principal conclusión extraída de la primera edición de Elevate Toronto, la gran conferencia mundial celebrada en Toronto entre el 12 y el 14 de septiembre para analizar el ecosistema tecnológico y de innovación así como sus principales desafíos. Durante dos días se habló con especial intensidad de cultura empresarial, diversidad, Inteligencia Artificial, fintech y blockchain (cadena de bloques), conceptos que han asumido un protagonismo principal cuando se habla de startups y del futuro tecnológico.

A lo largo del festival, varios expertos ofrecieron una mirada más cercana al trabajo pionero que Toronto viene desarrollando en estos campos así como en la tecnología emergente.

“Imagínese si pudiéramos conectarnos en esta ciudad, en este país, en este planeta con un tipo de vasta red nueva y un libro de contabilidad hecho de vidrio, aire y electrones. Un lugar donde podríamos negociar, hacer transacciones, crear valor y construir la prosperidad de una manera mejor distribuida”, desafió a la audiencia Don Tapscott, una autoridad en el campo de la tecnología y sus impactos en la sociedad, cofundador del nuevo Blockchain Research Institute y autor de 16 libros. Reflexiones de este tipo, que mezclan predicciones de futuro con cierta incertidumbre sobre de qué modo la inteligencia artificial va a transformar el mundo, se escucharon en Elevate Toronto durante largas y dinámicas sesiones compartidas por un público mayoritariamente joven.

Estas son las 10 principales ideas y predicciones que en Lattin Magazine hemos extraído de esta primera edición.

El nuevo “Internet de valor”

Hasta ahora Internet ha tenido un gran impulso debido a la necesidad de información. Don Tapscott cree que el futuro reside en blockchain y en el internet de valor, otro de los nuevos conceptos que protagonizaron las sesiones. “Tenemos una riqueza creciente y una prosperidad decreciente. La economía está creciendo, y la clase media se está encogiendo. ¿Qué pasaría si no hubiera solo Internet de información; ¿qué pasaría si hubiera un internet de valor?”, preguntó.

Tapscott propone que creemos un libro de contabilidad distribuido globalmente que almacene, gestione y trate todo lo que sea de valor de una manera segura y privada. “¿Y si hubiera un medio digital nativo para el valor, al igual que ahora lo tenemos para la información, que pudiera hacer todo eso? Bueno, pues ya tenemos la respuesta: se llama blockchains “, dijo.

Los desafíos a los que se enfrente el Fintech

Peter Tilton, SVP (senior vice-president) de digital en RBC, señaló que eventos como Elevate Toronto son un primer paso para explorar el paisaje en constante evolución en el ámbito del FinTech.

“Desde el punto de vista tecnológico, los bancos están tratando de hacer de 100 a 200 cosas, y por lo general no están haciendo estas cosas bien. FinTech generalmente hace una cosa y lo hace bien”, argumentó. “Hay un elevado número de opciones para hacer pero se trata de elegir la correcta, se trata de explorar las mejores opciones”.

Ya no es tiempo para Silicon Valley, es tiempo para Toronto

Para Tapscott, Canadá es el líder emergente en esta nueva era de transformación tecnológica. “Ya no es Silicon Valley”, defendió. “Internet está entrando en una segunda era; esto producirá los mayores cambios en los servicios financieros desde la creación de los bancos”, dijo. “Si hacemos esto bien, podremos posicionar a Canadá como líder global, no sólo en los servicios financieros, sino en la construcción de una economía de la innovación del siglo XXI”. En este sentido recordó otros importantes activos que tiene Canadá para una competencia global como su gran sistema de incubadoras y un gobierno estable y comprometido con la innovación.

Valerie Swatkow esvice presidenta ejecutiva y de desarrollo de negocios en Costee. Foto: Elevate Toronto

En este sentido, Valerie Swatkow, vice presidenta ejecutiva y de desarrollo de negocios en la agencia de marketing Cossete, aseguró que “creo firmemente en el potencial de nuestras comunidades de tecnología e innovación, lo tenemos todo aquí y poder desarrollar este potencial lo es todo, las ideas no tienen fronteras, son el poderoso motor que puede cambiarte como individuo, organización y comunidad global”.


La fragilidad de nuestra identidad en la era digital

Los expertos destacaron el hecho de que todos estamos dejando un rastro digital a medida que avanzamos en la vida. Ésta es una gran novedad respecto al siglo anterior y a veces no somos conscientes de ello en la medida en que interactuamos en redes sociales sin una consciencia pública. Nuestras identidades se traducen en datos y ya no podemos usar estos datos para administrar o monetizar nuestras vidas.

“Tenemos que recuperar nuestras identidades para que podamos manejarlas de manera responsable y beneficiarnos de ellas”, dijo Tapscott. “Hay proyectos en curso ahora mismo para crear una identidad virtual en blockchain. Está en una caja negra y tú la tienes, serás su verdadero propietario. Esta caja barrera todos estos datos y creará una nueva identidad más rica y selectiva”.

Diferentes escenarios de confianza

Tapscott y su hijo, Alex, también han comenzado a estudiar la naturaleza en un intento por comprender mejor la confianza distribuida en el campo de los negocios. Los paralelismos que han encontrado entre un ecosistema natural y uno de negocios son asombrosos como metáfora de los nuevos tiempos. Han estudiado el comportamiento de los estorninos. “Cuando están en un grupo, se reúnen entre murmuraciones. El poder colectivo de estas aves los protege del halcón”, dijo. “Cuando llega el momento la magia sucede. Hay liderazgo, pero no hay un solo líder “.

Tapscott ve esto como una metáfora aplicable a las funciones de blockchain. Al igual que los pájaros, blockchain (cadena de bloques) está muy distribuido, hay una colaboración masiva, hay reglas, y lo más importante es que hay una gran dependencia.”Esta murmuración funciona como si los intereses del pájaro individual estuvieran conectados con el interés de la murmuración grupal, y como tal tiene una gran integridad”, explicó.

La asistencia a las conferencias y paneles fue masiva en todas las sedes donde se celebró el evento. Foto: Elevate Toronto

La innovación es una cultura, no un título

Mathili Mavinkurke, cofundador y CEO de Sightline Innovation, puso el acento en la innovación, que a menudo se pasa por alto en muchas empresas: “La innovación tiene que infiltrarse en la organización a todos los niveles. No se puede simplemente contratar a un “jefe de innovación” o celebrar una reunión de innovación “, y esperar que se pegue en el resto del equipo.

La innovación comienza cuando los empleados de todos los niveles de la organización son recompensados por adoptar flujos de trabajo ágiles y tomar riesgos creativos y calculados con resultados medibles. Cuanto más grande es una organización, más difícil es lograr su implementación. Sin embargo, Ben Yoskovitz, socio fundador de Highline BETA, explicó que “las grandes empresas están por ahí porque” ganaron “en algún momento”. El reto, continuó, es innovar continuamente y seguir promoviendo esa innovación a todos los niveles de empresa “porque un jefe de innovación no puede hacer esto solo”, concluyó.

El futuro del trabajo

En su presentación Geoffrey Hinton, uno de los pioneros de la Inteligencia Artificial en Canadá, aludió a las aplicaciones potenciales que ya tiene en la vida diaria, incluyendo la construcción de máquinas que pueden diagnosticar mejor que los médicos, y las aplicaciones de imágenes médicas que pueden interpretar los datos mejor que los radiólogos. Es comprensible que muchas personas tengan inquietudes sobre cómo la IA afectará a la fuerza laboral, señaló, ya que desplaza a los trabajadores amenazados por la automatización.

Gary Bolles, que estudia el futuro del trabajo en Singularity University, un “think tank” de Silicon Valley que ofrece programas educativos y una incubadora de empresas, defendió que la Inteligencia Artificial debe ser utilizada como una herramienta para el “crecimiento versus la automatización”. “Es comprensible que se automaticen ciertas tareas que venían realizando los seres humanos”, dijo Bolles. “Pero el desafío de ese modelo, que a menudo está impulsado por inversores de riesgo, es que tiende a necesitar encontrar problemas que son realmente grandes problemas. ¿Cómo pensamos sobre el aumento de habilidades y cómo encontramos nuevas actividades para compensar esos trabajos que se pierden?”, se preguntó.

La cultura no es una mesa de ping pong sino una clave para el crecimiento

Los ingresos pueden ser clave para el crecimiento, pero también lo es construir y escalar un excelente equipo. De hecho, un hilo conductor que pasó por casi todas las presentaciones fue la necesidad de construir un gran equipo, nutrir la cultura empresarial y entrenar a grandes líderes y gerentes para escalar ese equipo a medida que la compañía crece.

Johnathan y Melissa Nightingale, los fundadores de la empresa de formación de gestión Raw Signal Group y los autores de “How F*cked Up Is Your Management”, hablaron junto a la directora de operaciones de Borrowell, Eva Wong sobre por qué esta cultura de equipo es tan importante.

Resaltaron que la cultura no se trata de mesas de ping pong o barriles de cerveza los viernes; sino de las expectativas de las empresas para establecer los mecanismos por los que los miembros de un equipo deben relacionarse entre sí. El dúo dijo que es clave mantener una posición inflexible respecto a este objetivo. Señalaron que la cultura de empresa es como un río que constantemente cambia y fluye, por lo que no puede estar apegado a la cultura que tenía cuando la compañía era mas pequeña.

Los tres ingredientes clave para construir equipos ganadores

Detrás de cada fundador hay un gran equipo. Así lo afirmó Michael Hyatt, de la empresa de ciber-seguridad BlueCat, que señaló con ironía que cada error que cometió fue contratar, y todo lo bueno que hizo fue contratar. Janet Bannister, socio de Real Ventures, habló acerca de cómo construir equipos ganadores, dividiéndolo en tres ingredientes clave.

En primer lugar, establecer una visión clara y aspiracional. Bannister recordó que cuando trabajaba en eBay bajo la entonces CEO Meg Whitman, hablaba constantemente de cómo eBay cambiaba la vida de las personas y hacía que la gente se sintiera parte de algo más grande que ellos.

Siri Agrell, del Ayuntamiento de Toronto,, habló sobre la diversidad como una de las principales fortalezas del ecosistema empresarial de Canadá. Foto: Elevate Toronto

El segundo ingrediente es la diversidad, que ha sido un tema central en Elevate Toronto. Bannister destacó que la diversidad es algo más que el género, se trata también de tener una mezcla de introvertidos y extrovertidos, personas orientadas al detalle y grandes pensadores. Se trata de la diversidad de pensamiento y de reunir diferentes perspectivas. Finalmente apuntó que el tercer ingrediente es la relación entre los miembros del equipo. Dijo que la creación de una cultura donde la gente no piense en sí mismo en primer lugar sino que piense en el equipo es la clave del éxito.

Siri Agrell, del Ayuntamiento de Toronto, sostuvo durante el panel sobre la diversidad que ésta “es importante porque hay más mujeres en este país que hombres. No todo el mundo es blanco, heterosexual, masculino o capaz. Si no tomas en serio esas voces, ¿cómo vas a diferenciarte de los demás? Negar la inclusión niega la oportunidad. Se trata de empujar y desafiar las expectativas”.

La resiliencia es la clave del crecimiento

Al tratar del nacimiento y crecimiento de una empresa todos los ponentes reconocieron que se trata de un camino lento, constante y frustrante hacia el éxito. Michael Hyatt, que ha vendido dos negocios por un total combinado de 500 millones de dólares, dijo que a pesar de que él ha tenido una carrera empresarial exitosa, “no es brillante tener éxito, solo requiere presentarse día tras día”.

El empresario afirmó que “el crecimiento y el éxito no son nada más que una marcha consistente de 20 millas”. Habló sobre la agregación de ganancias marginales y cómo un emprendedor no debería buscar grandes triunfos sino un crecimiento sostenido. Varios otros fundadores de éxito, como Alex Barrotti de la compañía canadiense de software TouchBistro, coincidieron en señalar que lograr el primer cliente o ese primer millón de ventas no es fácil, y se necesita resistencia para poder hacer crecer una empresa.

Anthony Lacavera, fundador y presidente de Globalive Capital, un capital de riesgo con sede en Toronto. Foto: Elevate Toronto

Precisamente sobre esta necesidad de persistencia y confianza habló Anthony Lacavera, fundador y presidente de Globalive Capital, un capital de riesgo con sede en Toronto, pero aportando una clave nacional y de identidad. “Los canadienses no se dan crédito suficiente cuando inventan algo o desarrollan una nueva idea. Hay falta de confianza.Todos tenemos una obligación como ciudadanos para asegurarnos de que vamos a evitar en el futuro la fuga de valor económico a hacia otras potencias extranjeras”, señaló.