Toronto se sitúa como el quinto centro líder de fintech en el mundo y el cuarto centro de fintech con mayor previsión de crecimiento, por delante de Singapur y Hong Kong.

Canadá sigue siendo uno de los mercados más atractivos para el desarrollo de la tecnología financiera, o fintech, como se conoce popularmente. Se trata de uno de los sectores de mayor crecimiento y dinamismo, y donde los inversores están mostrando mayor interés. La inversión en Canadá se mantuvo sólida en el tercer trimestre de 2017 y todo apunta a que al final del primer semestre de 2018 los resultados seguirán mostrando una tendencia favorable. Según el informe sobre inversión global en tecnología financiera publicado por KPMG International,  la actividad de inversión directa de fintech en Canadá fue de 312 millones de dólares durante el último tramo del pasado año, destacando el gran comportamiento del sector en Toronto, que se ha convertido en el mercado más importante de Canadá y uno de los más interesantes de América del Norte.

Toronto está considerado el cuarto centro de excelencia del mundo en el ámbito del fintech (aquellas empresas que utilizan las tecnologías de la información y la comunicación para crear y/o ofrecer servicios financieros de forma más eficaz y menos costosa). El estudio realizado por Z/Yen Group, el mismo organismo encargado de elaborar el Global Financial Centres Index (GFCI), ubicaba a Toronto como el quinto centro líder de fintech en el mundo y el cuarto centro de fintech con mayor previsión de crecimiento, por delante de Singapur y Hong Kong.

Ontario está abriendo algunas de sus reglamentaciones para dar a las startups financieras más oportunidades para probar nuevos productos y servicios en un intento por impulsar el sector de tecnología financiera de rápido crecimiento.

El ministro de Finanzas, Charles Sousa, presentó a finales de año su estrategia que, según sus previsiones, va a crear un conjunto de reglas que eximirá a las empresas de algunos requisitos para que puedan experimentar con nuevos modelos de negocios y productos. También incluye la creación de una agencia conocida como Ontario FinTech Accelerator Office, que ayudará a las startups a establecerse en el país. Lo cierto es que  cada vez es mayor el número de residentes de Ontario que se alejan de las instituciones financieras tradicionales para ofrecer servicios en línea que ofrecen desde consejos de inversión hasta criptomonedas como Bitcoin. Es un mercado emergente en el que están empezando a desembarcar también las grandes entidades financieras, conscientes de que el pastel está creciendo y se está repartiendo de una manera más diversa.

Un sector tecnológico fuerte, un sistema financiero resiliente, un grupo de talentos con gran dinamismo y bajos costos comerciales colocan a Toronto en el mapa global de fintech. No solo la ciudad presume de albergar la sede de los principales bancos canadienses, sino que también es la casa de tres de los sesenta fondos de pensiones más importantes del mundo y siete de los mayores administradores de fondos de cobertura mundiales. Las cifras son abrumadoras. Se espera que al final de este año el sector financiero en Canadá habrá desembolsado 15.000 millones de dólares en inversión tecnológica. Toronto es el segundo centro financiero más grande de América del Norte después de Nueva York, alberga alrededor de 12.000 firmas financieras y emplea a más de 360.000 personas. Desde 2010, Canadá ha visto como más de 200 startups de fintech acumulan más de 500 millones de dólares en financiación. En este selecto y reputado grupo se encuentran compañías de referencia mundial como WealthSimpleSecureKey y League.

Canadá ha sido reconocido en diversas ocasiones como uno de los mejores mercados para construir y testear innovadoras soluciones de fintech.

La Alianza de Servicios Financieros de Toronto (Toronto Financial Services Alliance), aportó en su último informe una serie de datos que refuerzan la importancia de la capital de Ontario como centro de referencia para fintech: con el 50% de los 60.000 empleados registrados en este sector, el área de Toronto ofrece una de las fuerzas laborales con mayor cualificación entre los países más desarrollados. TFSA también hace hincapié en las características de Toronto como la capital de la industria de servicios financieros de Canadá, poniendo el acento en algunas cifras que ilustran su creciente importancia. El área de Toronto (Greater Toronto Area) es también la sede canadiense de algunas de las principales empresas de telecomunicaciones y operadores inalámbricas del mundo, como Cisco, Ericsson y Alcatel, y de compañías líderes en software y análisis de datos como HP, IBM y Microsoft.

Canadá ha sido reconocido en diversas ocasiones como uno de los mejores mercados para construir y testear innovadoras soluciones de fintech y la provincia de Ontario, en particular, ofrece una de las más altas concentraciones de empresas de tecnología fuera de Silicon Valley, en parte por los costos más baratos y por el dinamismo del corredor Toronto-Waterloo, que junto a las numerosas universidades de la región, representa una fuente inagotable de nuevos ingenieros y desarrolladores. Este nuevo contexto está generando interesantes sinergias que se dirigen en varios sentidos. Los canadienses han sido los primeros en adoptar la tecnología de pagos móviles gracias a una tasa de adopción del 76% de teléfonos inteligentes, que se espera llegue al 90% en 2020. Casi el 30% de los usuarios de teléfonos inteligentes los utilizan para pagos.

Entre 2014 y 2016 se registró un aumento del 20% en el número de consumidores que utilizan aplicaciones bancarias para verificar sus cuentas. Canadian Payments Forecast estima que el mercado total de pagos en Canadá tuvo un valor de 20.900 millones en transacciones comerciales y de consumidores por valor de más de 8,9 billones de dólares en 2015. Según Moneris, el procesador de pagos de crédito y débito más grande de Canadá, el 85% de sus clientes tienen terminales compatibles que aceptan pagos a través de tarjetas de débito sin contacto, tarjetas de crédito y aplicaciones móviles como Apple Pay. A finales de año, la billetera móvil de Google, pago con Android, se lanzó en Canadá en asociación con los principales bancos y permite a los usuarios pagar a través de sus teléfonos inteligentes. El vicepresidente de productos de pago de Google, Pali Bhat, lo expresó muy bien cuando dijo que “Canadá es uno de los países más avanzados en términos de disponibilidad de pagos móviles en todo el mundo”.