La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, saluda al secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, en Toronto.

El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, señaló este lunes que hay una probabilidad del 80% de que los socios que renegocian el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) lleguen a un acuerdo “a más tardar la primera semana de mayo”.

“Hay una altísima probabilidad. Va a depender mucho de la flexibilidad”, afirmó en entrevista con Televisa el ministro, quien sostuvo que México, Estados Unidos y Canadá están a “semanas” de cerrar la renegociación.

Guajardo señaló que, si EE UU no logra “amarrar” un acuerdo a más tardar para la primera semana de mayo, ello “no le permitiría llevar este acuerdo a voto con el actual Congreso”.

El presidente Donald Trump indicó el lunes que se está “bastante cerca” de alcanzar un acuerdo sobre el TLCAN. “Tenemos la oportunidad de alcanzar un acuerdo (…) Pero si no tenemos el acuerdo adecuado, le pondremos fin”, agregó en un encuentro con su gabinete en la Casa Blanca.

El secretario mexicano explicó que los tres países han alcanzado un proceso de negociación “permanente” y la existencia de otra ronda, como las siete que ya se han celebrado, es “realmente irrelevante”.

“Ahora ya no tiene sentido la siguiente, porque literalmente nos fuimos los tres ministros a Washington e hicimos (reuniones) bilaterales, trilaterales, establecimos lineamientos para el avance”, y se quedó un equipo técnico en la capital estadounidense que permanece en estos momentos.

Ante la pregunta de si a estas alturas la renegociación del tratado, en vigor desde 1994, se puede caer, el secretario refirió que “en este ambiente que estamos viviendo todos los días, no puedes asegurar absolutamente nada”.

Hizo referencia a los tuits de Trump, que suponen un “factor impredecible” en las políticas públicas, pero precisó que los negociadores comerciales estadounidenses “conocen muy bien lo que es posible y no es posible”, y tienen la capacidad de comentar con el mandatario sus opiniones y de que los escuchen.

En cuanto a los puntos más delicados de la renegociación, mencionó el sector automotriz, donde ahora Estados Unidos ha pasado de “exigir 50 por ciento de contenido estadounidense y 85 por ciento de contenido regional” a hablar de “una zona de alto salario”.

Se está analizando esta propuesta de EE UU, pero ese país —remarcó Guajardo— “tiene que llegar a un acuerdo con sus propias empresas”. En este sentido quiso cuestionar: “¿Cómo vas a vender una solución que no tiene el respaldo de los integrantes de la industria?”.