La organización global “Fight for $15¨ ha encabezado las campañas en todo el mundo para lograr un salario digno para los trabajadores más desfavorecidos.

La última encuesta realizada por el Instituto Angus Reid de estudios demoscópicos muestra que 6 de cada 10 ciudadanos de Ontario apoyan el incremento del salario mínimo a 15 dólares la hora, medida que fue aprobada el pasado mes de noviembre y que entrará en vigor de forma escalonada a principios del nuevo año. El 1 de enero de 2018 saltará de 11.60 dólares a 14 dólares por hora, y aumentará de nuevo a 15 dólares el 1 de enero de 2019. La nueva ley es especialmente popular entre los residentes de entre 18 y 34 años. Casi cuatro de cada diez (38%) dicen que “lo apoyan firmemente”, en comparación con el 23% o menos entre otros grupos de edad. Dos tercios de las mujeres de Ontario (67%) están a favor de la medida, mientras que una mayoría más pequeña de los hombres (53%) dicen lo mismo.

La opinión sobre esta cuestión también varía según las posiciones políticas: quienes votaron por los liberales o el Nuevo Partido Democrático en las elecciones de 2014 apoyan abrumadoramente un aumento del salario mínimo, mientras que aquellos que votaron por el Partido Conservador tienden a oponerse (51% lo hace, frente al 40% que ve con buenos ojos este incremento. )

Se estima que una cuarta parte de la fuerza laboral de Ontario -alrededor de 1.6 millones de trabajadores- gana en la actualidad menos de 15 dólares por hora, lo que significa que un número considerable de residentes de Ontario verá incrementados sus ingresos a partir del mes de enero .

Aproximadamente seis de cada diez (61%) de los que viven en hogares que ganan menos de 50.000 dólares anuales dicen apoyar el aumento salarial, una cifra idéntica al promedio de toda la provincia. El apoyo aumenta levemente entre aquellos con ingresos familiares entre 50,000 y 100,000 dólares, y disminuye entre los hogares más ricos, como se ve en el siguiente gráfico:

La opinión sobre el plan de salario mínimo también varía según la edad y el género, aunque de diferentes maneras. Los miembros de la generación “millenial” -aquellos entre 18-34 en esta encuesta- no son mucho más propensos que la media general a apoyar la ley, lo hacen en un 63%. Sin embargo, la tendencia de intención muestra que son mas propensos a incrementar su apoyo en un futuro.

La idea de un salario mínimo de 15 dólares a la hora ha sido defendida por políticos y activistas de izquierda y centro durante años a nivel global. Fundada en 2012, la organización “Fight for $15” mantiene una activa campaña en todo el mundo para dignificar el salario de los trabajadores con menos recursos.

En Canadá el salario mínimo de 15 dólares ha sido tradicionalmente una prioridad de política del NDP. El gobierno del NDP de Alberta aprobó una ley en septiembre de 2016 por la que se aumentará a 15 dólares por hora en octubre de 2018. El apoyo de la primera ministra de Ontario, Kathleen Wynne al salario mínimo de 15 dólares representa un cambio notable en la posición de su partido, aunque coincide con la posición mayoritaria de sus votantes. Casi tres cuartos (74%) de los que votaron por los liberales en las elecciones provinciales de 2014 dicen que apoyan la propuesta del gobierno, al igual que 7 de 10 de los que apoyaron a los nuevos demócratas (69%).

Los que apoyaron a los conservadores en las últimas elecciones están más divididos que los votantes liberales y del NDP. Un poco más de la mitad (51%) se opone al cambio mientras que una minoría sustancial (40%) lo respalda.