Por Lex Gill y Cara Zwibel
Publicado bajo licencia Creative Commons en openDemocracy

Investigadores y periodistas han comenzado a revelar hasta qué punto los activistas y organizaciones indígenas en Canadá están sujetos a la vigilancia de la policía, el ejército, las agencias de inteligencia de seguridad nacional y otros organismos gubernamentales. Si bien las agencias de seguridad desde hace mucho buscan más allá de las amenazas de seguridad nacional “tradicionales” y enfocan en los activistas, incluso ante la ausencia de evidencia que vincule a estas personas u organizaciones con cualquier actividad delictiva violenta, esta realidad es cada vez más objeto de escrutinio mediático y público. Como escribieron Jeffrey Monaghan y Kevin Walby, el lenguaje de los “extremistas aborígenes y de múltiples problemas” en el discurso de seguridad desdibuja la línea entre las amenazas a la seguridad nacional, los asuntos de la aplicación de la ley ordinaria y la defensa legal y democrática.

En este artículo, resumimos algo de lo que se sabe sobre las prácticas de vigilancia empleadas para vigilar a los líderes y activistas indígenas, y describimos su impacto en los derechos humanos y las libertades reconocidas internacionalmente y protegidas por la Carta.

Las naciones y pueblos indígenas han surgido, en todo el mundo, como defensores vocales de la tierra y el agua, organizándose para proteger territorios y formas de vida ancestrales. En Canadá, si bien los derechos de los aborígenes y de los tratados están reconocidos y ratificados constitucionalmente, la interpretación de esos derechos es muy controvertida y un asunto frecuente en el tribunal superior del país. Activistas y organizaciones indígenas en Canadá han liderado la resistencia popular al desarrollo de nuevos oleoductos y gasoductos, represas hidroeléctricas, operaciones mineras y otras industrias extractivas que tienen un impacto ambiental significativo y que frecuentemente invaden territorios indígenas.

Esta resistencia – con tácticas que van desde protestas pacíficas y litigios estratégicos hasta el establecimiento de campos de acción y bloqueos creativos – a menudo ha recibido una enérgica respuesta policial. A través de una investigación diligente e informes de investigación, también ha surgido un patrón de vigilancia extensa de estas actividades, que implica a las fuerzas del orden público, las agencias de inteligencia y muchos otros organismos gubernamentales.

Tanto la libertad de expresión como el derecho de reunión están garantizadas por la Carta Canadiense de los Derechos y las Libertades, que forma parte de la constitución canadiense. También está garantizada la libertad de registro e incautación irracionales, que brinda protección constitucional a la privacidad. La ley reconoce ciertos límites a estos derechos, siempre que promuevan un objetivo gubernamental convincente y sean proporcionales a ese objetivo. Sin embargo, el patrón de vigilancia contra activistas y organizaciones indígenas que surgió en Canadá claramente puede caracterizarse como desproporcionado y alienante, sin evidencia de que sea necesario. Aunque estas operaciones son intrínsecamente encubiertas, activistas indígenas, investigadores y defensores de los derechos humanos han comenzado, en gran parte a través de solicitudes de acceso a la información, a armar una imagen más clara de las formas en que se lleva a cabo esta vigilancia. A continuación, discutimos la vigilancia de líderes individuales, la vigilancia de comunidades y movimientos, y cómo las agencias y departamentos que reúnen información la usan y comparten.

Vigilancia de líderes indígenas

Las agencias gubernamentales se han involucrado en actividades de vigilancia y recolección de información centradas en líderes y activistas indígenas. Tomemos, por ejemplo, el caso de la Dra. Cindy Blackstock, activista de Gitksan para el bienestar infantil, directora ejecutiva de la Sociedad de Atención a Niños y Familias de las Primeras Naciones de Canadá y profesora de Trabajo Social en la Universidad McGill. La organización de la Dra. Blackstock (junto con la Asamblea de Primeras Naciones de Canadá) buscó justicia en el Tribunal de Derechos Humanos de Canadá con respecto al fracaso del gobierno federal para proporcionar fondos iguales para servicios para niños, jóvenes y familias de las Primeras Naciones que viven en reservas. El acceso a las solicitudes de información reveló que entre 2009 y 2011, la Dra. Blackstock estuvo sujeta a un extenso monitoreo por parte de Asuntos Indígenas y del Norte de Canadá (INAC) – el departamento gubernamental responsable de asuntos indígenas – y del Departamento de Justicia. Funcionarios monitorearon sus actividades personales y profesionales en Facebook y asistieron entre 75 y 100 de eventos en los cuales ella discursó, para tomar notas detalladas y distribuir amplios informes sobre sus actividades. En el 2013, el Comisionado de Privacidad de Canadá determinó que al participar en este monitoreo personal – que no tenía relación con sus actividades profesionales o el caso de su organización contra el gobierno – el Departamento de Justicia y el INAC habían violado los derechos de privacidad de la Dra. Blackstock.

Del mismo modo, la Dra. Pamela Palmater es abogada Mi’kmaq, miembro de la Primera nación de Eel River Bar, y Profesora Asociada y Presidenta de Gobernabilidad Indígena en la Universidad Ryerson. Tras las revelaciones públicas de que la Dra. Cindy Blackstock estaba siendo monitoreada por el gobierno, la Dr. Palmater accedió a las solicitudes de información del INAC, el Servicio de Inteligencia de Seguridad Canadiense (CSIS) y la Real Policía Montada Canadiense (RCMP – fuerza policial nacional) y el Departamento de Defensa Nacional (DND). Si bien muchos de los registros solicitados estaban legalmente exentos de divulgación, la Dra. Palmater señaló que algunas partes de su solicitud al CSIS estaban exentas en virtud de la sección 15(1)(c) de la Ley de Acceso a la Información de “los esfuerzos de Canadá por detectar, prevenir o reprimir actividades subversivas u hostiles “. En una declaración al Comité de Seguridad Pública de la Cámara de los Comunes relacionada con su estudio del Proyecto de Ley C-51 (La Ley Anti-Terrorismo de 2015), la Dra. Palmater afirmó que INAC también admitió tener 750 páginas de documentación sobre sus actividades y paradero, pero los archivos habían sido destruidos antes de que tuvieran la oportunidad de dárselas.

El caso de Clayton Thomas-Muller proporciona otro ejemplo. El Sr. Thomas-Muller es miembro de la Nación Mathias Colomb Cree y es ex organizador de Idle No More. La Red de Televisión de los Pueblos Aborígenes (APTN) National News obtuvo documentos del profesor de criminología Dr. Jeffrey Monaghan demostrando que, en 2010 y 2011, información sobre Thomas-Muller (que en ese momento era miembro de la Red Ambiental Indígena (IEN)) había sido incluida en el Informe de Incidentes Sospechosos (SIR) de la RCMP a pesar del reconocimiento de que no había una amenaza criminal específica en cuestión: Thomas-Muller simplemente estaba planeando un viaje al campo de acción de Wet’suwet’en contra el oleoducto Northern Gateway. El informe fue incluido en el SIR con base en que IEN era un grupo “extremista”, aunque se desconoce la base de esta caracterización, o cómo se designó al grupo como tal.

Vigilancia de comunidades y de movimientos

Los registros que detallan el monitoreo de activistas y líderes individuales hablan de un patrón más amplio de vigilancia contra la disidencia no violenta, los movimientos sociales dirigidos por indígenas y sus aliados. Como APTN informó en relación con los documentos que se refieren a Thomas-Muller, los registros RCMP también enumeraron una serie de grupos como “personas involucradas”, incluyendo “Defensores de la tierra, Acción Directa por la Justicia Climática de Canadá, Grupo de Investigación de Interés Público de Ontario, Ruckus Society, Proyecto de Ecología de Justicia Global, Alianza de Conservación Sea to Sands, Coalición Canadiense Jóvenes por el Clima, Movimiento de Acción Indígena y Acción Directa de Wet’suwet’en”. En 2014, la British Columbia Civil Liberties Association (BCCLA) presentó quejas contra tanto RCMP como CSIS, alegando vigilancia ilegal contra oponentes de Northern Gateway que incluyeron muchas de las mismas organizaciones. Mientras que la Comisión de Revisión Civil y Quejas de la RCMP inició una investigación independiente, el Comité de Revisión de Inteligencia de Seguridad (SIRC) (el organismo responsable de la supervisión del CSIS) celebró una serie de audiencias secretas. Ellos emitieron una decisión en 2015, pero prohibieron que BCCLA hablara sobre el resultado. Desde entonces, BCCLA ha solicitado la revisión judicial de esta decisión.

Apenas el mes pasado, documentos obtenidos por VICE News demuestran que la RCMP vigiló a los activistas indígenas que construyeron un Tipi en Parliament Hill como parte de Unsettling Canada 150, una campaña organizada por Idle No More que coincide con los 150 años desde la confederación canadiense. Idle No More ha sido objeto de escrutinio gubernamental en otras ocasiones: en 2015 documentos obtenidos por APTN confirmaron que Asuntos Indígenas y del Norte de Canadá (AAND, ahora INAC) compartió información sobre protestas pacíficas dirigidas por el grupo con la agencia de espionaje de Canadá, el Servicio de Inteligencia de Seguridad de Canadá. (CSIS), y transmitió información sobre las reuniones entre el gobierno y los líderes de las Primeras Naciones al Centro Integrado de Evaluación del Terrorismo (ITAC), la Real Policía Montada de Canadá (RCMP) y otros.

En 2013, una incursión de la RCMP en un campo antifracking liderado por Mi’kmaq en Elsipogtog, New Brunswick, desencadenó una acalorada confrontación y docenas de arrestos. Los documentos revelaron que la Unidad Nacional de Contrainteligencia de las Fuerzas Canadienses también participó en el monitoreo de la situación en Elsipogtog. En respuesta a la incursión, los activistas acudieron a las redes sociales, pidiendo acciones pacíficas de solidaridad en los próximos días. APTN reveló que el Centro de Operaciones del Gobierno (GOC) convocó a una teleconferencia de emergencia con una larga lista de departamentos federales y circuló ampliamente una hoja de cálculo que detalla estos eventos de solidaridad. Entre los eventos incluidos en la lista estaban: “un rito de curación en Kenora, Ont., una ceremonia de oración en Edmonton y un evento para la recaudación de fondos organizada por Idle No More que incluye venta de tacos, una rifa y una sesión improvisada que se dará en el Native Friendship Center en Barrie”.

Compartir y usar los frutos de la vigilancia

La vigilancia y monitoreo de las comunidades y movimientos indígenas no se limita de ninguna manera a los ejemplos señalados anteriormente. En 2011, el Toronto Star informó que un Grupo Conjunto de Inteligencia (JIG) distinto de la RCMP se formó específicamente para supervisar las actividades de los grupos aborígenes en 2007. Mientras la unidad fue “desmantelada” en 2010, la RCMP no confirmó si esas actividades se seguían llevando a cabo bajo otro nombre o programa. Los documentos revelaron que a partir de 2009, sus actividades se centraron en 18 “comunidades de interés”, señaladas en gran parte por su oposición a la tala, la minería o los proyectos de oleoductos.

Los periodistas señalaron que la JIG informó semanalmente a aproximadamente 450 destinatarios, incluidos socios industriales “anónimos” en el sector energético y privado”, destacando una relación de intercambio de información potencialmente preocupante entre el gobierno y las empresas privadas. The Dominion y un resumen de estos temas de Voices-Voix reportaron que el intercambio de inteligencia entre el gobierno y los actores del sector privado se ha llevado a cabo regularmente a través de sesiones informativas clasificadas, generando preocupación entre los activistas indígenas y ambientales. Como Clayton Thomas-Muller reflexionó en una entrevista con APTN National News tras las revelaciones de que había estado bajo vigilancia:

“Estamos desafiando a las entidades corporativas más poderosas del planeta … Lo que tenemos de nuestro lado son innumerables recursos humanos. Tenemos el poder de nuestros antepasados y tradiciones que nos alimentan. Estamos íntimamente consientes de la vigilancia interna que está ocurriendo así como de la agenda para criminalizar la disidencia indígena “.

VICE News también obtuvo documentos que demuestran que la agencia de espionaje de Canadá se ha interesado mucho en el movimiento contra el oleoducto Dakota Access, liderado por la tribu Standing Rock Sioux en el campamento Oceti Sakowin. En un documento de CSIS del 2016, la agencia de espionaje señaló que “existe un fuerte apoyo aborigen canadiense para la tribu Standing Rock Sioux ya que muchos ven similitudes con sus propias luchas contra la propuesta construcción de oleoductos en Canadá (Northern Gateway, Pacific Trails, Energy East, etc. )”.

En 2015, el gobierno federal aprobó una ley (Bill C-51, la Ley Anti-Terrorismo de 2015) que permitió incluso prácticas más eficientes de intercambio de información entre agencias gubernamentales sobre “amenazas a la infraestructura crítica” o a “la estabilidad económica y financiera de Canadá”, dos conceptos que pueden proporcionar una excusa para compartir información de una manera que debilita y, por lo tanto, amenaza el derecho de protesta reconocido constitucionalmente. La misma legislación proporcionó nuevos y dramáticos poderes de “disrupción” al CSIS. Más de 100 académicos legales canadienses escribieron un extenso análisis en oposición al proyecto de ley. Melina Laboucan-Massimo describió los efectos escalofriantes de la legislación para openDemocracy en 2015:

“Es este tipo de legislación que hace con que las personas elijan el silencio por miedo, y para personas como yo que creemos que necesitamos una transición justa a la energía renovable y participamos en protestas pacíficas que pueden ser vistas como criminales por el gobierno canadiense. Pero esta historia no es nueva para nosotros como pueblos indígenas aquí en Canadá. Es la continuación del neo colonialismo visto ahora en forma de extracción de recursos, genocidio ambiental y cultural “.

El proyecto de ley C-51 está actualmente sujeto a un recurso de anticonstitucionalidad liderado por la Asociación Canadiense de Libertades Civiles (CCLA) y Periodistas Canadienses por la Libertad de Expresión. A pesar de las promesas de corregir los aspectos inconstitucionales del proyecto de ley C-51, la reforma propuesta por el gobierno actual para la ley de seguridad nacional (proyecto de ley C-59) no aborda muchas de las preocupaciones planteadas en ese recurso. La noción de que la resistencia pacífica – como la oposición a proyectos de oleoductos u otro desarrollo privado ­– constituye una amenaza significativa para la “infraestructura crítica” y transforma a los grupos indígenas en blanco de prácticas de perfil racial por parte de los órganos de seguridad nacional de Canadá.

Las consecuencias de la criminalización

El gobierno canadiense recién está empezando a enfrentar su historia de violencia y colonialismo contra los pueblos indígenas. Como Pam Palmater testificó a la Cámara de los Comunes en 2015:

“Todos los aspectos de nuestra identidad han sido criminalizados, tanto históricamente como en la actualidad. En cada caso, hemos tenido que resistir todas estas leyes, teniendo en cuenta que todas estas leyes fueron promulgadas válidamente. Era legal tomar los cueros cabelludos de los Mi’kmaq; era legal confinarnos a reservas; era legal negarnos representación legal. Todas estas cosas eran leyes en Canadá. Debíamos ser delincuentes, ya que teníamos que violar la ley para preservar nuestras vidas, nuestra seguridad física y nuestras identidades “.

Sesenta por ciento de los niños de las Primeras Naciones en reserva continúan viviendo en la pobreza y hay más de 70 comunidades de las Primeras Naciones donde los avisos de agua potable han estado en vigencia por un año o más. Un patrón sistémico de vigilancia y encarcelamiento excesivos de los pueblos indígenas por parte del gobierno canadiense sigue siendo una característica central de nuestro sistema legal. Aunque las Primeras Naciones, los métis y los inuit comprenden aproximadamente el 4% de la población canadiense, representan más del 23% de la población de reclusos del país, lo que lleva a que muchos describan las prisiones de Canadá como “las nuevas escuelas residenciales“. Este patrón de criminalización significa que los indígenas en Canadá son más propensos a estar desproporcionadamente sujetas a los tipos de “vigilancia diaria” asociados con la pobreza, la urbanización y el encarcelamiento, junto con las amenazas de vigilancia agresiva que enfrentan los que están activos en temas de tierra y agua. La vigilancia de activistas y organizaciones indígenas en Canadá debe entenderse como parte de este contexto más amplio.

El CCLA está preocupado por los impactos a largo plazo de la vigilancia gubernamental de individuos y comunidades en Canadá en general, y de los activistas indígenas en particular. Si bien la vigilancia se analiza con mayor frecuencia en términos de derechos de privacidad, y aunque es indudablemente cierto que muchas formas de vigilancia estatal son intrusiones profundamente invasivas en la vida privada de individuos y comunidades, la privacidad no es el único derecho en juego. De hecho, el tipo de vigilancia gubernamental a la que los activistas y grupos indígenas han estado sujetos tiene el potencial de afectar una amplia gama de derechos y libertades protegidos por la Carta, así como poner en peligro muchos de nuestros valores democráticos más arraigados. La vigilancia generalizada crea un clima de inseguridad, con el potencial de desalentar la participación democrática legítima, restringir la reunión pacífica y la libertad de expresión, de expresión religiosa y de prensa. Cuando estas consecuencias están desproporcionadamente dirigidas a aquellos comprometidos con el proceso democrático a través de su activismo y trabajo político, la democracia y el interés público como un todo, sufren.


Cara Zwibel is Acting General Counsel at the Canadian Civil Liberties Association.
Lex Gill is an Advocate on the National Security Program at Canadian Civil Liberties Association (CCLA).