La plaza Nathan Phillips y el Ayuntamiento de Toronto. Foto: Nicholas Nico Valenton / Flickr (cc)

Se ha hecho habitual ver a Toronto encabezando las numerosas listas que anualmente se publican sobre las mejores ciudades del mundo para vivir. La última de ellas ha sido la de consultora de negocios PricewaterhouseCoopers (PwC), que ha situado a la capital de Ontario en tercer lugar, por detrás de Londres y Singapur, entre las mejores ciudades del mundo para los negocios, las finanzas y la cultura. Este nuevo estudio afirma que aunque “la ciudad puede ser fría la mayor parte del año y estar eclipsada por algunas metrópolis de Estados Unidos, su rendimiento muestra claramente que una economía fuerte y una alta calidad de vida pueden coexistir felizmente un poco lejos de las masas”. El estudio de PwC no esconde las debilidades de sus elegidas y en Toronto, como pueden imaginarse, se refiere a los problemas de tráfico y los gastos de vivienda como principales hándicaps.

Recientemente se ha conocido también que la ciudad es más importante del mundo para los desarrolladores de software. Teleport, una startup dedicada a ayudar a sus clientes a elegir la mejor ciudad para vivir, asegura que en Toronto se da una combinación perfecta y poco usual de baja delincuencia y altas velocidades de Internet, lo que está empujando a muchos profesionales de Toronto expertos en tecnología a decantarse por la capital de Ontario en detrimento de otros centros tradicionales como San Francisco.

Alabada por su gran calidad de vida, por el favorable entorno para los negocios, por su diversidad cultural y por su crecimiento sostenible, Toronto se ha habituado a encabezar todos los rankings que regularmente valoran los mejores lugares del planeta para vivir y para hacer negocios. Al calor de una sociedad moderna y cosmopolita, la ciudad que crece vertiginosa junto al Lago Ontario se ha convertido en uno de los mejores ecosistemas para el emprendimiento y en un hervidero de ideas, arte y arquitectura.

Toronto encabeza diversos índices globales que establecen los mejores entornos para vivir y emprender negocios. Se encuentra entre las 10 ciudades más atractivas del mundo para vivir y trabajar. La revista Forbes la incluye en el Top 10 de las ciudades más influyentes del mundo y ocupa una de las cinco primeras posiciones en la lista de ciudades del planeta con más oportunidades laborales.

El Informe de Calidad de Vida elaborado por Economist Intelligence Unit  la sitúa en el cuarto lugar por detrás de Melbourne, Viena y Vancouver y por delante de ciudades tan emblemáticas como Sidney, París, Montreal o Tokyo. Estos datos estadísticos se completan con otras valoraciones que refuerzan la idea general de Toronto como ciudad ideal para iniciar negocios o una nueva vida: está considerada una de las cinco mejores ciudades del mundo por facilidad para hacer negocios, por calidad del capital intelectual e innovación; y es la segunda mejor ciudad del planeta si se valora la salud y la seguridad de los residentes y visitantes.

Toronto está considerada también una de las cinco mejores ciudades del mundo para oportunidades de negocio en competencia con Londres, Nueva York, Singapur y San Francisco. Los emprendedores sólo deben afrontar un procedimiento para constituir una empresa y es la ciudad del mundo con menor riesgo para seleccionar, contratar y trasladar trabajadores, según el Índice de Riesgo de Personas de Aon Hewitt. Encabeza también otros indicadores que consolidan su calidad como ciudad favorable al emprendimiento: Leyes medioambientales que respaldan la competitividad de las empresas, calidad de las escuelas de dirección y bajos costes operativos (impuestos, arrendamiento de instalaciones, servicios públicos, transporte y mano de obra), en comparación con otras ciudades de similar tamaño como Dallas, Chicago, Los Ángeles, Boston o Nueva York.

En los últimos años se ha incorporado también a la red de principales destinos turísticos del planeta. La prestigiosa revista Condé Nast Traveler la incluyó entre los cinco destinos imprescindibles del mundo en 2013 “por su asombrosa arquitectura, diversidad cultural y riqueza artística”. La revista Fast Company se ha referido a ella como una de las 10 ciudades más inteligentes de América del Norte por su compromiso con el desarrollo sostenible; el pasado año fue designada la mejor Comunidad Inteligente en la cumbre celebrada en Nueva York. El jurado valoró las oportunidades económicas integradoras que ofrece y su alto desarrollo tecnológico.