‘Matar a Jesús’ es la película de la directora colombiana Laura Moro: Foto: TIFF

El Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), comenzó el fin de semana con una constelación de estrellas y una presencia destacada del cine de habla hispana. El de Toronto se ha convertido en el gran mercado mundial cinematográfico, imprescindible para calibrar el estado de la industria, valorar las nuevas tendencias y hacer apuestas sobre las películas que van a lograr éxitos de taquilla y de público durante los próximos meses. En ese gran bazar mundial, el cine de habla hispana suena cada año con más fuerza, gracias a una programación específica que cuida con mimo la calidad de las películas y que intenta explorar el trabajo de nuevos directores y actores. En este sentido, la presencia en el equipo del TIFF de la hispano-canadiense Diana Sánchez, la programadora de películas en español y portugués, ha sido clave para que el cine hispanoamericano tenga cada año una presencia mñas notable.

Este año España es el país más representado con ocho filmes entre películas en español y en inglés, seguido por Argentina con siete, Colombia con cuatro, Chile con tres y Bolivia, Cuba, México y República Dominicana con una película cada una.

‘La cordillera, coproducción’ argentina dirigida por Santiago Mitre, se presenta como un thriller político de gran intensidad protagonizado por Ricardo Darín, que encarna al Presidente argentino Hernán Blanco.

Como complemente a la programación cinematográfica el festival ha programado una serie de cuatro coloquios con otros tantos destacados actores de categoría mundial de los que dos, Javier Bardem y Gael García Bernal, son de habla española. Los otros dos coloquios estarán protagonizados por las actrices Angelina Jolie, de Estados Unidos, y Helen Mirren, del Reino Unido.

Entre las películas que han elegido Toronto para realizar su estreno mundial se encuentran los últimos trabajos de directores españoles como Manuel Martín Cuenca y Fernando León de Aranoa.

Martín Cuenca ya presentó en años anteriores sus filmes La mitad de Óscar (2010) y Caníbal (2013) y, ahora, vuelve a Toronto con El autor, un largometraje sobre un incipiente escritor, interpretado por Javier Gutiérrez, y su exitosa esposa, a la que da vida María León.

Por su parte, Léon de Aranoa llega a TIFF con su ambicioso Loving Pablo, sobre la vida del narcotraficante colombiano Pablo Escobar, un filme interpretado por Javier Bardem y Penélope Cruz.

El cine argentino está representado con Una especia de familia de Diego Lerman; Alanis de Anahí Berneri; La cordillera de Santiago Mitre; Zama de Lucrecia Martel; El futuro que viene de Constanza Novick; Tigre de Silvina Schnicer y Ulises Porra Guardiola; y el corto Nosotros solos de Mateo Bendesky.

De Colombia, TIFF ha programado Matar a Jesús de Laura Mora; La libertad de Laura Huertas Millán; y los cortos Damiana, de Andrés Ramírez Pulido, y La casa del árbol de Juan Sebastián Quebrada.

De Chile, el director Sebastián Lelio tiene dos películas: Una mujer fantástica y Disobedience, esta última rodada en inglés e interpretada por Rachel Weisz. La otra película chilena es Princesita de Marialy Rivas.

El documental boliviano Los burritos de Violeta Ayala y las películas Sergio & Sergei del cubano Ernesto Daranas Serrano, Cocote del dominicano Nelson Carlo de los Santos Arias y La hija de abril del mexicano Michel Franco completan la selección de este año del TIFF.