Las restricciones en EE UU han abierto una oportunidad de comercialización estratégica para Canadá.

El estado actual del mercado de trabajo extranjero en los Estados Unidos se encuentra en el limbo. El país ha suspendido el procesamiento rápido de las solicitudes de visas H-1B, que son populares entre las empresas de tecnología. La actual administración de Donald Trump argumenta que esta clase específica de visados ha sido explotada por empresas que a su vez traen trabajadores extranjeros de bajo costo, mientras que las compañías tecnológicas líderes se encuentran en una situación de incertidumbre sobre el futuro de su fuerza de trabajo. Solicitada aproximadamente por 65.000 extranjeros al año, sin incluir a aquellos que se gradúan de las instituciones de educación post-secundaria estadounidenses, la visa H-1B no-inmigrante permite a las compañías estadounidenses emplear a trabajadores graduados en campos especializados.

Con la creciente incertidumbre de empleo para las empresas tecnológicas estadounidenses, la pregunta se repite en todos los ámbitos tecnológicos de Canadá y de Estados Unidos: ¿Pueden las incertidumbres al sur de la frontera ser aprovechadas por Canadá para atraer talento e impulsar su economía e investigación?

Después de una serie de consultas con los líderes tecnológicos del país, el Gobierno canadiense ha elaborado una respuesta política que busca ampliar el número de trabajadores extranjeros temporales especializados disponibles en el país con la esperanza de impulsar los campos de la innovación. La Estrategia Global de Competencias de Canadá busca crear empresas canadienses, promover más empleos canadienses y fomentar una ventaja competitiva frente a las mejores empresas del mundo, atrayendo a trabajadores cualificados. El programa entrará probablemente en vigor el próximo 1 de junio.

La evaluación clave, según la disposición del Gobierno, tiene como objetivo cerrar la brecha de habilidades en Canadá para las empresas que buscan aumentar su demanda en el ámbito tecnología de la información. Un aspecto vital de la nueva propuesta canadienses es que, en lugar de tomar meses, las solicitudes pueden tramitarse en un plazo de dos semanas, con la opción de extender las visas y eventualmente progresar a un estatuto permanente. La estrategia busca introducir una nueva exención de permisos de trabajo para empleos de corta duración e iniciar procesos más rápidos para talento global, facilitando y acelerando las inversiones que crean empleo y crecimiento para las empresas canadienses de alto desarrollo y para las compañías globales que buscan hacer inversiones en el país o que plantean establecer nuevas empresas de producción o expansión en Canadá.

¿Por qué elegir Canadá?

La estrategia actual depende de la iniciativa de los empleadores. Aunque es un paso en la dirección correcta, es necesario hacer más para aprovechar los aspectos positivos del sector tecnológico canadiense. Desarrollar “Silicon Valley North” y comercializarlo como una marca es necesario debido a la creciente presencia de tecnología en todos los aspectos de la vida canadiense. Desde las finanzas a la agricultura, la innovación tecnológica está cambiando la manera en que se desarrollan los nuevos modelos empresariales. Ahora el país puede poner en valor sus principales centros tecnológicos y ciudades, divulgar la disponibilidad de oportunidades, con calidad de vida en general, y promocionar el país como el lugar idóneo para crear y desarrollar tecnologías, tanto para empresas como para trabajadores especializados.

Basta con tomar el costo medio de vida en las principales ciudades canadienses para poner sobre la mesa una variable que juega a favor de Canadá. Utilizando los datos comparativos de Numbeo, los precios al consumidor, incluyendo el alquiler en Vancouver, son 46% más bajos que en San Francisco y el índice de consumo incluyendo el alquiler en Montreal es un 57% menor. La ciudad más grande de Canadá, Toronto, tiene un índice de precios al consumidor que incluye el alquiler con un descuento del 50%, pero manteniendo un sorprendente poder adquisitivo local de un 17% más alto que en San Francisco. Cada dólar ganado en la ciudad se acercara a casi una quinta parte de la plusvalía extra para el consumidor de GTA.

Sin embargo, a pesar de los abrumadores costos positivos, hay retos para los trabajadores potenciales de tecnología en el país. Tomemos por ejemplo los desafíos de la vivienda en mercados como Vancouver y Toronto, en un desbocado crecimiento desde hace meses. Aunque el flujo de trabajadores calificados y especializados, como el Gobierno espera, represente a un perfil generalmente altamente remunerado, lo cierto es que ambas ciudades deben tomar medidas para aplacar los bríos de sus respectivos mercados inmobiliarios porque pueden acabar suponiendo un un problema insalvable.

Por otro lado, la oportunidad de visa de trabajo y restricciones de entrada en Estados Unidos han abierto una oportunidad estratégica de marketing para Canadá. Pero para conseguir que el país se convierta en el lugar ideal para la innovación tecnológica, es necesario romper con la inercia de años que vincula el sector tecnológico y el ecosistema de startups a California. Hay que reforzar la viabilidad de los mercados laborales en Vancouver, Toronto, Montreal tanto para los trabajadores extranjeros como para los propios profesionales canadienses. Los expertos insisten en señalar que existe la necesidad de comercializar de manera efectiva Canadá y al mismo tiempo solucionar sus desajustes para que resulte más atractivo para empresas y profesionales.

La gran ventaja estratégica para desarrollar el sector tecnológico en Canadá se basa en los incentivos no monetarios, que lo hacen único. La ciencia del comportamiento ha encontrado que más que un trabajo y un salario, los profesionales está buscando una experiencia. La investigación defiende que ofrecer a las personas una experiencia no monetaria es una fuerza motivadora más importante que un buen salario.

Los responsables políticos, los empleadores, los reclutadores y los candidatos aspirantes deben reconocer esta realidad y deben entender que el papel de los incentivos no monetarios es un verdadero pilar en la formulación de decisiones, especialmente cuando se trata de empleo. Además, cuando un individuo enmarca una decisión, un sesgo cognitivo de gran relevancia es el sesgo de disponibilidad. Este se refiere al hecho de que la gente tiende a dar más peso a lo que viene a la mente más fácilmente, a menudo enmarcado por los sentimientos populares o los acontecimientos recientes. Y en el caso de Canadá, cuando se trata del sector tecnológico, cuando los potenciales candidatos buscan oportunidades en el mercado de trabajo, piensan siempre inicialmente en Silicon Valley.

Por lo tanto, la comercialización proactiva de “Silicon Valley North” es una necesidad, y junto a los incentivos monetarios debe haber un mayor empuje de la promoción de los incentivos no monetarios, lo que multiplicará las oportunidades de las ciudades canadiense. La disponibilidad de estas oportunidades debe ser puesta al mismo nivel que la comercialización de la calidad de vida en los centros de tecnología de Canadá.