El ministro de Inmigración, Ahmed Hussen, se muestra partidario de agregar un nuevo proceso de apelación en casos de revocación de ciudadanía.

El ministro de Inmigración, Ahmed Hussen, ha asegurado que está abierto a la posibilidad de agregar un nuevo proceso de apelación en casos de revocación de ciudadanía. El ministro ha afirmado que considerará cuidadosamente cualquier enmienda que el Senado proponga al proyecto de ley C-6, haciéndose eco de este modo de las declaraciones realizadas el otoño pasado por su predecesor, John McCallum.

La legislación eliminaría algunas de las medidas aprobadas por el anterior gobierno conservador, incluyendo la disposición que permite al gobierno revocar la ciudadanía de ciudadanos con doble nacionalidad condenados por delitos de terrorismo o traición.

El proyecto de ley también quiere aligerar algunos requisitos de residencia e idioma impuesto por los conservadores. Hussen, que ha defendido el proyecto de ley ante el Comité de Asuntos Sociales del Senado en las últimas horas, considera que la legislación es buena. Sin embargo, ha reconocido que no hay garantía de una apelación independiente cuando alguien pierde su ciudadanía debido a una aplicación fraudulenta.

Si bien el proyecto de ley pone fin a la posibilidad de quitar la ciudadanía a aquellos ciudadanos con doble nacionalidad implicados en casos de terrorismo, todavía permite revocar la ciudadanía a aquellas personas que tramiten solicitudes falsas, o por razones de criminalidad o abusos de los derechos humanos.

El ministro dijo el miércoles al comité que la gente puede pedir permiso judicial para apelar una revocación, pero los senadores y abogados de inmigración sostuvieron que ésta no es realmente una opción justa. La senadora independiente Ratna Omidvar señaló que la licencia es rara vez concedida para tal apelación. “Así que permitir no es realmente una opción en lo que a mí respecta”.

Omidvar cuestiona por qué no se prevé un derecho de apelación a un órgano independiente. “Creemos que el proceso actual es constitucionalmente sólido”, dijo Hussen al respecto. “Sin embargo, estamos muy abiertos a examinar cualquier propuesta que agregue a la justicia procesal con respecto a la revocación de la ciudadanía. Siempre hemos dicho que estamos abiertos a esas propuestas, las examinaremos de cerca y trabajaremos de cerca con los senadores”, concluyó.