El presidente de EE UU, Donald Trump.

La acogida de inmigrantes y refugiados en Canadá ante las restricciones impuestas por Donald Trump puede generar notables beneficios a las empresas canadienses. El talento extranjero puede ser a partir de ahora más propenso a dirigir sus miras a Canadá ante los problemas, limitaciones y e inestabilidad generados en Estados Unidos. Las corporaciones internacionales también están considerando movimientos hacia el norte de la frontera, abriendo o expandiendo operaciones hacia Canadá. “He estado recibiendo llamadas de individuos que tenían la opción de tomar trabajo en Canadá o los Estados Unidos y ahora están pensando que tal vez deberían tomar el trabajo que les ofrecen en nuestro país”, ha señalado en las últimas horas a la agencia Global News Peter Rekai, un abogado corporativo de inmigración con sede en Toronto.

La industria de tecnología de Canadá ha sido la más rápida en capitalizar este sentimiento. En una carta abierta publicada el domingo, pidió a Ottawa que “instituya una visa inmediata y específica” que ofrezca residencia temporal en Canadá a los desplazados por la prohibición temporal del presidente estadounidense Donald Trump de viajar desde siete países de mayoría musulmana. El mensaje fue firmado por destacados líderes de la industria como el CEO de Shopify, Tobias Lütke, y Michael Katchen, CEO de Wealthsimple.

Tal exhibición de franqueza, junto con el mensaje del gobierno de Trudeau de que los refugiados y los inmigrantes serán bien recibidos en Canadá, es probable que impulse de forma definitiva a la industria de la tecnología a la hora de reclutar a los mejores y más brillantes talentos del sector en el ámbito mundial. “Si Canadá está abierto al mejor talento tecnológico de países que tienen el acceso restringido en otras jurisdicciones, incluyendo a los EE UU, entonces Canadá se beneficiará de ese talento”, dijo Karen Greve Young, vicepresidenta de asociaciones en la incubadora de tecnología MaRS Discovery District, con sede en Toronto.

Pero no son sólo los profesionales altamente cualificados los que tienen sus ojos puestos en Canadá. Las corporaciones internacionales han estado examinando oficinas para nueva apertura o proyectos de crecimiento en Canadá desde que Trump ganara las elecciones en noviembre.  Las conversaciones corporativas sobre la elección de Canadá como base para los empleados internacionales que podrían tener  problemas para conseguir la visa en Estados Unidos son “habituales cuando los estadounidenses endurecen sus reglas o limitan el número de personas calificadas que pueden trabajar en el país”, sostiene Peter Rekai.

En 2009, cuando los rumores sobre las posibles restricciones en el codiciado programa de visas de trabajo H1B enrarecieron el ambiente emprendedor, Microsoft abrió en silencio un gran centro de operaciones cerca de Vancouver, donde “situó temporalmente” a trabajadores extranjeros cuyo proceso de inmigración estadounidense se había estancado, según un artículo publicado entonces por la revista canadiense Macleans. Las empresas pertenecientes a sectores como la tecnología de la información y la investigación médica están contemplando ahora movimientos similares, según Rekai. Esta vez, sin embargo, “no estoy tan seguro de que van a mantenerlos temporalmente”, afirma el abogado, quien revela que los ejecutivos están pensando cada vez más en Canadá como un hogar permanente para su fuerza de trabajo internacional.

No es sólo la prohibición de viajar la que ha alimentado las conversaciones para redirigir trabajadores y proyectos a Canadá a Canadá, sostiene Michael Serbinis, fundador de la compañía de lectura digital Kobo y actualmente jefe de seguros de salud en la startup League. La reciente ráfaga de órdenes ejecutivas de la Casa Blanca, las discusiones sobre la renegociación del TLCAN y, una vez más, la limitación del acceso a las visas H1B “están aumentando el atractivo de tener una base corporativa en Canadá”, agregó.

De hecho, los gigantes estadounidenses de tecnología ya han incrementado su presencia en Canadá en los últimos años. Desde 2006, el personal canadiense de Google ha crecido de los 40 iniciales a cerca de 900 actualmente, la mayoría de los cuales son ingenieros. Amazon emplea a más de 400 personas en Toronto, más de 500 en Vancouver y recientemente abrió una nueva oficina en Ottawa. La compañía dijo que la mayoría de sus empleados canadienses son desarrolladores de software. En octubre pasado el gigante de noticias e información Thompson Reuters anunció planes para construir un centro tecnológico en el centro de Toronto que se espera que genere 400 puestos de trabajo altamente cualificados.