La mayoría de los canadienses están orgullosos de su país, planean tomar parte en los eventos del aniversario y aprueban que el gobierno gaste dinero en su organización, según la encuesta realizada a mediados del pasado año y publicada ahora. Foto: Gobierno de Canadá

Los nuevos canadienses son los que se confiesan más entusiasmados a la hora de celebrar el 150 aniversario de la fundación de Canadá, según una encuesta on line realizada en las últimas semanas por el Departamento de Patrimonio Canadiense. Entre las personas que no nacieron en Canadá, el 51,6% dijo estar totalmente de acuerdo con la declaración de que estaban deseando celebrar Canadá 150, una elevada cifra si se compara con con el 29,5% que respondieron lo mismo entre quienes nacieron en Canadá.

“Esta encuesta muestra que los inmigrantes están muy entusiasmados con Canadá y buscan asumir el liderazgo de las conmemoraciones de nuestro 150 aniversario”, ha señalado Jack Jedwab, miembro de la Asociación de Estudios Canadienses de Montreal. “Esto es en cierta media paradójico cuando lo piensas, porque este aniversario no es parte de su patrimonio”.

La diferencia entre los canadienses nativos y los inmigrantes es mayor en Quebec, donde muchos de los encuestados nacidos en Canadá eran francófonos, grupo que muestra un menor interés por las celebraciones de la fundación del país. Pero incluso en Ontario, hubo una diferencia de 20 puntos porcentuales entre los canadienses nativos y los inmigrantes. “Esperaba alguna diferencia, pero 20 puntos es sorprendente”, dijo Jedwab.

La encuesta fue encargada por Canadian Heritage y preguntó a 2.191 canadienses de más de 18 años de todas las regiones del país. El propósito era encontrar una pauta de comportamiento en la posición de los canadienses hacia su país y hacia las celebraciones conmemorativas del 150 aniversario de la Confederación.

La mayoría de los canadienses están orgullosos de su país, planean tomar parte en los eventos del aniversario y aprueban que el gobierno gaste dinero en su organización, según la encuesta realizada a mediados del pasado año.

La excepción, y esto no sorprende, son los quebequenses francófonos, cuya afinidad más fuerte es con su provincia natal. Ellos son los que se muestran menos partidarios de grandes gastos para financiar las celebraciones de Canadá 150, y también son los que se muestran menos dispuestos a ser voluntarios o participar en los eventos. El factor quebequense, aunque no inesperado, plantea un problema para el gobierno federal en la promoción de Canadá 150, reconoció Jedwab.

“Una de las grandes claves en este poyecto es el nivel de interés entre los francófonos. Hay un riesgo evidente porque se van a registrar unos niveles diferentes de celebración en Ottawa que en Gatineau, por poner un ejemplo. El Gobierno tiene un desafío. Por un lado, si quiere maximizar la participación entre los francófonos, tendrá que modular el nivel de las celebraciones. Eso puede poner en riesgo el grado de interés entre los no francófonos”, apunta Jedwab.

La encuesta encontró que el 95% de los canadienses dicen sentirse apegados al país y que primero se identifican como canadienses antes que como ciudadanos de sus provincias o comunidades. Dos tercios de los encuestados dijeron que tenían la intención de participar en Canadá 150 y alrededor de un tercio dijo que había visto publicidad relacionada con las celebraciones de 2017. Un 83% de los canadienses dijeron que aprueban que el gobierno gaste dinero en las celebraciones, aunque en Quebec esa cifra cae al 73%.