Imagen tomada este jueves en Dundas Square. Foto: XQuadraMedia

Un vórtice polar está atacando parte de Canadá, lo que explica las bajas temperaturas registradas en las últimas horas, los intensos vientos y las nuevas previsiones de nieve para el fin de semana.

El invierno se ha instalado en Canadá con todas sus credenciales y ha causado estragos tanto en el tráfico rodado de algunas ciudades como en la propia seguridad de los viandantes. No ha habido transición entre el plácido y prolongado otoño y un mes de diciembre que se ha presentado este año con gran músculo.

Varias ciudades están bajo alertas por frío extremo y algunas (especialmente en las regiones más septentrionales) incluso experimentan temperaturas de 40 grados bajo cero o más.

Evidentemente el frío no debería de ser una noticia en Canadá, pero a veces hace falta ponerse en perspectiva para entender cuál puede ser la magnitud del invierno canadiense en comparación con otras regiones de clima más benigno o incluso con otros planetas del sistema solar.

Un viejo informe que se suele actualizar cada invierno, y que ahora ha recuperado el National Post, revela que Toronto es en realidad más frío que el planeta Marte. La comparación de las temperaturas superficiales de Marte y la Tierra puede ser un ejercicio complejo puesto que el primero sufre frecuentes fluctuaciones climáticas. Sin embargo, al centrarse en una sección particularmente fría de Marte llamada el Cráter Gale, pueden hacerse comparaciones más claras y precisas entre los climas de ambos planetas y extraer conclusiones que pueden resultar absolutamente insólitas. Pero son reales.

El Curiosity Rover de la NASA, que actualmente está estacionado en el cráter Gale, ha reportado lecturas de temperaturas de -8 grados centígrados este jueves. En el Aeropuerto Internacional Pearson de Toronto se registraron al mismo tiempo temperaturas de -8.4.

Por supuesto, la ciudad no experimenta las temperaturas de -75 grados que sí registra durante la noche el cráter Gale, pero sigue siendo divertido (y también desolador), constatar que Toronto puede ser más frío que Marte durante el día, a pesar de que la Tierra está más cerca del Sol.

Otros datos interesantes revelan que Yukon sigue siendo más frío que el cinturón de asteroides, Edmonton más fría que el Polo Sur y Ottawa más fría que Moscú.