La Federación Canadiense de Negocios Independientes (CFIB en sus siglas en inglés) ha publicado un informe que examina las contribuciones de las pequeñas y medianas empresas de Ontario a sus comunidades y a la provincia. El informe de la CFIB constata que las pequeñas empresas contribuyen principalmente a las economías local, provincial y federal mediante la creación de empleo.

El informe destaca, por ejemplo, que desde 2006 hasta 2016 se crearon más de 428.000 puestos de trabajo netos en Ontario;  las pequeñas y medianas empresas representaron el 58% de estos nuevos puestos de trabajo.

El documento, que revela los datos obtenidos de las encuestas realizadas a los miembros de la CFIB, exploró específicamente las contribuciones económicas, caritativas y sociales de estas empresas en Ontario. También describe algunos desafíos que enfrentan las pequeñas empresas en la provincia y las acciones que el gobierno provincial puede adoptar para apoyar de una mejor forma a su crecimiento.

Además de crear empleo, el informe encontró que las pequeñas empresas contribuyen a la economía atrayendo a más clientes, especialmente a turistas. También identificó, por el contrario, que el 15% de las pequeñas empresas creen que su mayor aportación a Ontario proviene de los impuestos que pagan.

Las pequeñas y medianas empresas de Ontario también contribuyen al Producto Interno Bruto (PIB), ya que el informe revela que aportaron 603.000 millones  de dólares (52%) del PIB del sector empresarial canadiense en 2008. En 2014, representaba el 28 por ciento del PIB provincial. “Las pequeñas y medianas empresas son ​​un claro motor de la prosperidad económica de Canadá”, asegura el informe.

Si bien el texto destaca que las pequeñas empresas desempeñan un papel importante al contribuir a la economía de Ontario, también identifica algunos de los obstáculos que deben enfrentar para consolidar su crecimiento. Una de esas barreras es la falta de apoyo financiero externo.

Actualmente, el 84% de los emprendedores canadienses recurre a financiación personal, el 17% recibe financiamiento de amigos y familiares y menos del dos por ciento obtiene financiación de socios capitalistas, de fondos de riesgo o de inversionistas ángel. El informe sugiere que las empresas emergentes necesitan más respaldo financiero externo, especialmente cuando están en la etapa de crecimiento.

El informe también indica que las limitaciones de costos en las áreas de combustible y energía, y los costos tributarios y regulatorios representan una barrera para muchas pequeñas empresas en Ontario. El documento cita estadísticas de noviembre de 2016, que revelan que el 62% de los encuestados identificó los costos de combustible y energía como una limitación importante, y el 70% de los encuestados situó los costos fiscales y regulatorios como la más importante restricción de costos.

El informe de la CFIB hace referencia a Focus on Ontario 2015, una encuesta realizada por esta organización el pasado otoño, que reveló que el 85.2 por ciento de los miembros de encuestados aseguraron que sus costos energético han aumentado en los últimos tres años. Según la CFIB, las barreras que experimentan las pequeñas y medianas empresas tienen un impacto en la economía y la comunidad en su conjunto.

“Estas y otras barreras relacionadas con los costos para la supervivencia y el crecimiento de los negocios socavan la capacidad de las pequeñas empresas para contratar a más personas, ofrecer más tiempo de voluntariado o hacer mayores donaciones de capital, bienes o servicios a iniciativas que beneficien a su comunidad”, indica el texto.

Para hacer frente a los obstáculos que las pequeñas empresas afrontan a diario, el informe recomienda que el gobierno de Ontario reduzca la carga impositiva y regulatoria de las pequeñas empresas, que los costos hidroeléctricos sean más asequibles y estables y que se establezcan incentivos financieros a las pequeñas empresas para ayudar a mejorar sus comunidades.