Foto: The Intrepid

Toronto se convirtió en un verdadero caos tras la primera gran nevada de la temporada. Pese a las previsiones meteorológicas la ciudad se vio desbordada y se han registrado más de cuatrocientas colisiones en las últimas 24 horas en el GTA, según ha informado la Policía Provincial de Ontario.

Los servicios de limpieza viaria han trabajado a destajo pero, pese a ello, el tráfico se colapsó en varios puntos, generando graves situaciones para la seguridad de los conductores. La pregunta surge en todas las conversaciones del día: ¿Cómo es posible que una ciudad como Toronto, acostumbrada a grandes nevadas, registre estos problemas?

Al incremento gradual del tráfico en el GTA, lo que hace cada vez más complejo implementar dispositivos de seguridad, se une el hecho de que muchos conductores minimizan los verdaderos riesgos de las alertas de nieve. Una mezcla de imprudencia, exceso de confianza y dificultades de tráfico derivaron en un escenario caótico.

“Todavía hay mucha nieve y hielo en las carreteras”, ha señalado el sargento de la Policía Provincial de Ontario, Kerry Schmidt, quien ha reconocido que las llamadas con nuevos accidentes se siguen sucediendo durante la jornada del lunes. “La mayoría son vehículos individuales que han entrado en zanjas o resbalaron y se quedaron bloqueados en las rampas de las carreteras”, ha señalado Kerry Schmidt.

Los incidentes no solo se han registrado en las carreteras de Toronto. Cerca de 100 vuelos de entrada y salida en el aeropuerto de Pearson programados para hoy han sido cancelados o retrasados. La dirección del principal aeropuerto de la ciudad aconseja a los viajeros  revisar sus vuelos antes de salir de casa. Billy Bishop también aconseja a los pasajeros que comprueben el estado de su vuelo antes de dirigirse a él.

Aunque la alerta por grandes nevedas emitida por Environment Canada el domingo ha terminado, la ciudad de Toronto sugiere a los ciudadanos que consideren la posibilidad de posponer los viajes que no sean estrictamente necesarios y tomen el transporte público cuando sea posible. La portavoz de Metrolinx Anne Marie Aikins asegura que los trenes de GO están funcionando con normalidad.