Justin Trudeau. Foto: Twitter

Seis de cada diez (59%) canadienses coinciden en que el gobierno de Trudeau es más estilo que sustancia. Casi la mitad (45%) no puede nombrar un logro del Gobierno tras su primer año. Sin embargo, dos de cada tres (65%) opinan que la llegada de Trudeau a la política es buena para Canadá, y un 63% considera que representa un soplo de aire fresco (63%). Este es el principal resumen del sondeo realizado por la Agencia Ipsos por encargo de Global News, coincidiendo con el primer aniversario de la llegada de Justin Trudeau al gobierno canadiense.

Seis de cada diez canadienses (59%) considera “(20% firmemente / 39% algo)” que “el gobierno de Trudeau es más estilo que sustancia”, mientras que cuatro de cada diez (41%) “en desacuerdo” (12% firmemente / 29% algo) con esta visión. Pero también parece por los datos que la mayoría de los canadienses aprecian el nuevo estilo del Primer Ministro, que representa un profundo contraste con el de su predecesor, el conservador Stephen Harper.

Dos de cada tres canadienses (65%) considera que la llegada del primer ministro Trudeau a la política canadiense ha sido un hecho positivo. Este dato merece una comparación la respuesta ante la misma pregunta que se realizó a finales de 2014, cuando el inquilino del 24 de Sussex Drive en Ottawa era Harper. Entonces sólo un 46% consideró que su labor estaba siendo positiva para la vida de los canadienses.

Seis de cada diez (62%) se muestran “de acuerdo” (17% firmemente / 46% algo) en comprtir los valores del primer ministro Justin Trudeau en la gestión del gobierno del país, mientras que cuatro de cada diez (38%) están “en desacuerdo” (16% fuertemente / 22% algo). A finales de 2014, sólo el 44% aseguraba estar de acuerdo en con los valores del primer ministro Harper.

La encuesta de Ipsos para Global News señala que sólo una escasa mayoría de los canadienses reconoció que tenían una idea clara de cuáles son las prioridades del gobierno de Trudeau. Sin embargo, estos resultados parece que no influyen en la visión que la mayoría de los canadienses tienen de la gestión del Primer Ministro: a fecha de hoy todavía se mantiene intacta la idea de que la razón del voto mayoritario en las elecciones federales de octubre del pasado año fue la necesidad de un cambio en el estilo. Dos de cada tres (63%) se muestran “de acuerdo” (25% firmemente / 39% algo) en que el gobierno de Trudeau es un soplo de aire fresco para Canadá, mientras que sólo uno de cada tres (37%) está en “desacuerdo” (17% firmemente / 19% algo).

De hecho, los canadienses sobre todo aprecian diferencias en el estilo de los dos políticos pero no así en la profundidad de sus cambios o en la gestión de sus prioridades políticas. Dos de cada tres encuestados creen que el gobierno de Trudeau está introduciendo grandes cambios en la gestión del país y en las formas, mientras que solo uno de cada tres (34%) piensa que el gobierno liberal es similar en estilo al anterior gobierno conservador.

Uno de los experimentos más interesantes de la encuesta es el que pedía a los encuestados que recordaran un logro o una decisión del gobierno de Trudeau durante su primer año de legislatura. De manera general, el 45% de las menciones señalaron que los logros habían sido positivos, en comparación con el 33% de los canadienses que ponía más el acento en aspectos negativos (el resto no lo sabía, no tenía una opinión o dicho algo neutro).

Entre los aspectos positivos señalados por los que se declaran satisfechos con el desempeño del gobierno (11%), destacan que el primer ministro es joven, representa sangre nueva y tiene nuevas ideas (9%), y que el gobierno representa un cambio positivo para mejor ( 3%). Otras menciones destacan su dinámica progresista, mente abierta, carisma, popularidad o incluso su aspecto físico. Sólo un 2% dio importancia a su trabajo por la igualdad y protección de las minorías (2%).

Entre las menciones negativas se destaca su gestión económica, la incapacidad para administrar el déficit y la deuda, la inexperiencia de un gabinete demasiado joven, la incompetencia o incluso la falta de fiabilidad.

Sin embargo, es interesante observar que el 22% de los canadienses no fueron capaces de responder a la pregunta: “nombra el mayor logro del gobierno en este primer año”. El 23% de los canadienses se limitó a decir “nada”, lo que significa que casi la mitad (45%) de los canadienses consultados no pudo nombrar ningún logro del gobierno de Trudeau después de su primer año de gobierno.