Foto: Scott Wilkinson / Wikimedia Commons

Teleport, una startup dedicada a ayudar a sus clientes a elegir la mejor ciudad para vivir, asegura que en Toronto se da una combinación perfecta y poco usual de baja delincuencia y altas velocidades de Internet, lo que está empujando a muchos profesionales expertos en tecnología a decantarse por la capital de Ontario en detrimento de otros centros tradicionales como San Francisco.

Otros factores que contribuyen a que Toronto ocupe el primer puesto incluyen la calidad del aire, la abundancia de espacios de co-working y la asequibilidad relativa en comparación con ciudades como Nueva York o Londres. “Toronto tiene un mejor equilibrio en todos estos aspectos”, señaló el CEO de Teleport, Sten Tamkivi.

Hay muchos ejemplos que avalan los resultados de este informe. El empresario Henry Shi, que estaba considerando mudarse a los EE UU para lanzar su aplicación de viaje, reconoce que Toronto es un lugar atractivo no solo para las empresas de tecnología sino también para los trabajadores de tecnología. “El costo de un ingeniero en Toronto es aproximadamente la tercera parte del costo en San Francisco”, apunta. La paradoja, reconoce, es que hay mucho talento pero una demanda inferior porque Toronto todavía no está considerado un hub tecnológico de primer orden mundial.

Lo cierto es que cada vez más desarrolladores están tratando de ubicarse en la ciudad y eso podría suponer una transformación de Toronto como centro mundial de referencia,  apunta Sonia Strimban, gerente de operaciones de riesgo en MaRS Discovery District. Strimban considera que la ciudad es en estos momentos un destino emergente para las compañías tecnológicas “y ofrece una diversidad que muchos otros lugares no pueden igualar”.

El concejal de Toronto Josh Matlow ha señalado por su parte que la ciudad necesita sacar provecho de su atractivo para el sector de la tecnología mediante la construcción de más infraestructuras demandadas por las empresas y trabajadores del sector: “cosas como WI FI público y de acceso libre, un mercado inmobiliario más accesible y mejores comunicaciones podrían ayudar a reforzar la posición de Toronto”, afirmó.