El juego Pokémon GO ya se ha convertido en un fenómeno en Canadá, a pesar de que el revolucionario juego creado por Nintendo sólo se ha lanzado de momento en Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Pero el mundo global en el que vivimos hace que las fronteras se diluyan con la fuerza de las redes sociales y el intercambio infinito de información. Pokémon GO ya ha llamado la atención de los canadienses en todo el país, que han tirado de imaginación para acceder a la nueva aplicación antes de que sea operativa en Canadá. Muchos usuarios de IOS han descargado la aplicación mediante de una manera sencilla: han cambiado la ubicación de su cuenta en iTunes de Canadá a los Estados Unidos.

Pokemon GO es la evolución de la saga Pokémon de Nintendo, pero llevada al móvil. Una aplicación gratuita que permite a los usuarios de teléfonos inteligentes —tanto para iOS y Android utilizar la cámara de sus teléfonos “para ver y capturar” a las criaturas en espacios reales.

Los usuarios pueden participar en una búsqueda del tesoro en el mundo real mediante la visualización de los personajes Pokémon a través de una perspectiva de la realidad virtual aumentada a través del uso de la aplicación, la cámara del Smartphone, el GPS y el reloj.

Pokemon es un juego de rol que se lanzó hace 20 años para Game Boy. Desde entonces han sido muchas las secuelas de esta franquicia, un juego de rol que consiste en recolectar Pokemons (las criaturas que dan nombre al juego). Desde aquel primer título, la saga ha evolucionado mucho. Tanto, que Pokémon Go se juega en la calle, en el mundo real. No hay que estar pegado a la pantalla del televisor, sino que gracias al teléfono móvil y a la geolocalización el juego se desarrolla en nuestra vida diaria.

Los Pokemon y las pokebolas están escondidos en todo tipo de lugares: un parque cercano, la esquina de dos calles, una librería… y los jugadores tienen que acudir a esos lugares para recolectarlos, tocando la pantalla del móvil con su mano.

Es decir, que si ves a alguien cazando bichos imaginarios por la calle, quizá no esté loco, sólo sea un jugador de Pokémon Go, aunque de momento será de los que se ha instalado la versión beta para Android o de los que se lo han bajado de la Apple Store de uno de los pocos países en los que ya es operativa.

Su inmediata popularidad se puede atribuir a la forma en que se nutre de la fantasía de la infancia, transformando el mítico Pokémon casi en un personaje real. Miles de personas en Canadá se han lanzado ya a las calles y espacios públicos para atrapar Pokémon en sus teléfonos inteligentes, aunque en algunos casos los usuarios han encontrado incluso los monstruos en sus propios hogares.

Y al experimentar el juego en diferentes lugares, los usuarios son capaces de cazar para diferentes criaturas. Un paseo cerca de un lago o un océano llevaría a la búsqueda de especies acuáticas de Pokémon. Para aquellos que exploran la aplicación después del anochecer, podrán quizá ver criaturas con forma de hadas y fantasmas.

Desde su lanzamiento ya se han registrado 7,5 millones de descargas de la aplicación. El fenómeno es de tal magnitud que se está acercando rápidamente al mismo número de usuarios activos al día en Twitter en Android.

Para los aficionados que buscan aprovechar la última moda Pokémon a través de los canales oficiales, es probable que tenga que esperar. Según Business Insider, Nintendo ha realizado una pausa en el despliegue internacional de la aplicación debido a la abrumadora respuesta de la primera fase del lanzamiento. Los servidores de la aplicación no pueden mantenerse al día con la carga y están colapsándose con frecuencia.