Justin Trudeau en una intervencion en el Parlamento Canadiense. Foto: Web de la Oficina del PM de Canada

El miércoles, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, se levantó en dos ocasiones diferentes de su escaño en la Cámara de los Comunes para disculparse.

La primera vez, por algo que ni él ni ninguno de los más de 300 diputados de la Cámara Baja del actual Parlamento son responsables, la expulsión en 1914 de 376 inmigrantes de la India que llegaron al país en el barco Komagata Maru.

Al principio del siglo XX, Canadá había aprobado leyes para restringir la entrada en el país de inmigrantes de origen asiático al mismo tiempo que promovía la llegada de europeos. El Komagata Maru permaneció dos meses en el puerto de Vancouver con sus pasajeros incapaces de desembarcar hasta que dos navíos de guerra canadienses expulsaron al barco fuera de las aguas territoriales canadienses. Sólo 24 fueron admitidos en Canadá. A su regreso a la India, las autoridades británicas, que entonces regían en el país, mataron a 19 de los 352 pasajeros que permanecían en la embarcación.

El ‘Komagata Maru’, en el puerto de Vancouver, en 1914. Foto: Library and Archives Canada / Dominio Público

“Canadá no es el único que es responsable por todos los trágicos errores que ocurrieron con el Komagata Maru y sus pasajeros, pero el Gobierno de Canadá era sin ninguna duda responsable por las leyes que impidieron que estos pasajeros inmigrasen de forma pacífica y segura; por ello, y por todas las lamentables consecuencias que siguieron, nos disculpamos”, declaró Trudeau de forma solemne en el Parlamento.

Pocas horas después, Trudeau se volvió a levantar de su escaño para pronunciar otra disculpa, esta vez por algo que él sí había hecho. Trudeau pidió perdón por forzar a un diputado conservador a sentarse en su escaño y, en el proceso, propinar un codazo a una diputada socialdemócrata.

Pocos países pueden presumir de tantas disculpas de su Gobierno y su gobernante.

La disculpa a la comunidad india por el incidente de 1914, no es la primera en la historia reciente del país. De hecho, en el caso del Komagata Maru, es la segunda disculpa tras la que realizó, de forma menos solemne, el anterior primer ministro, el conservador Stephen Harper.

  • En 1988, Canadá se disculpó por el internamiento de 22.000 canadienses durante la Segunda Guerra Mundial simplemente por ser de origen japonés. El entonces primer ministro, el conservador Brian Mulroney, dijo que “no podemos cambiar el pasado. Pero como nación, debemos tener la valentía de encarar estos hechos históricos”.
  • En 2006, Canadá se disculpó oficialmente por las tasas de entrada al país impuestas a inmigrantes chinos también para evitar la llegada de asiáticos a finales del siglo XIX y principios del XX.
  • En 2008, Canadá se disculpó por el tratamiento de la población indígena del país en la llamadas residencias escolares, un sistema de internados diseñado para “reeducar” a los aborígenes canadienses y borrar su cultura tradicional.
  • En 2010, Canadá se disculpó por forzar en 1950 a un grupo de inuit a abandonar sus hogares para reasentarles en las regiones más septentrionales del Ártico, a 1.200 kilómetros de su comunidad.

Internos en una de las residencias escolares canadienses para la población indígena, la St. Paul’s Indian Industrial School, en Middlechurch, Manitoba, en 1901. Foto: Library and Archives Canada / Dominio Público