Los mandatarios de México, EE UU, y Canadá: Enrique Peña Nieto, Barack Obama y Justin Trudeau.

La cumbre de los Three amigos se celebrará con toda probabilidad a finales del próximo mes de junio en Ottawa, según se ha conocido hoy, coincidiendo con la visita del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, a Washington. El encuentro entre los mandatarios de México, EE UU, y Canadá, el primero en más de dos años, será la puesta de largo de un nuevo tiempo en las relaciones entre los tres países, marcado por el interés en superar las diferencias que han marcado la diplomacia en la última década.

El pasado año se especuló con la posibilidad de que Canadá albergara la cumbre trilateral, pero las profundas diferencias en las relaciones entre el predecesor de Trudeau, el conservador Stephen Harper, y el gobierno mexicano debido al conflicto por a la imposición de visas a los ciudadanos mexicanos que quieren visitar el territorio canadiense, hicieron infructuosos los intentos de acercamiento.

Durante la campaña electoral de octubre, Trudeau incluyó en su programa la eliminación de este requisito, que había enturbiado las relaciones entre dos países que comparten importantes intereses económicos, turísticos, comerciales y sociales. Pocas semanas después de tomar posesión como primer ministro, Trudeau reiteró su promesa y aseguró que se ejecutaría en un breve plazo de tiempo. Desde principios de año se sabía que el máximo mandatario canadiense quería esperar a la celebración de la cumbre trilateral para hacer el anuncio oficial de manera solemne.

Otro de los temas que había enturbiado las relaciones entre los Three amigos fue el rechazo de Estados Unidos a la aprobación del proyecto del oleoducto Keystone XL, que debía transportar el petróleo extraído en la provincia de Alberta. Éste es el territorio político por excelencia de Harper, y por ello puso un empeño especial en impulsar este proyecto pese a las reticencias de la administración Obama.

En las últimas horas se han dado a conocer también algunos detalles de la cumbre de junio. El presidente estadounidense, Barack Obama, tiene previsto pronunciar una alocución apenas finalice la reunión, mientras que su par mexicano, Enrique Peña Nieto, posiblemente efectúe una visita oficial a algunas ciudades canadienses, antes de que comience la cumbre.